LA TRAMA OCULTA DETRÁS DE LA MUERTE DE NISMAN

No encuentran restos de pólvora en las manos del fiscal que acusó a Kirchner

Las pruebas periciales para determinar si había pólvora en las manos del fiscal argentino Alberto Nisman, quien acusó a Kirchner de encubrimiento, dio negativo

Foto: Miembros de los cuerpos de seguridad vigilan la entrada al edificio donde vivía Alberto Nisman. (Reuters)
Miembros de los cuerpos de seguridad vigilan la entrada al edificio donde vivía Alberto Nisman. (Reuters)

Las pruebas periciales para determinar si había pólvora en las manos del fiscal argentino Alberto Nisman, encontrado muerto en el baño de su vivienda de Buenos Aires con un disparo en la sien, "dieron negativo", informó hoy Viviana Fein, la fiscal que investiga su fallecimiento. "Al ser un arma de un calibre pequeño, calibre 22, y no un arma de guerra, usualmente esto provoca que el barrido electrónico no arroje resultados positivos", argumentó Fein en radio Mitre.

Sin embargo, esto "no descarta que la haya disparado él", agregó la fiscal, aunque pidió esperar a la obtención del resultado de todas las pruebas solicitadas, entre ellas una del ADN de la sangre encontrada en el arma. Los datos provisionales de la autopsia del cadáver de Nisman apuntan a un suicidio, según la fiscal, quien dijo que los indicios señalan que en su muerte "no hubo intervención de terceras personas".

Las pruebas periciales de la Policía confirmaron que el disparo que le ocasionó la muerte -que provocó que ayer miles de personas se solidarizaron con el fiscal a través de las redes sociales con el lema "Yo soy Nisman" y también en las calles de las principales ciudades argentinas- procedió del arma encontrada bajo su cuerpo. Además, en las pesquisas realizadas en la casa del fiscal, hallaron una nota con una lista de la compra y otras tareas pendientes para el lunes, supuestamente dirigida a una empleada doméstica. Por ese motivo, Fein solicitó al Fisco argentino que informe si Nisman tenía contratado personal doméstico con la intención de poder identificar a esa persona y citarla a declarar.

Espías y terroristas: la trama oculta detrás de la muerte del fiscal

“Yo puedo salir muerto de esto. Van a venir por mí, me juego la vida”, había adelantado el fiscal Nisman el pasado miércoles, tras presentar su denuncia más arriesgada. Acusó a la presidenta argentina Cristina Fernández Kirchner de elaborar “un plan secreto para sellar la inmunidad de los iraníes”, principales sospechosos del sangriento atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), cometido en Buenos Aires en 1994. Cuatro días después, el cuerpo del fiscal fue encontrado en su bañera con un tiro en la cabeza.

[Aquí puedes ver la galería de imágenes de la manifestación en Buenos Aires]

¿Suicidio? ¿Suicidio inducido? ¿Asesinato? Nisman fue víctima de distintas guerras. Quedó bajo el fuego cruzado de diversos enfrentamientos, todos violentos, todos vinculados a la causa AMIA: la feroz guerra interna que atraviesa la Secretaría de Inteligencia, la disputa política en un año electoral y la trama propia del atentado terrorista, que involucra incluso a agentes secretos iraníes que operan en el país. El fiscal estaba amenazado desde hace tiempo. Su escolta la integraban hasta diez policías.

El fiscal había revolucionado Argentina en los últimos días tras acusar a Cristina Kirchner de encabezar un plan para restablecer unas beneficiosas relaciones comerciales con Irán que incluía un trueque de grano por petróleo en 2012, en plena crisis energética del paísFue un tiro en la sien. Una pistola calibre 22 apareció al lado del cuerpo. La familia de Nisman había intentado comunicarse con él desde primera hora de la tarde del domingo. Los policías ya habían advertido que, pasada esa hora, el fiscal todavía no había recogido los periódicos de la jornada. Su madre acudió personalmente hasta el edificio tras la llamada de los escoltas. Subió hasta el piso 13º. Llamó a la puerta, pero nadie respondió. El apartamento estaba cerrado desde dentro, con la llave puesta. Cuando un cerrajero logró abrirlo, se encontró con el desolador panorama.

Nisman no dejó ninguna carta. En el centro de su escritorio había dejado preparada una pila de documentos para presentar ante el Congreso, durante la comparecencia que ayer debería haber brindado. Su denuncia es el mejor ejemplo para explicar la importancia de los actores involucrados en la causa AMIA y la presión que cada uno de ellos podía ejercer sobre él, una pieza judicial clave.

Muere el fiscal Nisman que denunció a la presidenta argentina

Vídeo: Hallan muerto al fiscal que denunció a la presidenta argentina

El hombre que revolucionó Argentina

El fiscal había revolucionado Argentina en los últimos días, tras acusar a Cristina Kirchner de encabezar un plan para restablecer unas beneficiosas relaciones comerciales con Irán que incluía un trueque de grano por petróleo en 2012, en plena crisis energética del país. A cambio, habría propuesto la inmunidad total para los exfuncionarios iraníes, sospechosos de ejecutar el atentado contra la mutual judía que dejó 85 muertos en 1994.

Nisman había metido los pies en la lucha interno de los servicios secretos. Los jugosos diálogos, la clave de su acusación, habían sido conseguidos mediante escuchas de la Secretaría de Inteligencia. Los agentes habían intervenido -por orden del juez- el teléfono de Jorge Alejandro “Yussuf” Khalil, referente islámico argentino con supuestos vínculos con el Gobierno iraní. Nisman aseguraba que Khalil era el nexo con Teherán: lo acusó de intercambiar mensajes telefónicos con Mohsen Rabbani, exagregado cultural iraní en Argentina que está acusado de ser el ideólogo de los ataques terroristas.

Nisman quedó bajo el fuego cruzado de diversos enfrentamientos vinculados a la causa AMIA: la guerra interna que atraviesa la Secretaría de Inteligencia, la disputa política en año electoral y la trama propia del atentado, que involucra a agentes secretos iraníes que operan en el país¿Quiénes eran los interlocutores argentinos? El diputado Andrés Larroque, miembro de La Cámpora, la agrupación que lidera Máximo Kirchner, el hijo de la presidenta; Luis D’Elia, dirigente social que mantiene excelentes vínculos con Irán, utilizado por el Gobierno como fuerza de choque; Fernando Esteche, líder de la agrupación de extrema izquierda Quebracho, que también goza de afinidad con la república islámica. Menos Larroque, todos los actores acusados por Nisman viajaron juntos por lo menos dos veces a Teherán en los últimos cinco años y se fotografiaron sonrientes con una mezquita de fondo.

Cuando Nisman presentó su denuncia, el kirchnerismo agitó las especulaciones. Interpretaron -también algunos opositores- que el fiscal era el vehículo utilizado por los exagentes de inteligencia desplazados por Cristina Kirchner para desestabilizar al Gobierno. Argumentaban también que enero, mes en que rige la feria judicial, es un momento poco habitual para este tipo de presentaciones de alto impacto.

...Y Kirchner descabezó la Secretaría de Inteligencia

Cristina Kirchner ordenó descabezar la Secretaría de Inteligencia a mediados de diciembre. Fue un manotazo de ahogado para tomar el control de un organismo clave para mantener el orden en los últimos meses de su saliente gestión. Todo mientras se producía una feroz guerra interna que incluye el asesinato del agente de contrainteligencia, alias “Lauchón”, Viale y decenas de amenazas a los más altos funcionarios del organismo.

Para restablecer el control, Cristina Kirchner designó a Óscar Parrilli, que hasta entonces era Secretario General de la Presidencia, un hombre de máxima confianza que conoce sus secretos e interpreta sus deseos. En su primera medida, el flamante titular de la Inteligencia destituyó a Jaime Stiusso, ex director general de operaciones, ahora presuntamente jubilado. Stiusso, con 42 años de antigüedad en el servicio secreto, era el agente que manejaba el poder en las sombras entre los espías.

“A mí no me manejó Stiusso ni nadie. Las decisiones las tomo yo y son exclusivamente mías”, dijo Nisman en una entrevista cuando se le preguntó por la influencia del exespía en su presentación. No obstante, el fiscal reconoció que parte de su denuncia estuvo basada en información facilitada por el agente: “Usé una mínima parte de los informes de Stiusso, no porque fueran malos, sino porque no se podían usar. Eso ponía de mal humor a Stiusso”.

Ambos se conocían muy bien porque habían trabajado diez años juntos. Stiusso siguió la pista de Rabbani durante 22 años. Incluso, antes del atentado, el agente creía que el exagregado cultural iraní en Argentina estaba planificando un ataque terrorista. Sus hombres fotografiaron al diplomático mientras averiguaba precios para comprar una camioneta con las mismas características que el coche bomba que después se utilizó para volar la AMIA.

La comunidad judía argentina tilda de 'catástrofe' la muerte del fiscal que investigaba la causa AMIA (Efe).
La comunidad judía argentina tilda de 'catástrofe' la muerte del fiscal que investigaba la causa AMIA (Efe).

“Todos los caminos conducen al suicidio”

Nisman volvió a meterse en la disputa electoral, esta vez por su muerte. “Todo los caminos conducen al suicidio”, dijo Sergio Berni, secretario de Seguridad, una de las pocas voces del kirchnerismo que se refirió al hecho. El fiscal ha sabido estar cerca de los Kirchner, pero el tiempo había diluido la relación. Después de la denuncia, el kirchnerismo ejercía su mayor presión contra el fiscal con fuertes declaraciones en los medios y rumores de posibles ataques para desplazarlo de su puesto.

La oposición también jugó su ficha. Aunque sin pruebas, algunos líderes plantearon dudas sobre la versión oficial. “No tomen eso de que se suicidó porque estaba deprimido. No crean en esa teoría. Pudo haber sido un suicidio inducido o un asesinato”, replicó Elisa Carrió, diputada opositora y precandidata a presidente.

Sobre el anochecer de Buenos Aires, Cristina Kirchner publicó una carta en su perfil de Facebook. Sus palabras sumaron incertidumbre y alimentaron decenas de hipótesis. La mandataria se desvinculó del tema al referir elípticamente a una operación orquestada por agentes de inteligencia y por el Grupo Clarín. Cristina interrogó: “¿Quién le ordenó volver al país al fiscal Nisman el 12 de enero, dejando inclusive a su pequeña hija sola en el aeropuerto de Barajas, interrumpiendo sus vacaciones familiares que debían finalizar el 20 de enero?”.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios