exteriores no descarta nuevas víctimas

Dos asesinados en Túnez y cien turistas españoles atrapados: "Caían muertos y cosas del techo"

Los terroristas entraron en el museo y comenzaron a disparar a diestro y siniestro. Las balas alcanzaban indistintamente a objetos y a personas. Los que sobrevivieron lo consideran un milagro

Foto: Fuerzas especiales de la policía tunecina frente al Parlamento antes de liberar a los rehenes. (Reuters)
Fuerzas especiales de la policía tunecina frente al Parlamento antes de liberar a los rehenes. (Reuters)

Poco después de las 11 horas de ayer, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, recibió una llamada telefónica del embajador español en Túnez, Juan López-Dóriga, quien le informó de que había habido un ataque contra el Parlamento (vea las imágenes del asalto) del país africano. Tres terroristas vestidos con uniformes militares trataron de asaltar la Cámara de representantes. Tras ser repelidos por la Policía, los atacantes se refugiaron en el Museo del Bardo, donde lograron retener a decenas de rehenes, la mayoría turistas, que en ese momento visitaban la instalación.

La confusión fue la tónica dominante durante todo el día en la sede del Ministerio. En algunos momentos se hablaba de un español muerto, en otros de dos e incluso media hora antes de comparecer ante los medios el ministro recibía la noticia de que no había ningún compatriota entre los fallecidos. Finalmente, las últimas informaciones trasladadas por el embajador al ministro confirmaban que eran dos los muertos españoles, que sólo se conocía la identidad de uno de ellos y que no se sabía con exactitud el número de heridos procedentes de nuestro país.

García-Margallo confirma la muerte de dos españoles en el atentado Túnez

 

Los dos fallecidos, según pudo averiguar posteriormente El Confidencial, son un matrimonio catalán de edad avanzada –Antonio Cicera Pérez y Dolores Sánchez Rami–​ que estaba pasando unos días de crucero en la zona y que se vio sorprendido por los atacantes. Fuentes diplomáticas no descartan que el número de muertos españoles sea mayor, ya que las autoridades tunecinas vienen aportando la información con cuentagotas y empapada de confusión. En este momento, todavía hay dos españoles que se encuentran en paradero desconocido. Respecto a los heridos, por ejemplo, las mismas fuentes aseguran que es lógico que haya varios, dado el carácter del atentado, pero que la última información aportada por el Gobierno del país africano negaba incluso que hubiera alguno.

En el momento en el que se produjo el ataque, el puerto de Túnez acogía la parada temporal de dos cruceros españoles. Uno de ellos, de Costa Cruceros, había traído a 60 compatriotas. El otro, el MSC Splendia, a 30. En alguna de las dos comitivas se supone –​aunque el ministro no se atrevió a confirmarlo–​ que viajaban los dos fallecidos. Las compañías que gestionaban ambos cruceros retrasaron la salida de los mismos a la espera de nuevas informaciones. "Las autoridades tunecinas están totalmente desbordadas", aseguraron a El Confidencial fuentes diplomáticas para explicar por qué había tanto desconcierto en torno a los datos. 

Los terroristas entraron al museo abriendo fuego contra todos y contra todo, retuvieron a las personas que en ese momento se encontraban en el edificio y aterrorizaron tanto a los de dentro como a los de fuera. Así, de hecho, se lo contó a EFE Josep Lluís Cusidó, alcalde de Vallmoll (Tarragona), un pequeño municipio de menos de 2.000 habitantes, que estaba en el Museo del Bardo en el momento en el que tuvo lugar el ataque. "Hemos sobrevivido de milagro", confesó el edil, que viajaba en uno de los cruceros junto a su mujer.

Al menos dos españoles muertos en el atentado terrorista de Túnez

 

"Han entrado unos hombres y han empezado a disparar", ha relatado el alcalde. "Han empezado a caer muertos y cosas del techo; estamos hechos polvo", ha confesado Cusidó en una breve conversación telefónica mantenida con la agencia de noticias. "Todo ha sido muy rápido, ahora estamos con la Policía y hay un follón tremendo", ha añadido.

Por su parte, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha autorizado el envío de dos policías de la Comisaría General de Información (expertos en terrorismo) a Túnez con el fin de que recaben información sobre el terreno y colaboren con las autoridades policiales del país en todo lo necesario para esclarecer todos los extremos del atentado y tratar de localizar a los autores. Fernández Díaz ha dicho que España no puede bajar la guardia ante esta amenaza.

El atentado provocó 17 víctimas mortales en total. Además de las dos personas españolas, el primer ministro del país, Habib Essid, aseguró que había polacos, italianos, alemanes, japoneses, sudafricanos e incluso dos tunecinos (un policía y una empleada de la limpieza que trabajaba en el museo donde se produjeron los hechos).

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios