en respuesta a la decapitación de 21 coptos

Egipto bombardea Libia tras la “venganza” del Estado Islámico contra cristianos coptos

Egipto lanza ataques contra posiciones en Libia de milicias leales al Estado Islámico tras la difusión de un vídeo que muestra la decapitación de 21 cristianos coptos en Trípoli

Foto: Una imagen del vídeo que muestra la supuesta ejecución de 21 cristianos coptos en Trípoli , Libia (Reuters).
Una imagen del vídeo que muestra la supuesta ejecución de 21 cristianos coptos en Trípoli , Libia (Reuters).

Ataques sobre territorio libio. En “defensa de la seguridad y la estabilidad de su pueblo”, el Ejército egipcio lanzó esta madrugada varios bombardeos contra posiciones en Libia de milicias leales al autodenominado Estado Islámico tras la difusión de un vídeo, difundido en una cuenta de Twitter afín al ISIS y recogido por SITE, que muestra la decapitación de 21 cristianos coptos. Cinco civiles de la ciudad de Derna -situada a 1.300 kilómetros al este de Trípoli y considerada el feudo de los seguidores de Abu Bakr el Bagdadi en Libia- murieron en los ataques aéreos, según una fuente de seguridad de la ciudad oriental de Benghazi citada por la agencia Efe.   

El líder de Egipto, el general Abdefaltah al Sisi, ha advertido que su país "se reserva el derecho a responder de la manera y en el tiempo que considere adecuados" al asesinato de una veintena de coptos. En un discurso retransmitido por la televisión estatal, Al Sisi aseguró que había encargado al ministro egipcio de Exteriores, Sameh Shukri, viajar "inmediatamente" a Nueva York para mantener las reuniones necesarias en la ONU y en su Consejo de Seguridad para exigir una reacción internacional.

En un comunicado, las Fuerzas Armadas egipcias señalan que estos ataques se producen en cumplimiento de una resolución del Consejo de la Defensa Nacional, máximo órgano de decisión en asuntos de seguridad de Egipto y ante el derecho "de defensa de la seguridad y estabilidad de su pueblo". Añaden que los bombardeos se produjeron "contra los cuarteles, posiciones, lugares de concentración y entrenamiento, y almacenes de armas" de los yihadistas leales al Estado Islámico en territorio libio.

Libia es un estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en octubre de 2011 la OTAN apoyara con bombardeos aéreos a los rebeldes y contribuyera a derrocar el régimen dictatorial de Muamar Gadafi. Desde entonces, la nación mediterránea está dividida, con un gobierno rebelde en Trípoli y otro internacionalmente reconocido en Tobruk, que luchan por el control de la política y de los recursos naturales -en especial el crudo- apoyados por seguidores del antiguo régimen, milicias islamistas y nacionalistas, líderes tribales y señores de la guerra que trafican con armas, personas y drogas.

En este ambiente de anarquía militar han florecido grupos yihadistas afines al Califato, que controla grandes extensiones de territorio en Siria e Irak, integrados por ciudadanos libios, pero también tunecinos, argelinos y de otras nacionalidades del Sahel. Muchos de ellos habían emigrado a Siria e Irak, donde tras ser formados en combate y propaganda del EI, han regresado a Libia y se han asentado en la localidad de Darna, desde donde tratan de avanzar hacia el centro norte del país.

El Estado Islámico ha demostrado que su sombra ha alcanzado el Norte de África. La creciente presencia del grupo en la zona explica por qué el presidente Barack Obama solicitó recientemente al Congreso la expansión de la lucha de Washington contra el Califato más allá de las fronteras de Irak y Siria.

Un grupo afín al Estado Islámico decapita a 21 coptos

La “venganza” contra los cristianos coptos

Un “mensaje firmado con sangre” dirigido a los “seguidores de la hostil iglesia egipcia”. Esto es, la decapitación de 21 personas de procedencia humilde que emigraron a Libia en busca de un futuro. Los cristianos coptos ejecutados en un supuesto nuevo vídeo de un grupo afín al autodenominado Estado Islámico forman parte de la mayor comunidad cristiana de Oriente Medio, la Iglesia Ortodoxa Copta, fundada en el siglo primero por el apóstol San Marcos, y suponen alrededor de un 15% de la población de Egipto.

El grupo yihadista asegura que los asesinatos son una venganza “por las mujeres musulmanas perseguidas por cruzados coptos de Egipto. Se refiere a Camilia Shehata y Wafa Constantine, mujeres de sacerdotes coptos cuya presunta conversión al Islam provocó un conflicto sectario en Egipto hace cinco años.

Shehata desapareció durante cinco días en julio de 2010 tras una disputa doméstica, hasta que la Policía la encontró. Los coptos habían celebrado protestas tras su desaparición, pero, cuando Shehata regresó, los islamistas tomaron las calles denunciando que la mujer había decido convertirse al Islam y que la iglesia copta la había retenido contra su voluntad en un monasterio.

Wafa Constantine desapareció en 2004,  presuntamente después de que su marido se negase a concederle el divorcio. Cuando se difundieron los rumores sobre su conversión al Islam, la mujer fue retenida durante un tiempo en un convento.  

La propaganda del autodenominado Estado Islámico va mucho más allá. En un artículo publicado en el último número de la revista en inglés del grupo, Dabiq, se asegura que varias mujeres egipcias cristianas que se convirtieron al Islam fueron “torturadas y asesinadas” por la Iglesia Copta.

Muchos coptos, al igual que miles de sus compatriotas, se han visto obligados a emigrar a Libia en busca de empleo desde la revolución de 2011. Algunos han corrido la peor de las suertes, como los siete cristianos cuyos cuerpos fueron localizados cerca de Benghazi con señales de haber sido ejecutados. 

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios