también viajan representantes musulmanes

Del Atlántico a los Urales, Europa desfila hoy en París contra el islamismo radical

Blindada y de luto, París recibe hoy a los principales líderes de Europa para marchar contra el islamismo. También acudirán algunos líderes musulmanes

Foto: Cientos de miles de personas se manifestaron ayer sábado en Marsella. (Reuters)
Cientos de miles de personas se manifestaron ayer sábado en Marsella. (Reuters)

Del Atlántico a los Urales. El territorio que soñaba Charles De Gaulle para una Europa unida, debería estar representado hoy en las calles de París. Los principales dirigentes comunitarios, Angela Merkel, Matteo Renzi, David Cameron, Jean Claude Juncker, y muchos otros jefes de Gobierno desfilarán junto a François Hollande y a los cientos de miles de franceses que van a marchar en homenaje a las víctimas de los atentados de París. Mariano Rajoy encabezará la delegación española, a la que se han unido Artur Mas y Pedro Sánchez, además de representantes de otros grupos y miembros de diferentes comunidades autónomas. En total, mandatarios de unos 45 países que desembarcarán en la capital bajo impresionantes medidas de seguridad.

La manifestación partirá a las 15:00 desde la Plaza de la República y confluirá en la Plaza de la Nación, con dos itinerarios distintos por el centro de París para facilitar la fluidez, mientras muchas estaciones de metro permanecerán cerradas.

La escenificación es también un asunto de geopolítica. Es importante saber si ese territorio que hoy debe unirse contra el terrorismo y el oscurantismo va a extenderse hacia el sur. El Primer Ministro tunecino, Mehdi Joman, es por el momento el único jefe de gobierno magrebí que ha asegurado su presencia. El Magreb es la región de origen de los terroristas franceses que han ensangrentado Toulouse, Bruselas y París en los últimos años.

Un soldado, bajo la Torre Eiffel, ayer sábado, en París. (Reuters)
Un soldado, bajo la Torre Eiffel, ayer sábado, en París. (Reuters)
Por el momento, representantes de la Liga Árabe servirán como paraguas y justificación a los dirigentes de países árabo-musulmanes que no querrán desplazarse por razones varias. Jordania, aliado occidental en la zona, ha anunciado la presencia del rey Abdalá y de la reina Rania.

Turquía, la última frontera hacia territorio yihadista y puerta de entrada hacia los campos de entrenamiento del llamado Estado Islámico, envía a su primer ministro, Ahmet Davutoğlu. A última hora de ayer, el primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, confirmaba su viaje, como también lo hacía el presidente palestino, Mahmoud Abbas. Al salir hoy hacia la capital francesa, Netanyahu señalaba: "Parto a París para asistir junto a otros líderes mundiales en la concentración destinada a combatir el terrorismo islámico que amenaza a toda la humanidad, algo que llevo muchos años exhortando". El jefe del gobierno de Mali, donde Francia está implicada también en la lucha contra el islamismo radical, así como otros dirigentes africanos de mayoría musulmana.

El Presidente ucraniano, Petro Poroshenko, no tendrá oportunidad de celebrar una nueva cumbre con su homólogo ruso. Vladimir Putin es persona non grata para una parte de los políticos franceses. Se le reprocha no solo su acción en Ucrania, lo que paraliza la entrega de dos portahelicópteros Mistral fabricados en astilleros franceses, sino también ser el apoyo extranjero más fiel a Marine Le Pen. El imperturbable responsable de exteriores, Serguei Lavrov, representará a su país.

"Cumbre" anti-terrorista

La concentración de autoridades internacionales no será solo emocional y testimonial. Será también motivo para celebrar una reunión sobre las medidas que van a estudiar juntos contra el terror yihadista. También por eso, Estados Unidos y Canadá envían respectívamente, a los Ministros de Justicia, Eric Holder, y de Seguridad, Steven Blaney.

El atentado contra Charlie Hebdo parece haber convencido a (casi) todos de la necesidad de ponerse de acuerdo en unificar medidas de prevención antiterrorista y aparcar reticencias, sin renunciar por ello a las libertades que definen la civilización que los yihadistas pretenden destruir.

La manifestación supone también un reto para los servicios de seguridad locales, ya en alerta máxima. El Ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, ha anunciado un dispositivo de seguridad 'excepcional'Pero esa masiva concentración de dirigentes mundiales supone también un reto para los servicios de seguridad locales, ya en alerta máxima tras las matanzas en la capital. El Ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, ha anunciado un dispositivo de seguridad "excepcional". Más de 6.000 policías y militares velarán por la tranquilidad.

Si ayer 700.000 personas recorrieron Francia en homenaje a las víctimas de los hermanos Kouachi y de Amedy Coulibaly, para hoy se prevé la presencia de un millón de personas en las calles de la capital. París no será una fiesta, pero llegar a ese número de personas sería lo mínimo para mostrar a los enemigos de la libertad que Francia no se rinde.

Le Pen, en provincias

La polémica sobre la presencia de Marine Le Pen, junto al resto de representantes políticos franceses se zanjó ayer, de momento. La líder del Frente Nacional hizo un llamamiento a sus partidarios para que se manifiesten en todo el territorio, menos en París, donde la marcha (afirmó) "ha sido recuperada por los partidos que representan lo que los franceses detestan: el espíritu partidista, el electoralismo y la polémica indecente". "Desfilaremos no contra alguien", aseveró, "sino con todos los franceses y por Francia; la República no es propiedad de nadie".

Su sobrina, Marion Marechal Le Pen, la diputada más joven de Francia, recordó anoche en la televisión privada BFMTV que cuando Charlie Hebdo fue llevada a los tribunales, el FN fue de los pocos partidos que le defendió, frente a una parte de la izquierda que acusaba a la publicación de "islamófoba". Un hecho cierto. El FN, cuya estrategia le está haciendo ganar votos durante la crisis, fue la única formación que subrayó el recuerdo a las cuatro víctimas judías del supermercado de la Porte de Vincennes, asesinadas, según testigos presenciales, por Amedy Coulibaly.

Jaque mate a los yihadistas autores de la masacre de Charlie Hebdo

"Yo soy Charlie judío"

Precísamente, anoche en París, en la víspera de la concentración de hoy, el Primer Ministro, Manuel Valls, y la Ministra de Justicia, Christiane Taubira, se presentaron frente al Hyper Cacher, lugar elegido expresamente por al terrorista Coulibaly. Valls hizo un vibrante homenaje a a las cuatro víctimas del supermercado. Cientos de personas de la comunidad hebrea de París entonaron la Marsellesa con los ministros, tras escuchar los nombres de los muertos y mantener un minuto de silencio.

Muchos vestían camisetas con el logo "Yo soy Charlie judío". Algunas voces se elevaron para gritar al jefe de Gobierno que tienen miedo todas las mañanas por sus hijos. Valls fue contundente al subrayar que "sin los judíos, Francia no es Francia". Inistió, además, en que considera intolerable que se utilicen las redes sociales para regocijarse de las víctimas judías, en lo que parece anunciar un mayor control y seguimiento de estos nuevos vehículos de comunicación.

Homenaje en París a las víctimas del atentado contra el 'Charlie Hebdo'. (Reuters)
Homenaje en París a las víctimas del atentado contra el 'Charlie Hebdo'. (Reuters)

Recordemos que el año 2014 se han batido todos los récords en la cifra de ciudadanos judíos franceses que han emigrado a Israel. Y recordemos que en varias manifestaciones se ha gritado "muerte a los judíos".

Valls condenó la falta de reacción de la calle y de los intelectuales ante la matanza de niños judíos perpetrada en Toulouse por el yihadista Mohamed Merah en 2012. Recordó también que pocos se habían manifestado por el robo y violación, hace un mes en Creteil, de una joven solo por el hecho de ser judía. La primera reunión de la maratón de encuentros que va a mantener hoy el Jefe del Estado será precisamente con los representantes de la comunidad judía de Francia.

Mientras, la investigación sobre las matanzas en Charlie Hebdo, Montrouge y Porte de Vincennes continúa. Ayer tarde se supo que la compañera de Amedy Couibaly, Hayat Boumedienne, viajó el pasado dos de enero a Turquía, en ruta hacia Siria. Y se confirma que no participó activamente en los atentados de París. Varios allegados y familiares de los tres terroristas abatidos por las fuerzas de seguridad, que estaban siendo interogados desde el miércoles, fueron puestos en libertad anoche.

Más preocupante y embarazoso para Hollande y Valls es el hecho de que los servicios de inteligencia nacionales habían dejado de vigilar desde hace meses a Said y Cherif Kouachi, los asesinos de los dos policías, el portero del inmueble y los miembros de la redacción de Charlie Hebdo.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios