DISPAROS EN LA CIUDAD DE SLAVIANSK

Turchínov da de plazo hasta el lunes para que los prorrusos sublevados se rindan

El presidente interino de Ucrania da de plazo hasta mañana para que depongan las armas y abandonen los edificios institucionales que tienen bajo su control

El presidente interino de Ucrania,  Oleksander Turchínov, ha anunciado hace unas horas que da de plazo este lunes por la mañana, para que los activistas prorrusos sublevados en el este del país depongan las armas y abandonen los edificios institucionales que tienen bajo su control.

En un mensaje televisado, Turchínov ha prometido que no se perseguirá a quienes entreguen las armas "y no hayan disparado" contra los efectivos de seguridad ucranianos que iniciaron una operación antiterrorista en la ciudad de Slaviansk.

Sin embargo, y para desactivar la tensión en el este del país por la vía política, el presidente también ha ofrecido la posibilidad de incrementar las competencias y la autonomía de estas regiones, afines a Moscú en su mayoría, así como "la renovación de los Gobiernos locales".

Turchinov, que ha descrito a los asaltantes como "tropas terroristas coordinadas por la Federación Rusa", ha prometido responder con contundencia al enfrentamiento de esta mañana en el que un militar ucraniano, identificado por el presidente como el coronel Gennady Bilichenko, ha fallecido y otros cinco han resultado heridos.

Oleksandr Turchynov (izq.). (Reuters)
Oleksandr Turchynov (izq.). (Reuters)

El presidente Turchinov también ha hecho un llamamiento a la población del este del país para que "no se deje manipular" por quienes quieren empujar a Ucrania "a la guerra y al abismo del desastre económico", según la nota publicada en la página web oficial del Parlamento ucraniano.

"No permitiremos que Rusia repita el escenario de Crimea en las regiones orientales del país", ha asegurado Turchinov, en referencia a la anexión de la península ucraniana por parte de Moscú el mes pasado. El también presidente de la Rada Suprema (Parlamento) ha arremetido duramente contra Moscú, responsabilizándole del enfrentamiento de esta mañana en Slaviansk entre "criminales armados y entrenados por Rusia" y las fuerzas de seguridad, donde ha muerto un oficial de seguridad del Estado, al que ha identificado como Guennadi Bilichenko, y otros efectivos han resultado heridos.

"La sangre de los héroes de Ucrania ha sido derramada en la guerra que la Federación Rusa está librando contra Ucrania", ha defendido Turchinov. "El agresor no se ha detenido y sigue sembrando los disturbios en el este del país", ha denunciado.

Tensión desde primera hora

En la ciudad de Slaviansk ha comenzado esta mañana la anunciada “operación antiterrorista” ucraniana -con disparos por parte de los prorrusos, según el ministro de Interior, y al menos un muerto- para recuperar los edificios oficiales ocupados el sábado por rebeldes prorrusos: tres comisarías de policía, la alcaldía (cuya regidora no tardó en ponerse del lado rebelde) y la sede de los servicios secretos. Las milicias han erigido puestos de control hechos de neumáticos en la ruta de 110 kilómetros que va desde Donétsk a esta ciudad de casi 120.000 habitantes. Varios helicópteros sobrevuelan la zona y centenares de vecinos, según testigos, ocupan el puente de entrada en espera de los acontecimientos.

(Efe)
(Efe)

Además, manifestantes prorrusos tomaron el Ayuntamiento de la ciudad portuaria de Mariúpol, en Donétsk, tras un mitin en favor de la creación de la "república de Donetsk" que congregó a poco más de un millar de personas en el centro de esa ciudad, de casi medio millón de habitantes. Según el diario digital LB.ua, un grupo manifestantes enmascarados rompió los cristales del edificio, entró en su interior, retiró las banderas ucranianas e instaló banderas rojas y enseñas rojinegras de la región de Donétsk.

Por otro lado, un número indeterminado de personas resultaron heridas este domingo en la ciudad suroriental ucraniana de Járkov, en varios enfrentamientos después de dos manifestaciones. Según informan medios locales, los ucranianos defensores del Gobierno de Kiev celebraron una concentración con pancartas de "No al separatismo", mientras los prorrusos hacían lo propio en otra manifestación con lemas de "El fascismo no pasará". 

Cuando los activistas del Euromaidán (los partidarios del Gobierno central ucraniano) comenzaban a disolverse, varios cientos de jóvenes prorrusos les atacaron desde distintas direcciones. De acuerdo a testigos, un cordón policial trató de separar ambos grupos, pero los prorrusos lograron alcanzar a los ucranianos favorables a la unidad del país.

 

Ucrania Slaviansk

Actualmente, las milicias prorrusas desafían así a quienes ellos consideran una “junta” compuesta por fascistas. El Gobierno provisional de Kiev acusa a Rusia de estar detrás de dicha insurrección; varios analistas refrendan esta postura por tres motivos:

(a) La posición estratégica: Slaviansk está situada entre las principales ciudades del Este, Járkov y Donétsk, y Rusia, y su aeropuerto tiene capacidad operativa para un posible desembarco de tropas.

(b) Las armas: el ministro provisional del Interior, Arsen Avákov, aseguró que los subfusiles identificados en manos de los rebeldes, unos AK-100, son utilizados únicamente por el Ejército ruso.

(c) El ataque fue seguido de la toma de edificios en otras cuatro ciudades del Donbás (franja industrial que suma las regiones de Donétsk, Lugánsk y Dnipropetróvsk), incluido Donétsk, lo que hace pensar en una operación combinada.

Sin embargo, pese a estar armados con pistolas y subfusiles, los rebeldes ofrecían ayer un aspecto diferente a las tropas rusas desplegadas en Crimea hace más de un mes. En lugar de uniformidad y disciplina pétrea, resaltaban atuendos descuidados y diferentes versiones de pasamontañas, cascos y chalecos antibalas. La edad del grupo en la primera de las comisarías tomadas también variaba enormemente, desde señores de barba gris a jóvenes enmascarados que se habían unido a la revuelta.

Neumáticos, vigas y tablas

Las milicias de Slaviansk parecen ser una combinación de exBerkut (las fuerzas especiales ucranianas usadas en la represión del Maidán), vecinos armados y veteranos de las guerras soviéticas. Uno de ellos aseguraba a este diario que pertenecían a la Guardia Nacional del Donbás, una milicia prorrusa organizada para defenderse, en sus palabras, contra “los fascistas” que gobiernan desde Kiev. Este hombre corpulento de 50 años y veterano de Afganistán (uno de sus compañeros mostraba a las cámaras una condecoración recibida en Kandahar) hacía hincapié en el carácter ciudadano de la revuelta, señalando a los decenas de civiles que les animaban desde el otro lado de las barricadas.

Grupo de separatistas, en Slaviansk. (Reuters)
Grupo de separatistas, en Slaviansk. (Reuters)
Como ya es habitual, las empalizadas se montaron en apenas unas horas: centenares de neumáticos, vigas y escudos cortan la ciudad desde el puente de entrada hasta los edificios ocupados; junto a las comisarías, tablas con clavos de cinco centímetros impiden el paso de automóviles. Ayer los vecinos hacían pasar comida y packs de botellas de agua para los insurgentes. La heráldica ucraniana que coronaba el edificio había sido cegada con una manta marrón.

Banderas independentistas  

Donétsk ha amanecido este domingo con banderas de la República independiente cubriendo las vallas publicitarias del centro como recordatorio del avance prorruso en el Este de Ucrania, después de que los activistas tomasen ayer la sede local del Ministerio del Interior. Las fuerzas del Berkut, recuperando su antiguo uniforme azul y su boina roja, formaron frente al edificio ocupado el pasado domingo para declarar que no desalojarían a los activistas prorrusos. Aseguraron estar preparados para defender a los manifestantes de Donétsk de cualquier ataque, aunque dijeron que no dispararían primero.

La ofensiva prorrusa, de momento, también ha tomado edificios oficiales en las localidades de Druzhkovka, Krasnyi Liman, Krasnoarmeisk y Kramatrosk, donde ayer hubo intercambio de disparos. La agencia rusa Interfax acaba de anunciar la insurrección en Yenákievo, icono de la industria metalúrgica y patria chica del presidente depuesto, Víktor Yanukóvich.

Los manifestantes por la unidad de Ucrania también hicieron acto de presencia en el centro de Járkov y en Donétsk, donde cientos de personas, la mayoría jóvenes, marcharon por una calle céntrica en un acto organizado casi en secreto dadas las circunstancias. A media hora del comienzo, no tardaron en ser desbandados por la aparición de militantes prorrusos. Un testigo aseguraba a El Confidencial haber visto una pistola apuntar a varios manifestantes desde un coche. Muchos buscaron refugio en un centro comercial cercano, no demasiado lejos del edificio ocupado del Gobierno regional. 

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios