La casa blanca confirma su veracidad

Conmoción en EEUU por el degüello de otro periodista a manos del Estado Islámico

El presunto degüello de Steven Sotloff a manos del Estado Islámico genera conmoción en EEUU. Los yihadistas ahora amenazan con matar a un británico.

Foto: Sotloff en Manama (Bahrein) antes de ser secuestrado (EFE)
Sotloff en Manama (Bahrein) antes de ser secuestrado (EFE)

El Estado Islámico (EI) ha conseguido conmocionar de nuevo al mundo occidental con el vídeo de un salvaje degüello. En esta ocasión la víctima es Steven Sotloff, un periodista de 31 años nacido en Florida y capturado el 4 de agosto del año pasado en Alepo. Se trata del mismo reportero que aparecía al final del anterior filmado, emitido a finales de agosto y en el que se puede ver la decapitación del también reportero James Foley. En aquel primer macabro recado a EEUU, los yihadistas amenazaban con decapitar a Sotloff si el presidente Barack Obama no se plegaba a sus exigencias. La Casa Blanca ya ha confirmado que el vídeo es auténtico, tras el análisis de los servicios secretos. 

La factura es muy parecida a la anterior. La víctima, arrodillada en mitad del desierto, viste un mono naranja. Con una sorprendente serenidad, lanza una soflama contra su país, contra EEUU. Sin su característica barba, con el pelo rapado y mucho más delgado que la última vez que se le fotografió en libertad, pero sin signos visibles de maltrato físico, Sotloff responsabiliza a su Gobierno de lo que está a punto de ocurrirle.

“Obama, tu política exterior de intervención en Irak se suponía que consistía en salvaguardar vidas e intereses americanos. ¿Yo no soy un ciudadano americano?”, se queja mirando a la cámara con un rostro inexpresivo. “Por lo poco que sé sobre política exterior, recuerdo que hubo un tiempo en el que no se podían ganar unas elecciones sin prometer retirar nuestras tropas de Irak y Afganistán, y cerrar Guantánamo. Aquí estas ahora, Obama, acercándote al final de tu mandato y sin haber cumplido ninguna de las promesas anteriores”, protesta.

El Estado Islámico pide a Obama que deje de hostigarle en Irak

Momentos previos a la ejecución del periodista estadounidense

De pie, junto a Sotloff, comparece su verdugo, con una túnica negra y un cuchillo en la mano. Parece ser la misma persona que ejecutó a Foley y a quien los servicios de Inteligencia británicos creen haber identificado como Abdel-Majed Abdel Bary, un joven crecido en Londres que, al parecer, forma parte de un pequeño comando británico que se hace llamar The Beatles y que se encarga de custodiar a los prisioneros extranjeros del EI. “Estoy de vuelta Obama”, dice el yihadista. “Estoy de vuelta por tu arrogante política exterior hacia el Estado Islámico, por tu insistencia en continuar bombardeando Amerli, Zumar y la presa de Mosul, a pesar de nuestras serias advertencias”, insiste. “De la misma manera que tus misiles continúan golpeando a nuestra gente, nuestro cuchillo golpeará en los cuellos de tu gente”, concluye.

De la misma manera que tus misiles continúan golpeando a nuestra gente, nuestro cuchillo golpeará en los cuellos de tu gente

La Casa Blanca ha confirmado oficialmente la veracidad de la grabación. Una fuente citada por el diario The New York Times explicaba que se intenta determinar si Foley y Sotloff fueron asesinados el mismo día. Según dicha hipótesis, los yihadistas habrían espaciado la difusión del vídeo a propósito para duplicar su impacto. En cualquier caso, el vídeo se despide con una nueva amenaza, la de asesinar a un tercer rehén, el británico David Cawthorne Haines, un exsoldado que trabajaba para organizaciones de ayuda humanitaria y que fue capturado en marzo de 2013, cerca de un campo de refugiados en la frontera entre Turquía y Siria.

La ciudadanía estadounidense se ha acostumbrado en los últimos años a recibir los cadáveres de jóvenes soldados procedentes de Oriente Medio, envueltos en la bandera de barras y estrellas. Pero las decapitaciones de periodistas, transmitidas a través de internet y las redes sociales, están logrando causar un enorme impacto. Después de dos semanas recordando el trabajo y la vida de Foley, las cadenas de televisión rendían anoche tributo a Sotloff, recordando algunos de sus últimos reportajes firmados desde el terreno.

Varios de sus trabajos pudieron leerse en la revista TIME. La publicación The Atlantic, uno de los referentes del excelente periodismo norteamericano, le dedicaba un homenaje reuniendo párrafos de algunos de sus mejores textos. “Vivió en Yemen durante años, hablaba bien el árabe y amaba profundamente el mundo islámico", explicaba mientras tanto en Twitter una amiga suya, Anne Marloe. Sotloff creció en Miami y se graduó en la Universidad Central de Florida. Trabajó como periodista freelance en varias publicaciones antes de trasladarse al norte de África y Oriente Medio. 

Sus compañeros aseguran que el joven periodista planeaba volver a Estados Unidos para alejarse durante una temporada de la vida del reportero de guerra. “Estaba harto de que le golpeasen, le disparasen y le tratasen como a un espía”, detalló el también reportero Ben Taub. “Me dijo que quería dejar de hacer reportajes durante un tiempo, al menos sobre conflictos en Medio Oriente. Pero antes deseaba hacer una última incursión en Siria. Me dijo que estaba detrás de una buena historia, aunque prefirió guardarse el secreto en el pecho”. Ahora parece que el secreto se quedará ahí para siempre.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios