Cien soldados de EEUU llegan a Bagdad mientras el ISIS ataca la mayor refinería
  1. Mundo
MALIKI RECHAZA UN GOBIERNO DE SALVACIÓN

Cien soldados de EEUU llegan a Bagdad mientras el ISIS ataca la mayor refinería

La evolución sobre el terreno de la crisis de Irak se ha convertido en una guerra de declaraciones sobre quién controla qué entre el Ejército iraquí y el ISIS

Foto: Milicianos del ISIS celebran sus victorias en una calle de Mosul, la segunda ciudad de Irak, que cayó en su poder a principios de junio (Reuters).
Milicianos del ISIS celebran sus victorias en una calle de Mosul, la segunda ciudad de Irak, que cayó en su poder a principios de junio (Reuters).

Casi la mitad de los 300 soldados de fuerzas especiales estadounidenses que Barack Obama prometió al Gobierno de Irak para apoyar al Ejército en su intento por detener el avance de los yihadistas en el norte del país han llegado este miércoles por la mañana a Bagdad, según fuentes el Pentágono citadas por la cadena británica BBC, que asegura que 40 de estos efectivos ya se encuentran en el frente. El resto, al parecer, llegará en los próximos días.

El portavoz del Departamento de Defensa, el contraalmirante John Kirby, confirmó hoy que, tras el acuerdo legal que dota de inmunidad a las tropas, 40 militares se han desplazado ya desde la embajada estadounidense en Bagdad para abrir el camino a nuevos despliegues. Seguidamente, se han movilizado otros 90 militares estadounidenses procedentes del Comando Central, el mando del Pentágono en Oriente Medio, para crear centros de operaciones conjuntos con oficiales iraquíes en Bagdad. Los primeros 130 militares realizarán actividades de evaluación preliminar para dar paso a la creación de nuevos centros de operación conjuntos en otras zonas, que se enfocarán en defender la capital, pero también se crearán en el norte del país.

Mientras, milicianos del Estado Islámico de Irak y Siria han atacado hoy el yacimiento de Ajeel, ubicado a 30 kilómetros de Tikrit, donde hay al menos tres yacimientos pequeños que producen 28.000 barriles diarios, según un ingeniero que trabaja en las instalaciones. Ajeel está conectada a dos oleoductos, uno que va hasta el puerto turco de Ceyhan y otro a la refinería de Baiji, la mayor del país, un complejo industrial estratégico a 200 kilómetros al norte de Bagdad que este miércoles continuaba en la línea del frente. La televisión estatal mostraba imágenes del envío de refuerzos en helicóptero para frenar el asalto de los yihadistas. Los combates en torno a la planta comenzaron hace una semana y ambos bandos han logrado avances y encajado retrocesos.

¿Está Bagdad preparada para aguantar una ofensiva del ISIS?

La evolución sobre el terreno de la crisis de Irak se ha convertido en una guerra de declaraciones sobre quién controla qué entre el Ejército iraquí y los yihadistas del Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS) y las milicias suníes que les apoyan. Las fuerzas de seguridad insisten en que están preparadas para repeler una ofensiva de los extremistas contra la capital, Bagdad. Hace días, los yihadistas llegaron a combatir a 60 kilómetros de la ciudad cuando atacaron la estratégica Baquba, capital de la provincia de Diyala, clave para controlar las principales autopistas que llevan a Bagdad.

El enemigo al que se enfrenta el Ejército iraquí es formidable. Los milicianos del ISIS han conquistado pueblos y ciudades durante su avance por el país en pos del Califato con el que sueñan. Incluso un alto cargo de los servicios de Inteligencia de EEUU afirmó ayer que los yihadistas “están bien posicionados” para mantener el control de gran parte del territorio que dominan en el norte y oeste del país, en caso de que el Gobierno del chií Nuri al Maliki no organice una contraofensiva efectiva.

Tres años después de iniciarse la guerra civil siria, el país les ha dado los primeros réditos tras la conquista de los campos de petróleo que rodean Deir Ezzor, mientras que la retirada de los soldados iraquíes tras los ataques en la provincia de Nínive les ha dotado de la artillería pesada, los rifles de precisión y los vehículos humvee que EEUU dejó tras la invasión de 2003.

Un alto cargo de los servicios de Inteligencia de EEUU afirmó ayer que los yihadistas 'están bien posicionados' para mantener el control de gran parte del territorio que dominan en el norte y oeste del país

¿Está Bagdad preparada para aguantar una acometida del ISIS? En una de las autopistas principales hacia la capital, la carretera que une Bagdad con Abu Ghraib, en la provincia de Al Anbar (oeste), no hay señales de preparativos para la defensa. No hay tanques ni armas de gran calibre en las afueras de la ciudad, según informa la CNN. Nadie sabe que sucede más allá, aunque el ISIS ha difundido imágenes en Internet que muestran a soldados iraquíes en su poder, con pistolas apuntándoles a la cabeza.

Mientras, casi la mitad de los 300 soldados de fuerzas especiales estadounidenses que Barack Obama prometió al Gobierno para apoyar al Ejército iraquí en su intento por detener la ofensiva yihadista han llegado este miércoles por la mañana a la capital, según fuentes el Pentágono citadas por la cadena británica BBC, que asegura que 40 de estos efectivos ya se encuentran en el frente. El resto, al parecer, llegará en los próximos días.

Maliki ignora las peticiones de EEUU

Mientras, el jefe del Gobierno iraquí parece querer caer antes que entregar una fracción de su poder. Poco después de la visita de John Kerry, el primer ministro Nuri al Maliki rechazó hoy la formación de un gobierno de salvación nacional para intentar dar una salida al actual conflicto, como han pedido varios partidos políticos del país y parte de la comunidad internacional. “Los llamamientos para formar un gobierno de salvación nacional son un golpe contra la Constitución y un intento de eliminar el proceso democrático”, denunció Al Maliki en su discurso semanal televisado.

El responsable chií acusó además a fuerzas políticas “que se han rebelado contra la Constitución” de unirse a las filas del ISIS y de dar cobertura a la insurgencia suní para que controle la provincia septentrional de Nínive. “En medio de las difíciles circunstancias no hemos escuchado a los socios políticos hablar de un respaldo al Gobierno y actúan como si fueran a repartirse el botín”, lamentó Al Maliki. El primer ministro advirtió de que el país hace frente a “una feroz amenaza terrorista”, que cuenta con la ayuda y el respaldo de países vecinos, a los que no identificó. “Permaneceremos fieles a la voluntad de los iraquíes fortaleciendo el proceso democrático y celebraremos la primera sesión del Parlamento”, elegido en abril pasado, agregó.

Varios partidos políticos iraquíes (suníes y chiíes) han llamado en los últimos días a la formación de un gobierno de unidad nacional que englobe a las distintas partes y han abogado por diferenciar entre las demandas legítimas de los suníes y las acciones del ISIS. También ha solicitado un gabinete de unidad el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, que visitó Bagdad hace dos días. “Cuando los chiíes, los suníes y los kurdos participen en elegir al Gobierno, Irak será más fuerte y seguro”, subrayó entonces.

Estado Islámico Irak Siria Petróleo Barack Obama Guerra
El redactor recomienda