los ganadores de la crisis

Griego rico no paga impuestos

Cuatro de cada cinco ricos evade impuestos en Grecia. Las grandes fortunas no han parado de crecer en medio del colapso económico y los recortes

Foto: Un grupo de turistas bajo la bandera griega en lo alto de la colina de la Acrópolis, en Atenas, en julio de 2013 (Reuters).
Un grupo de turistas bajo la bandera griega en lo alto de la colina de la Acrópolis, en Atenas, en julio de 2013 (Reuters).

Las estadísticas en Grecia arrojan un dato demoledor: cuatro de cada cinco griegos adinerados evaden impuestos. Son los privilegiados en un país arruinado. Controlan las mayores empresas del país, los medios de comunicación, e incluso los clubes de fútbol. 

“Estos grupos específicos consiguen evadir la justicia a través de la corrupción o de las ineficiencias del estado. Además los bancos, los dueños de los medios y otras grandes empresas encuentran a menudo salidas legales para evadir el pago de impuestos en el contexto de una legislación que es parcial, debido a su interconexión con el poder político”, explica el analista político Themis Thimas.

La conclusión se desprende de un estudio realizado por la Autoridad de Auditoría de Contribuyentes helena. Sus inspectores han investigado más de 500 casos de evasión entre grandes contribuyentes en Atenas, descubriendo que el impago de impuestos entre ese grupo es efectivo en el 80% de los casos.

Hasta 400 de las auditorías estaban relacionadas con personas que han enviado dinero al extranjero. Y un centenar de ellas apuntaron a propiedades adquiridas fuera de las fronteras helenas. Sólo 20 de los investigados estaban pagando impuestos por sus propiedades en Grecia el pasado año. El total de la evasión fiscal en la muestra investigada superaba los 150 millones de euros.

La canciller alemana Angela Merkel junto a Antonis Samaras en Berlín, en una imagen de archivo (Reuters).
La canciller alemana Angela Merkel junto a Antonis Samaras en Berlín, en una imagen de archivo (Reuters).

Recaudación de impuestos, asignatura pendiente

La recaudación eficaz de impuestos es uno de los deberes pendientes de Grecia. La Troika lleva cuatro años mandando un mensaje claro a los líderes helenos: acaben con la evasión fiscal. Se ha visto progreso, pero los ricos siguen escapando a muchos de los controles.

El domingo se celebran elecciones generales y una de las noticias más repetidas por los medios nacionales e internacionales es el elevado volumen de dinero que ha salido de los bancos en las semanas previas a los comicios: hasta 7.000 millones de euros han sido transferidos fuera del sistema bancario heleno desde diciembre.

Los ricos llevan años sacando su dinero de Grecia. Tienen muchas formas de engañar al fisco

Sólo desde 2010 a 2012, cerca de 80.000 millones de euros salieron al extranjero. Y se supone que buena parte de ese dinero proviene de las familias más adineradas del país, con mejores contactos para salvaguardar sus ahorros fuera del sistema financiero nacional. Ocurre que a ese dinero es difícil seguirle la pista. Aún más cuando es invertido en propiedades en el extranjero, compradas a menudo a través de testaferros.

"Los ricos llevan años sacando su dinero de Grecia. Tienen muchas formas de engañar al fisco por la manera en que está organizado el Estado en Grecia”, critica Ioanna Kaftanzoglou, profesora de sociología helena de la Universidad de Atenas.

Un cerdo colgado ante la puerta del Ministerio de Finanzas griego durante una protesta en Atenas a finales de octubre de 2014 (Reuters).
Un cerdo colgado ante la puerta del Ministerio de Finanzas griego durante una protesta en Atenas a finales de octubre de 2014 (Reuters).

¿Conseguirá Syriza que paguen?

Los armadores son los más señalados. Los impagos fiscales en este sector han alcanzado los 140.000 millones de euros en los últimos 15 años, según una investigación del semanario alemán Der Spiegel. El artículo denuncia que, debido a 58 regulaciones especiales en Grecia, unas 800 familias relacionadas con el negocio naviero están exentas de pagar impuesto alguno. En ningún otro país existe tal proteccionismo, según la publicación alemana.

“Son muy influyentes en la política griega y no quieren que nada cambie. Están por encima de todos los partidos. Impusieron su voluntad a los socialistas del Pasok y a los conservadores de Nueva Democracia. Han chantajeado a los gobiernos diciendo que no van a dar trabajo a los griegos y que van a cambiar la bandera de sus naves si la situación cambia. Y ha sido así por décadas”, expone Kaftanzoglou.

No les tienen miedo a Syriza. La parte menos extremista incluso puede negociar con ellos

La experta no cree que nada vaya a cambiar si la coalición de izquierda radical (Syriza), liderada por Alexis Tsipras, llega al poder en las elecciones del próximo domingo, tal y como avanzan las encuestas: “No les tienen miedo. La parte menos extremista de Syriza incluso puede negociar con ellos”.

Tampoco cree que pueda haber una solución inmediata al problema. “Hay que hacerlo gradualmente porque es difícil llegar a un acuerdo con ellos”, subraya. Hace tres años fue especialmente destacado el caso del magnate naviero Theodore Angelopoulos, que compró la Parroquia Antigua de Chelsea, un emblemático edificio, por más de ocho millones de euros.

Una manifestante grita a dos policías durante una protesta contra los recortes en Salónica (Reuters).
Una manifestante grita a dos policías durante una protesta contra los recortes en Salónica (Reuters).
Potencia marítima

La industria provee unos 200.000 empleos y se calcula que sostiene, de manera indirecta, otros 500.000 puestos de trabajos, ya que Grecia es la mayor potencia del negocio marítimo comercial del mundo, junto a Panamá. Ese es su principal poder de negociación, en un país que mantiene una tasa de desempleo que afecta al 28,5% de sus habitantes. Los sucesivos gobiernos han logrado retener la inversión bajo la condición de no cargar de impuestos a los "jefes".

Hace unos meses ya fue derogado un acuerdo introducido por los pactos de austeridad helenos mediante el cual los armadores podrían hacer aportaciones voluntarias al sistema de impuestos estatal para ayudar a la recuperación.

Y hay otro dato, arrojado por Der Spiegel, que ilustra la paradoja de la situación: los armadores pagaron 15 millones de euros en impuestos en 2012, mientras que los marineros que operan los barcos pagaron 55 millones. El sector sigue siendo, sin embargo, básico para la economía helena: las ganancias de la industria naviera suponen alrededor del 7% del PIB del país.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios