Es noticia
Menú
Cinco horas por Milán con un musulmán: de "talibán de mierda" a miembro del ISIS
  1. Mundo
"Imagínate que lleva una pistola bajo la túnica"

Cinco horas por Milán con un musulmán: de "talibán de mierda" a miembro del ISIS

Si hace unos días era Zvika Klein quien intentó demostrar que ser judío en París es una lacra ahora es el musulmán Hamdy Mahisen quien 'copia' esta idea tras el aumento de la islamofobia en Italia

Foto: El musulmán Hamdy Mahisen en la Piazza del Duomo en Milán
El musulmán Hamdy Mahisen en la Piazza del Duomo en Milán

Si hace unos días era Zvika Klein quien intentó demostrar en un vídeo cómo ser judío en París es una lacra para sentir la tierra francesa como propia, ahora es un musulmán quien a través de este mismo método pone en evidencia cómo el sentimiento anti-islámicoha aumentado en Italia.

Vestido con túnica larga y kufi, Hamdy Mahisen, de 30 años, pasea por Milán con un Corán en la mano y un tasbih -llamado también el rosario musulmán- despertando la curiosidad de los milaneses. Protagonista de un experimento social del diario italiano La Repubblica, este musulmán practicante habla perfecto italiano, asiste a la universidad y aún vive con sus padres, una realidad que podría extrapolarse a miles de jóvenes italianos.

De origen egipcio, Mahisen solo necesita cinco horas para convertirse en el blanco de miradas indiscretas e insultos de toda índole. Mientras pasea por la Galería Vittotio Emanuele vestido completamente de blanco, unos hombres pasa a su lado gritando: “¡Mierda! ¿Has visto a ese del ISIS?”. Ya en la Piazza del Duomo y confundiéndose entre los turistas que esperan a las puertas de la catedral, su vestimenta llama la atención a uno de ellos. “¿Pero has visto a ese que lleva túnica?”, se pregunta una mujer.

Sin dejar atrás la zona turística de Milán, Hamdy Mahisen se adentra en uno de los barrios más céntricos. Mientras pasea por la calle un grupo de jóvenes le llama “talibán de mierda” mientras otro le señala con el dedo provocando la mirada de quienes no se habían percatado de su presencia. “¡Ey! Habéis perdido al imán”, grita un adolescente a un musulmán que también se encontraba cerca.

Su túnica de algodón y el Corán se convierte en la parte final del vídeo en motivo de mofa. Sentado en un parque mientras lee el libro sagrado del Islam, un hombre se aparta varios centímetros de su lado mientras que poco después se escucha cómo varias personas especulan sobre qué lleva debajo de la túnica. “Imagínate que lleva una pistola”, dice uno de ellos.

El motivo de este controvertido vídeo, con más de 235.000 visualizaciones en la página web de La Repubblica, no es otro que mostrar el aumento de la islamofobia y el rechazo a los inmigrantes no solo por la constante llegada de pateras a las costas italianas sino también por la advertencia del Estado Islámico de enviar una oleada de 500.000 inmigrantes a varios países del Mediterráneo para crear el caos y evitar la intervención en Libia después de que la rama libia del grupo yihadista decapitara a una veintena de cristianos coptos egipcios.

Si hace unos días era Zvika Klein quien intentó demostrar en un vídeo cómo ser judío en París es una lacra para sentir la tierra francesa como propia, ahora es un musulmán quien a través de este mismo método pone en evidencia cómo el sentimiento anti-islámicoha aumentado en Italia.

Milán Islam
El redactor recomienda