SU SUCESOR PROMETE MANTENER EL RUMBO MARCADO

Muere el rey saudí Abdalá, un 'moderado' en una de las dictaduras más poderosas

El rey de Arabia Saudí, Abdalá bin Abdulaziz, murió este jueves a los 90 años de edad debido a una neumonía. Ingresó en un hospital el pasado 31 de diciembre

El rey de Arabia Saudí, Abdalá bin Abdulaziz, murió este jueves a los 90 años de edad debido a una neumonía. El monarca ingresó en un hospital el pasado 31 de diciembre para someterse a múltiples pruebas médicas, que demostraron tres días más tarde que sufría de una neumonía que le dificultaba la respiración. La hospitalización de Abdalá bin Abdelaziz en la Ciudad Médica del Rey Abdelaziz, de la Guardia Nacional de Riad, había desatado en el reino los rumores sobre su sucesión.

El Rey Abdalá era considerado un 'moderado' dentro de una de las dictaduras más poderosas del mundo, un páis donde rige la ley islámica y los derechos fundamentales están gravemente restringidos. El sexto monarca saudí ascendió oficialmente al trono en agosto de 2005, obteniendo el control de una quinta parte de las reservas de mundiales de petróleo y la custodia de los lugares más sagrados del islam, La Meca y la ciudad de Medina. No obstante, Abdalá comenzó a ejercer de regente del reino en 1995, cuando su medio hermano, el Rey Fahd bin Abdelaziz, abandonó sus tareas oficiales tras sufrir un infarto.

Pese a que Arabia Saudí es objeto de constantes críticas internacionales por las violaciones de los derechos humanos, en su tierra Abdalá era visto por muchos como un impulsor de un cambio moderadoPese a que Arabia Saudí es objeto de constantes críticas internacionales por las violaciones de los derechos humanos, en su tierra Abdalá era visto por muchos como un impulsor de un cambio moderado. Abrió paso a tímidas reformas, como aumentar el papel público de las mujeres, a pesar de la férrea oposición de líderes religiosos conservadores. Ello en un país en el que todavía no se permite a las mujeres conducir, los partidos políticos están prohibidos y las decapitaciones públicas están integradas en el sistema judicial.

Abdalá sobrevivió en 2011 a la Primavera Árabe que puso contra la pared a los regímenes totalitarios en el mundo islámico. Destaca su apoyo incondicional al golpe de Estado en Egipto de julio de 2013, protagonizado por el exministro de Defensa, el general Abdel Fatah al Sisi, contra el entonces presidente y dirigente de los Hermanos Musulmanes Mohamed Mursi, elegido democráticamente un año antes. También estrechó relaciones con Occidente, especialmente con Estados Unidos, cuya industria militar es dependiente del dinero saudí.  

En febrero de 2002 fue el artífice de un plan por el que el mundo árabe reconocería y normalizaría sus relaciones con Israel a condición de que evacuara los territorios de Cisjordania y Gaza, que ocupó en la guerra de 1967, para la proclamación en ellos de un Estado palestino con capital en Jerusalén oriental. Se trataba de la segunda propuesta de paz de Arabia Saudí desde 1981, cuando el rey Fahd propuso a la Liga Arabe, sin éxito, reconocer a Israel. Sin embargo, meses después este plan fracasó al ser rechazado por Israel, y también ante la incomparecencia de sus principales líderes en la cumbre de la Liga Árabe de Beirut. En abril de 2002 viajó a Estados Unidos donde se entrevistó con el presidente George W. Bush, a quien pidió una firme actuación para que Israel retirara sus tropas de Palestina.

Imagen de archivo del Rey Abdulá durante la ceremonia inaugural de una cumbre árabe en Doha (Reuters).
Imagen de archivo del Rey Abdulá durante la ceremonia inaugural de una cumbre árabe en Doha (Reuters).

No habrá cambios "significativos" en la política del petróleo

El nuevo rey, Salman bin Abdelaziz, príncipe heredero desde junio de 2012 y que en la actualidad ocupa los cargos de viceprimer ministro y titular de Defensa, ha anunciado hoy mismo que continuará con la agenda política de su predecesor. No obstante, la muerte de Abdalá ha provocado un fuerte rebote en los precios del crudo. El mercado contempla la posibilidad de que se produzca un cambio en la postura del reino respecto a la producción de petróleo, que hasta ahora ha impedido una reducción de la misma a pesar del desplome de precios, superior al 60% desde el año pasado.  

Al respecto, el economista jefe de la Agencia Internacional de la Energía aseguró hoy que no habrá cambios "significativos" en la política de crudo saudí tras la muerte de Abdalá. "Con el fallecimiento del rey, con los cambios (en el gobierno), no espero ningún cambio significativo en la política petrolera de Arabia Saudí y espero y deseo que sigan siendo un factor estabilizador en los mercados de crudo", declaró Fatih Birol a AFP en el Foro Económico Mundial de Davos.

El Rey Abdalá junto al Rey Juan Carlos a su llegada al aeropuerto de Barajas en julio de 2008
El Rey Abdalá junto al Rey Juan Carlos a su llegada al aeropuerto de Barajas en julio de 2008

Los millonarios mecenas del islam en España

Arabia Saudí ha financiado la construcción de varias mezquitas en territorio español, como la de Málaga, la de Fuegirola o la de Marbella. También la más conocida del país, la coloquialmente apodada como la “mezquita de la M-30”. Tal y como informó este diario, el país árabe entregó 12 millones de euros para erigir su más fiel representación en España: relucientes muros de mármol, un espléndido minarete y exposiciones de la vida del profeta o de las diferentes versiones del Corán. La gestión del centro corre a cargo de Arabia Saudí, que envía a su propio personal y enseña su doctrina de interpretar el islam.

El reino invierte sus inagotables recursos económicos en propagar su ideología a través de institutos de formación, asociaciones caritativas o la construcción, como en el caso de España y otros países europeos, de deslumbrantes mezquitasSe trata de la corriente wahabí, una visión muy conservadora del islam suní que apuesta por una imposición estricta de la Sharia (ley islámica) o la interpretación rigorista del Corán. El reino invierte sus inagotables recursos económicos en propagar su ideología a través de institutos de formación, asociaciones caritativas o la construcción, como en el caso de España y otros países europeos, de deslumbrantes mezquitas.

Los intereses españoles en Arabia Saudí son de sobra conocidos. En primer lugar, la construcción del AVE entre las ciudades santas de Medina y La Meca, el bautizado como AVE de los peregrinos, un proyecto con un presupuesto de 6.763 millones de importancia vital para España, en el que se puso toda la estructura del Estado para, en 2011, ganar a Francia la que en ese momento era la obra de infraestructura más importante del mundo. La ingeniería de capital público Ineco lidera los trabajos junto con OHL. Posteriormente, la compañía FCC obtuvo el contrato para construir varias líneas del metro de Riad por 6.000 millones de euros. Actualmente, compañías españolas compiten en la puja por las obras de un tren de mercancías que recorre el reino saudí de norte a sur.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios