Es noticia
Menú
Los tribunales de Londres, un paraíso para divorciadas millonarias
  1. Mundo

Los tribunales de Londres, un paraíso para divorciadas millonarias

Una sentencia histórica reaviva la polémica por las abultadas indemnizaciones que reciben las exesposas de los millonarios cuando se divorcian en Londres

Foto: Un par de zapatos ante un yate durante la Feria de Millonarios celebrada en 2010 (Reuters)
Un par de zapatos ante un yate durante la Feria de Millonarios celebrada en 2010 (Reuters)

Chico conoce a chica.Se enamoran, se casan y tienen un hijo en común. No hay dinero y viven la vida hippy. El amor sólo dura tres años. Él se va a vivir a una caravana abandonada, pero sus caminos se vuelven a encontrar 23 años después de firmar los papeles de divorcio. ¿Motivo? Con los años, el hippy en cuestión montóuna empresa que le hizo rico y su ex le reclama ahora parte de la fortuna. En un fallo histórico, la Corte Suprema británica le ha dado a ella la razón. Bienvenidos a Londres, la mejor ciudad del mundo para divorciarse… si eres mujer.

El caso de Dale Vince y Kathleen Wyatt ha acaparado todas las portadas. Ella llevó a su exmarido a los tribunales en 2011, pero la solicitud fue rechazada en primera instancia. Sin embargo, esta semana, cinco jueces del tribunal de más alto rango del país han coincidido en que, a pesar del tiempo transcurrido, tiene derecho a reclamar 1.9 millones de libras (casi 3 millones de euros) debido a que la pareja nunca llegó a un acuerdo económico.

Sus señorías han tenido también en cuenta el hecho de que la madre se hizo cargo del hijo hasta que éste cumplió los 18 años y se fue a vivir con su progenitor. Cuando Vince empezó a crear su imperio habían pasado ya 13 años de su separación, pero el caso ha pasado a un tribunal de familias y un juez decidirá en los próximos días qué suma corresponde a su exmujer. Se espera que miles de divorciadas revivan ahora viejas batallas legales colapsando los juzgados.

El empresario dice sentirse “decepcionado” y asegura que el fallo es de “locos”. De manera irónica, ha deseado también suerte a todos aquellos que han mantenido un breve romance sin importar que éste haya terminado hace un cuarto de siglo. “Llegamos a un convenio hace 20 años, pero no puedo probarlo porque hace tanto tiempo que ni siquiera los tribunales mantienen los registros. Es difícil defenderse en tales circunstancias”, añade.

Vidas paralelas

La pareja se separó en 1984, pero el divorcio no se firmó hasta 1992. Desde entonces, las vidas de uno y otra no han podido llevar caminos más opuestos. Vince, de 53 años,comenzó de cero en una caravana, pero luego inventó una turbina para generar electricidad a partir de materiales reciclados. Su compañía, Ecotricity, nacida en 1995, es hoy una de las renovables más importantes del país.

Su fortuna está valorada en 107 millones de libras (150 millones de euros). Vive en una casa del siglo XVIII valorada en 3 millones de libras (4,20 millones de euros) junto a su nueva esposa y es dueño del Forest Green Roversm, el club de fútbol de Gloucestershire, donde ha hecho instalar el primer campo orgánico del mundo.

Por su parte, Wyatt, de 55 años, vive en un piso de protección oficial de 60,000 libras (84.000 euros). Lo comparte con su hijo Robin, de 21 años, su hija Jessie, de 18, el novio de ésta y su nieta de tres meses. Antes de comenzar la relación con su ex, tuvo otra hija, Emily, de 36 años, convertida hoy en una prostituta adicta a la heroína condenada a prisión por robo.

La reclusa tiene a su vez una hija adolescente que ha vivido toda su vida con sus abuelos paternos, pero ahora ha pasado a estar al cargo de Wyatt, cuyos únicos ingresos proceden de las ayudas estatales. El hijo que tuvo con Vince se fue a vivir con su padre cuando cumplió la mayoría de edad.

Hasta ahora, las acciones legales de su exesposa han costado al empresario 500,000 libras (702.000 euros), ya que, por ley, está obligado a financiar su reclamación. La suma que Wyatt le exige ahora es de 1,9 millones de libras (casi 3 millones de euros). El juez ya le ha advertido que será mucho menor, aunque “lo suficiente para vivir sin hipotecas”. “Ella está haciendo esto por todas las mujeres del mundo. Cree que todos los hombres son iguales. La he visto luchar todos estos años y creo que es la mejor madre del mundo”, asegura su hija Jessie.

Capital del divorcio

La singularidad de este proceso no ha hecho otra cosa que reafirmar la reputación de Londres como “la capital del divorcio femenino”, donde la sentencia llega de manera rápida y, por lo general, satisface siempre a la mujer.

Un informe de la Comisión de Derecho publicado el año pasado atribuyó este escenario a un caso histórico del año 2000, el conocido como White vs White, en alusión a los apellidos de la pareja. Fue entonces cuando se impuso que la fortuna del matrimonio debía dividirse a partes iguales. "Como resultado de este cambio, la legislación británica ha llegado a ser percibida como una de las más generosas", reconoce el documento.

En la City, los banqueros han llegado a renunciar a sus bonus cuando están en proceso de separación. Por su parte, las mujeres de los magnates más ricos del mundo llegan a hacer lo imposible por fijar en Londres su residencia cuando se termina el amor para poder llevar a cabo el proceso de divorcio a orillas del Támesis.

Uno de los casos recientes más rocambolescos ha sido el Pauline Chai. La que fuera esposa del malasio Khoo Kay Peng –presidente de la firma de decoración Laura Ashley–aseguró a un juez el pasado mes de octubre que la mayoría de sus más de 1.000 zapatos de marca estaban guardados en su mansión de Hertfordshire, lo que prueba que es la casa donde vive la mayor parte del año.

Su ex ha llevado al tribunal fotos de su armario en Kuala Lumpur, alegando que tiene allí otros centenares de trajes de diseño. No ha empezado siquiera el juicio y los abogados de la pareja acumulan ya costes de 2 millones de libras (3 millones de euros).

Entre las parejas que más portadas han protagonizado están Sir Paul McCartney y Heather Mills, quien en 2008 se aseguró 24.3 millones de libras (34 millones de euros) cuando se separó del ex-Beatle. En el mismo año, Orianne Cevey, la exesposa del músico Phil Collins, recibió 25 millones de libras (35 millones de euros). Bernie Ecclestone, por su parte, pagó 750 millones de libras (1.053 millones de euros) en un acuerdo privado a su exmujerSlavica.

Separaciones célebres

Sin embargo, cuando Guy Ritchie se divorció de Madonna, se dijo que había renunciado a cualquier derecho sobre la fortuna de su ex ya que él ya era rico por si sólo. Los expertos señalaron que podría haber aspirado a una porción significativa de la fortuna de la cantante.

Con todo, el pasado mes de diciembre, Jamie Cooper-Hohn se convirtió en la ex mejor pagada del Reino Unido después de que el juez obligara al que fuera su marido, el financiero Sir Christopher Hohn,a entregarle 288 millones de libras (404.5 millones de euros). Ella, sin embargo, está pensando apelar la sentencia porque considera que la cifra no es la mitad de la fortuna amasada en los 15 años de matrimonio. Previamente, el récord lo ostentaba Galina Besahrova,segunda esposa del oligarca fallecido Boris Berezovski,que se llevó 188 millones de libras (264 millones de euros).

La Baronesa Deech, que termina ahora su etapa al frente del Bar Standards Borrad –organismo que regula a los abogados en Inglaterra y Gales–cree que el sistema actual es “terriblemente injusto” y necesita una “reforma urgente”. De hecho, la Cámara de los Lores está estudiando un proyecto de ley que haría que los acuerdos prenupciales y postnupcial fueran jurídicamente vinculantes.

En una reciente entrevista concedida al Financial Times, Deech denunció además las sentencias de los últimos años asegurando que mandan un mensaje equívoco a las nuevas generaciones: “cásate con un hombre rico y ten luego una vida sin trabajar”. “El sistema contrasta con la reivindicación de la igualdad que pedimos para que las mujeres representen la mitad de los puestos de directivos de las compañías del FTSE 100 o de la Corte Suprema”, señala.

Chico conoce a chica.Se enamoran, se casan y tienen un hijo en común. No hay dinero y viven la vida hippy. El amor sólo dura tres años. Él se va a vivir a una caravana abandonada, pero sus caminos se vuelven a encontrar 23 años después de firmar los papeles de divorcio. ¿Motivo? Con los años, el hippy en cuestión montóuna empresa que le hizo rico y su ex le reclama ahora parte de la fortuna. En un fallo histórico, la Corte Suprema británica le ha dado a ella la razón. Bienvenidos a Londres, la mejor ciudad del mundo para divorciarse… si eres mujer.

Reino Unido Londres
El redactor recomienda