Es noticia
Menú
Mujeres en política: del 'Gobierno rosa' de Zapatero al nuevo gabinete de Tsipras
  1. Mundo
'EL CONFIdeNCIAL' ANALIZA LOS GOBIERNOS EUROPEOS

Mujeres en política: del 'Gobierno rosa' de Zapatero al nuevo gabinete de Tsipras

La elección de un nuevo gobierno en Grecia exento de mujeres ha reabierto el debate sobre la igualdad en política. Repasamos la situación en el resto de Europa

Con un apoyo que rozó la mayoría absoluta, Syriza se alzó el pasado mes de enero como el partido que pilotará el destino de Grecia durante los próximos años. Horas más tarde, el nuevo presidente, Alexis Tsipras, daba a conocer los once nombres que bajo la batuta de la austeridad coordinarán el nuevo Gobierno; once ministros, entre los que no se encuentra ninguna mujer.

A día de hoy, la Unión Europea cuenta con 28 países miembros, de los cuales sólo Alemania, Dinamarca, Letonia y Polonia están gobernados por mujeres. Según los datos de Eurostat relativos al último año disponible (2013), el paro femenino en los dos primeros (4,9% en Alemania y 7,3% en Dinamarca) muestra ser sensiblemente inferior al del resto de sus vecinos europeos. Por su parte, las cifras de Letonia y Polonia ascienden a un 11,1% en ambos casos.

Respecto a la composición de los Gobiernos, al comparar el número de ministras entre los países del norte y los del sur de Europa, las cifras hablan por sí solas. Además de contar con la primera ministra Helle Thorning-Schmidt, Dinamarca cuenta con 6 más de un total de 20; por su parte, Suecia ha establecido un sistema paritario con 12 ministros y 12 ministras. Sin embargo, si hay un país que puede sacar pecho a la hora de presumir de igualdad ese es Finlandia: de las 16 carteras ministeriales del Ejecutivo, 10 están en manos de mujeres. En estos tres países las tasas de paro no superan el 10%.

Al otro lado encontramos a Grecia y a Hungría, los dos únicos países de toda la Unión Europea que han decidido no incluir mujeres en sus gabinetes. A esta lista hay que sumar a Eslovaquia, que hasta el 6 de noviembre de 2014 contaba con una mujer al frente de Sanidad. Ahora su puesto lo ocupa un hombre.

Sin embargo, la exclusión de las mujeres de cargos de responsabilidad no es la tónica habitual de los Gobiernos del sur de Europa. En ese sentido, Francia e Italia cuentan con Gobiernos prácticamente paritarios. El pasado año Matteo Renzzi configuró un gabinete de ministros salomónico en cuanto a igualdad se refiere: ocho ministras y ocho ministros. Se convirtió en el primer Gobierno paritario de la historia de Italia.

Como era de prever, esta situación de desigualdad no ha pasado desapercibida a nivel internacional. Al cierre de 2014, sólo el 21,9% de los miembros parlamentarios a nivel europeo eran mujeres, un crecimiento que desde Europa califican como “insuficiente” a tenor de los datos de 1995, cuando la cifra se situaba en el 11,3%.

En la misma línea, desde Naciones Unidas afirman que se han hecho esfuerzos para relanzar el papel de la mujer en el ámbito político e institucional pero que, desgraciadamente, el techo de cristal sigue siendo una realidad tangible para muchas profesionales.

Actualmente, sólo el 17% de las carteras ministeriales están en manos de mujeres, quienes suelen encargarse de ministerios relacionados con la familia y asuntos sociales. El Confidencial ha analizado los gabinetes de los 28 países de la Unión Europea y ha podido comprobar que, efectivamente, Sanidad, Asuntos Sociales, Cultura, Medio Ambiente, Agricultura e Infancia son los ministerios que suelen estar dirigidos por mujeres, mientras que otras carteras más ‘potentes’ como Economía, Justicia, Asuntos Exteriores o Hacienda suelen encabezarlas hombres.

De nuevo, en este punto los países nórdicos vuelven a romper el patrón establecido: en Dinamarca la cartera de Justicia está en manos de Mette Frederiksen, tres mujeres dirigen Interior, Exteriores y Justicia en Finlandia y en Suecia el ministerio de Finanzas y Asuntos Exteriores lo capitanean la economista Magdalena Andersson y Margot Wallström.

A más mujeres… ¿menos paro?

No parece fácil demostrar si existe una relación directa entre los niveles de paro y la presencia de mujeres en los Gobiernos. Entre los países más paritarios como Finlandia, Dinamarca y Alemania sí se pueden señalar unas tasas de empleo aceptables, pero en otros casos como Irlanda o Bulgaria, estados que igualmente poseen numerosas ministras, los datos de empleo arrojan cifras desesperanzadoras.

España, pionera en igualdad

Sin embargo, no hay que mirar sólo a los países nórdicos para encontrar ejemplos de igualdad. En España no se puede dejar de mencionar el otrora conocido como ‘Gobierno rosa’ de José Luis Rodríguez Zapatero. En 2008 el dirigente socialista hizo historia en España al nombrar un gabinete con 9 ministras y 8 ministros. Fernández de la Vega, Chacón, Cabrera, Álvarez, Espinosa, Corredor, Salgado, Garmendia o Aído constituyeron la lista de ministras que formaron parte de aquel primer –y último hasta la fecha– Gobierno con mayoría femenina.

A día de hoy Mariano Rajoy se rodea de tres ministras: Fátima Báñez en Empleo; Ana Pastor en Fomento e Isabel García Tejerina en Agricultura y Medio Ambiente. A ellas hay que sumar a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, quien se ha convertido en una de las mujeres más poderosas en democracia al ostentar más de diez cargos, entre los que destacan la vicepresidencia del Gobierno, la presidencia de cinco comisiones y la vicepresidencia de dos. Además, es responsable del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). De hecho, el pasado mes de septiembre, tras la dimisión de Ruiz-Gallardón y la ausencia de Rajoy –estaba de viaje oficial en China–, Sáenz de Santamaría fue durante unos días ministra de Justicia y presidenta en funciones del país.

El nuevo Ejecutivo heleno ha abierto –de nuevo– el siempre enquistado debate sobre la igualdad en política. Mientras algunos apuntan que es necesario establecer cuotas para garantizar la paridad, otros sectores son partidarios de fomentar una meritocracia darwinista en la que los mejores deben ocupar los puestos más altos sin importar su sexo. Sea como fuere, muchos grupos y partidos políticos todavía esperan una explicación por parte del presidente Tsipras por algo que consideran un retroceso histórico.

Con un apoyo que rozó la mayoría absoluta, Syriza se alzó el pasado mes de enero como el partido que pilotará el destino de Grecia durante los próximos años. Horas más tarde, el nuevo presidente, Alexis Tsipras, daba a conocer los once nombres que bajo la batuta de la austeridad coordinarán el nuevo Gobierno; once ministros, entre los que no se encuentra ninguna mujer.

Grecia
El redactor recomienda