Violación en el campus: otro crimen sexual pone la lupa en las fraternidades de EEUU
  1. Mundo
LA CASA BLANCA INVESTIGA A 86 UNIVERSIDADES

Violación en el campus: otro crimen sexual pone la lupa en las fraternidades de EEUU

La agitación de la opinión pública se traslada al Gobierno, que investiga a 86 universidades para determinar cómo han respondido ante violaciones

placeholder Foto: Estudiantes del Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia durante una ceremonia de graduación en Blacksburg (Reuters)
Estudiantes del Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia durante una ceremonia de graduación en Blacksburg (Reuters)

Una nueva tormenta sacude a las hermandades universitarias en Estados Unidos, percibidas como santuarios de la borrachera, la novatada y, a la luz de numerosos casos, los crímenes sexuales. La Universidad de Virginia ha suspendido temporalmente las actividades de sus fraternidades después de que Rolling Stone publicase el reportaje “Violación en el campus: Asalto brutal y lucha por la justicia en la UVA (Universidad de Virginia)”.

El artículo, que ha cosechado 13.200 tuits en apenas una semana, detalla la historia de una joven de 18 años a la que violan de forma premeditada seis miembros de la fraternidad Phi Kappa Psi. Los compañeros de la víctima le piden que no diga nada para evitar el estigma, y la universidad, según el reportaje, hace lo posible para que el crimen se quede entre sus muros y no dañe su reputación.

El último caso atañe a una joven de 18 años a la que violaron de forma premeditada seis miembros de la fraternidad Phi Kappa Psi. La universidad hizo todo lo posible para que el crimen fuese encubierto

La Universidad de Virginia ha sido tradicionalmente descrita como una institución especialmente recalcitrante, donde, desde 1998, 183 miembros han sido expulsados por quebrantar el “código de honor, por ejemplo, copiando en un examen. Pero ninguno ha sido expulsado por violación, pese a los casos confesados en las últimas tres décadas, un problema que no es exclusivo de la UVA.

Dos días después de la publicación del artículo, una manifestación antiviolación en la Universidad Estatal de San Diego fue atacada con huevos por integrantes de dos fraternidades que, según afirma la agencia Reuters, blandían consoladores. A continuación una joven fue violada en la residencia de una de las fraternidades. Por ello, las hermandades y sororidades (versión femenina) de la universidad han decidido no celebrar ninguna fiesta hasta que sus miembros reciban un curso para prevenir asaltos sexuales.

“Seduciendo a tu cebo para un violación”

Varios artículos recordaban otros casos sonados, como cuando la Universidad de Yale encontró culpables de violación a seis estudiantes en 2013. De los seis, cuatro recibieron reprimendas escritas, uno tuvo que seguir un curso de cuestiones de género y el sexto, el más castigado, fue suspendido durante dos semestres. Los seis podrán acabar la carrera.

Yale encontró culpables de violación a seis estudiantes en 2013. Cuatro recibieron reprimendas escritas, uno tuvo que seguir un curso de cuestiones de género y el sexto fue suspendido durante dos semestres

En otra ocasión, un email de un miembro de Phi Kappa Tau de la Universidad Georgia Tech terminó haciéndose viral al encender el interés público. En él, dicho estudiante recomendaba siete pasos para mantener relaciones sexuales en una fiesta. El email tenía por asunto Luring your rapebait, algo así como “Seduciendo a tu cebo para una violación”. “Si algo va mal”, escribía en mayúsculas, “¡ve a buscar más alcohol!”.

El presidente de la North-American Interfraternity Conference, Peter Smithhisler, ha pedido en la CNN que se lleve a los criminales ante la justicia, pero advierte contra el recelo general hacia las fraternidades: “No podemos resolver este terrible problema castigando a todas las fraternidades y a sus miembros por las acciones deplorables de unos pocos”.

La agitación de la opinión pública se traslada poco a poco al Gobierno. La Casa Blanca investiga a 86 universidades para determinar cómo han respondido ante casos de violación. En septiembre, California aprobó la ley “Yes means Yes”, o “ley de consentimiento afirmativo”, para las instituciones que reciben dinero estatal. Los acusados de asalto sexual deberán probar que la víctima dio un consentimiento explícito antes de mantener relaciones sexuales.

Al mundo de las fraternidades se le llama Greek System, “sistema griego”, dado que la gran mayoría se definen por las dos o tres iniciales griegas de su lema (por ejemplo: Phi Beta Kappa son iniciales de “la filosofía es guía de la vida”). A veces, el lema es secreto. El adjetivo “griego” se aplica a todo lo relacionado con las fraternidades.

Las Greek houses son tan viejas como Estados Unidos. Muchas empezaron como clubes sociales y literarios, y se han ramificado hasta formar un complejo archipiélago de grupos con fines y raíces diferentes. Hoy en día existen 123 fraternidades: desde grupos de apoyo académico hasta sociedades exclusivas con fama de ser “cuna de líderes”. Pese a que sólo un 8,5% de los estudiantes en EEUU son miembros de fraternidad, su cuota de poder es más que notable.

The Atlantic ha publicado porcentajes de pertenencia a fraternidades entre los poderosos de Estados Unidos, citando datos del Center for the Study of College Fraternity. El 69% de los presidentes de EEUU desde 1877 han sido miembros de alguna fraternidad (18º, el último George Bush), el 85% de los miembros del Tribunal Supremo desde 1910 y el 24% de los CEO de la lista Forbes desde 2003.

Acceder a una fraternidad

Muchas universidades se benefician de las hermandades, que alojan a parte de los alumnos y aportan donaciones millonarias de su muchas veces influyente red de antiguos miembros. El acceso a las frats es codiciado; no sólo depende de las notas, el currículum o las conexiones. Muchas exigen a los aspirantes perpetrar todo tipo de novatadas inmortalizadas en el cine pop de los 80.

Hoy en día existen 123 fraternidades, desde grupos de apoyo académico hasta sociedades exclusivas con fama de ser ‘cuna de líderes’. Sólo un 8,5% de los estudiantes son miembros, pero su cuota de poder es más que notable

El experto en fraternidades y acoso universitario, el profesor Hank Nuwer, explica a El Confidencial las pruebas de acceso a la hermandad. “Durante las décadas que he estado estudiando la novatada, he escuchado a miembros de bandas y fraternidades decir que no tenían otra elección aparte de capitular y hacer cosas que muchos lamentaron”. Recuerda cómo algunos miembros murieron ahogados o atropellados al intentar superar “pruebas de valentía”.

Nuwer afirma que ocho de cada diez novatadas que han acabado con un muerto (60 casos desde 2005) están relacionadas con el excesivo consumo de alcohol. Además, exige a las universidades ser “más transparentes, lo que significa que los directores deportivos, entrenadores y administradores no pueden mirar hacia otra parte cuando sale otro caso de novatadas”.

Nota: Dado que la violación es uno de los crímenes que menos se denuncia, su cobertura resulta resbaladiza. El texto de Rolling Stone repite (sin citar la fuente) un dato mencionado por el propio presidente de Estados Unidos, Barack Obama: “Una de cada cinco mujeres es asaltada sexualmente en la universidad, aunque sólo cerca del 12% informa de ello a la policía”. La fuente, según ha indagado The Washington Post, es una encuesta online realizada en 2007 por la agencia RTI International entre 5.446 alumnas de dos universidades. La cifra final de víctimas es de 13,7%, y el término “asalto sexual” incluye desde violación hasta besos forzados.

Universidades Acoso sexual Estados Unidos (EEUU) Relaciones sexuales Barack Obama
El redactor recomienda