Así es Udo Voigt, el primer parlamentario europeo de la extrema derecha alemana
  1. Mundo
"HITLER ERA UN GRAN HOMBRE DE ESTADO"

Así es Udo Voigt, el primer parlamentario europeo de la extrema derecha alemana

“Un gran hombre de Estado”. “Hitler consiguió algo fantástico, eliminó el paro en pocos años”. Estas expresiones pertenecen a Udo Voigt, eurodiputado

placeholder Foto: Udo Voigt (c), participa en una concentración del partido ante la editorial del periódico "Junge Welt", antiguo órgano de prensa de las Juventudes Soc
Udo Voigt (c), participa en una concentración del partido ante la editorial del periódico "Junge Welt", antiguo órgano de prensa de las Juventudes Soc

“Un gran hombre de Estado”. “Hitler consiguió algo fantástico, eliminó el paro en muy pocos años”. Estas expresiones pertenecen a Udo Voigt, el primer eurodiputado del partido de extrema derecha Nationaldemokratische Partei Deutschlands (Partido Nacionaldemocrático de Alemania) o NPD, conocido en todo el país por su proximidad a los planteamientos neonazis.

Voigt, de 62 años, es un veterano de la escena radical alemana. Su padre sirvió en las SA nazis, aunque para cuando el pequeño Udo nació, este ya se había convertido en conductor a las órdenes del ejército británico en la zona del río Rin. Esto, unido a su propia experiencia como militar durante los doce años que estuvo en la Luftwaffe (Fuerzas Aéreas), marcó su odio hacia las potencias occidentales. “Nosotros solo éramos sus esclavos”, según sus propias palabras.

La verdad es que apenas perdió el tiempo para afiliarse al NPD en 1968, cuando tan solo tenía 16 años. Por aquel momento el partido gozaba de gran apoyo popular, tanto que llegaron a lograr hasta 15 diputados en el parlamento del Estado de Baviera.

Bajo su mando, el NPD consiguió elaborar nuevas redes en los Estados Federales de la antigua República Democrática de Alemania, una zona donde el paro y los problemas económicos eran notables

En 1996 fue nombrado líder del partido, y en ese puesto se mantuvo durante 15 años, hasta el 2011. Bajo su mando, el NPD consiguió elaborar nuevas redes en los Estados Federales de la antigua República Democrática de Alemania, una zona donde el paro y los problemas económicos eran notables después de la absorción del antiguo país comunista por parte de la Alemania Federal. Según los expertos, uno de los principales objetivos era captar a jóvenes, y la principal manera de hacerlo era a través del deporte, creando infraestructuras deportivas. En la actualidad, dos de estos Estados, Sajonia y Mecklemburgo-Pomerania Occidental, son los únicos en los que el NPD tiene representación parlamentaria, 8 y 5 diputados, respectivamente.

A lo largo de este período, Udo Voigt protagonizó numerosos comentarios y campañas electorales que levantaron gran polvareda entre casi la totalidad de sectores sociales y políticos. Y también judiciales. En 1998 fue condenado a cuatro meses de prisión, suspendida posteriormente, por pedir a sus votantes durante un mitin que se involucraran en un “combate armado”. Su descripción de Hitler como “un gran hombre de Estado” le costó otra condena. Asimismo, en 2010 tuvo que pagar una multa de 1.000 euros por hacer apología de las SS en un discurso durante la celebración del 65º aniversario del fin del Nacional Socialismo.

Voigt también ha llegado a cuestionar el número de muertos del Holocausto y a reclamar los territorios perdidos por Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. Su última polémica fue el cartel electoral de 2011, en el que se le veía subido a una moto con el eslogan “Gas geben!”, que se puede traducir como “¡a todo gas!”, lo que muchos vieron como una referencia directa a los campos de exterminio nazis.

Apfel, el renegado que regenta un bar en Mallorca

La elección de Udo Voigt como eurodiputado llega cuando el NPD atraviesa uno de los peores momentos de su historia. Todos los expertos coinciden al señalar que sufren graves problemas de financiación. En las elecciones generales del pasado mes de septiembre el partido no consiguió representación parlamentaria, por lo que ha visto esfumarse la posibilidad de lograr financiación pública. El profesor de la Freie Universität de Berlín Markus Tiedemann, experto en formaciones políticas de extrema derecha, añade que muchos antiguos miembros ricos del partido han muerto y sus herederos no quieren seguir donando dinero.

La elección de Udo Voigt como eurodiputado llega cuando el NPD atraviesa uno de los peores momentos de su historia. Todos los expertos coinciden al señalar que sufren graves problemas de financiación

La delicada situación del NPD se ha visto incrementada por las luchas intestinas. El pasado mes de diciembre dimitió Holger Apfel, quien había sucedido a Voigt como número uno del partido. Su concepto de “radicalidad seria” con el que intentó sacar al partido del “nicho de la derecha” ni gustó al resto de responsables directivos, ni trajo resultados, así que Apfel abandonó su cargo y Alemania. Ahora regenta un bar en Mallorca junto a su mujer. El nuevo líder desde entonces es Udo Pastörs, representante de la vieja guardia más radical, que ha llegado a calificar a Alemania como “república de judíos”.

No obstante, la mayor amenaza del partido es la demanda que los 16 Estados Federados alemanes han presentado al Tribunal Constitucional exigiendo la ilegalización del partido, que en estos momentos se encuentran estudiando los magistrados de Karlsruhe. Es la segunda vez que se intenta poner fin al NPD a través de la justicia. Hace diez años se inició un proceso similar, pero la sentencia falló a favor de los radicales al asegurar que los servicios secretos alemanes estaban tan infiltrados en sus filas que era imposible diferenciar las actividades realizadas por los agentes a las originales de los miembros del partido.

Camino a Estrasburgo

Parecía que en 2011 la carrera política de Udo Voigt había llegado a su fin. Pero nada más lejos de la realidad. En 2013 reapareció con “las pilas cargadas” y un libro bajo el brazo. En “Der Deutschen Zwietracht mitten ins Herz” (La discordia alemana en el centro del corazón), recopila los recuerdos de su larga carrera en las filas del NPD. La presentación la realizó en un bar de Berlín famoso por ser el epicentro de la escena de la extrema derecha en la capital. Allí, el veterano político dejó claras sus intenciones de ser el candidato para las elecciones europeas.

Voigt sólo ha podido alcanzar el escaño de Estrasburgo después de que el Tribunal Constitucional declarara ilegal el umbral mínimo del 3% de los votos, que era necesario superar en Alemania para poder tener representación parlamentaria en la Eurocámara. Esto permitió que con tan solo el 1% de los votos, el NPD vaya a poder enviar un diputado. Aunque no sólo son ellos los que se han aprovechado de esta novedad en la ley electoral. Hasta siete partidos son los que van a tener un únicorepresentante en el Parlamento Europeo. Entre ellos se encuentran, por ejemplo, los Piratas y Die Partei (El Partido), una formación de carácter cómica nacida de la revista satírica Titanic.

En Estrasburgo, Voigt va a intentar pelear por la vuelta completa a la Europa de los Estados nación. Como bien se sabe, no será el único. El alemán mantiene buenas relaciones con los húngaros de Jobbik y los griegos de Amanecer Dorado. No obstante, todavía está por ver cómo evolucionan los contactos otras formaciones, en especial con el Front National de Marine Le Pen y el Ukip de Nigel Farage.

Udo Voigt ha intentado mantener y ampliar trato con diversos partidos afines a su ideología por toda Europa. También en España. De hecho, el 20 de noviembre de 2010 fueinvitado por Blas Piñar a los actos de la extrema derecha española e incluso llegó a dar un discurso en la Plaza de Oriente, frente al Palacio Real. Recientemente, Voigt homenajeó al antiguo líder de Alternativa Española en su página web personal con motivo de su muerte, y le definió como “amigo de los nacionalistas alemanes”.

Extrema derecha Elecciones europeas Hitler
El redactor recomienda