mALASIA: "ES UN MISTERIO SIN PRECEDENTES"

Identificado uno de los dos pasajeros con pasaporte falso del avión desaparecido

Los radares que rastreaban la señal del Boeing desaparecido este sábado señalan que podría haber tratado dar la vuelta cuando se dirigía hacia Pekín

Foto: Miembros de las Fuerzas Aéreas de Vietnam durante la operación de búsqueda (Reuters).
Miembros de las Fuerzas Aéreas de Vietnam durante la operación de búsqueda (Reuters).

No era malasio y tampoco tenía apariencia asiática. Las autoridades malasias han identificado a uno de los dos individuos que abordaron con pasaporte falso el avión que desapareció el pasado sábado cuando cubría un trayecto entre Kuala Lumpur y Pekín, aunque no han revelado su nacionalidad. "Puedo confirmar que no es un malasio, pero no puedo divulgar aún de qué país procedía", ha explicado el inspector general de la Policía malasia, Tan Sri Jalid Abu Bakar.

La identificación se ha podido realizar gracias a las grabaciones de las cámaras de seguridad, ha revelado el mando policial. Jalid ha sido interrogado sobre si el individuo procedía de la provincia china de Xinjiang, de mayoría uighur, lo que alimentaría la hipótesis de un atentado. "El hombre no era de Xinjiang, China", ha afirmado.

"No tenemos constancia de que ningún grupo armado chino haya reivindicado la responsabilidad de la desaparición del aparato", ha agregado Jalid, aunque ha reconocido que están estudiando todas las posibilidades. "Dejadnos investigar la cuestión minuciosamente", ha indicado, al tiempo que ha pedido que no se especule sobre lo ocurrido. Este mismo lunes las autoridades malasias han informado de que ninguno de los dos individuos que abordaron el avión de Malaysia Airlines con documentación falsa eran de apariencia asiática, según recoge la agencia de noticias china Xinhua.

Angustia entre las familias de los pasajeros del avión desaparecido

"Un misterio de la aviación sin precedentes"

"Un misterio de la aviación sin precedentes". Así ha definido un alto cargo del Gobierno malasio la desaparición del Boeing de Malaysia Airlines, del que todavía no hay rastro en el tercer día de búsqueda a gran escala por mar y aire. No hay ninguna pista sobre el aparato o sus 239 ocupantes. El responsable de la Autoridad de Aviación civil de Malasia, Azharuddin Abdul Rahman, asegura que no puede descartarse un secuestro, mientras los investigadores exploran todas las teorías sobre la desaparición del vuelo con destino Pekín.

"Desafortunadamente no hemos encontrado nada que parezcan ser objetos del avión, y mucho menos el aparato", ha dicho Abdul Rahman en rueda de prensa. "Hasta donde nos concierne, tenemos que encontrar el avión, tenemos que encontrar una pieza del avión si es posible".

Mientras decenas de barcos y aviones de siete países peinan los mares alrededor de Malasia y el sur de Vietnam, se multiplican los interrogantes sobre posibles fallos de seguridad o si una bomba o un secuestro pudo hacer caer el Boeing. Todas las pistas han resultado falsas. 

El "objeto amarillo" avistado en el mar del golfo de Tailandia por el operativo que busca el Boeing 777-200 de Malaysia Airlines es la funda mohosa de un carrete de cables, informa el medio vietnamita Thanh Nien. El helicóptero enviado a examinar el objeto lo ha recogido al suroeste de la isla de Tho Chu, donde se cree que pudo estrellarse el avión, para que los especialistas determinen si pertenece a la nave desaparecida o tiene otra procedencia. Por otro lado, los análisis de laboratorio han determinado que las muestras de carburante recogidas en el mar el domingo de dos grandes manchas no pertenecen tampoco al avión, sino a actividad naviera.

La sombra del terrorismo: "O explotó o cayó directo al mar"

El italiano Luigi Maraldi y el austríaco Christian Kozel estaban supuestamente en el vuelo que el pasado sábado partió de Kuala Lumpur con destino a Pekín. Sus nombres formaban parte de la lista de pasajeros que Malaysian Airlines dio a conocer tras perder de vista el avión en el Golfo de Tailandia en la madrugada del sábado. Ninguno de los dos, sin embargo, subió a bordo del vuelo MH370: el primero se encontraba de vacaciones en Tailandia, mientras que el segundo estaba en su casa de Austria.

La ausencia de estos dos europeos en el avión desaparecido en el sudeste asiático ha puesto sobre la mesa la posibilidad de que detrás de este misterioso accidente aéreo se esconda un ataque terrorista. Sus pasaportes, que habían sido robados en Tailandia durante los últimos dos años, fueron utilizados por otras dos personas para embarcar en el Boeing 700-222. Las autoridades malayas, que trabajan ya con el FBI y otras organizaciones antiterroristas, están revisando las cámaras de seguridad para obtener más información sobre esos dos pasajeros.

Si bien ninguna organización criminal ha reivindicado un ataque terrorista, los falsos documentos preocupan a los expertos encargados de la seguridad internacional. “Aunque todavía es demasiado pronto para especular sobre cualquier conexión entre estos pasaportes robados y el avión desaparecido, claramente es de gran preocupación que cualquier pasajero fuera capaz de embarcar en un vuelo internacional utilizando un pasaporte robado que aparece en las bases de datos de Interpol”, dijo en un comunicado Ronald Noble, secretario general de Interpol.

Malaysian Airlines

Los billetes de esos dos pasajeros fueron adquiridos al mismo tiempo en una agencia de viajes de la ciudad tailandesa de Pattaya. Comprados a la empresa china Southern Airlines, que operaba el vuelo en código compartido, el destino final de los dos viajeros después de hacer escala en Pekín era Amsterdam. Al no tener intención de quedarse en China, los pasajeros no necesitaban de visado de entrada en el país.

Las irregularidades a la hora de embarcar en el avión desaparecido parecen ir más allá de esos dos casos aislados. En una rueda de prensa celebrada el domingo, el ministro de defensa y transporte de Malasia, Hishamuddin Hussein, apuntó que se dudaba de la identidad de al menos otros dos pasajeros. Además, los medios de comunicación chinos han informado de que el número de pasaporte de otra de las personas a bordo no encaja con su nombre.

De haber impactado contra el agua, el sistema ELT se habría activado, lo que parece reforzar la idea de que el avión sufrió una explosión repentina en el aire

De las 239 personas que subieron al avión, 153 son de nacionalidad china. En Pekín, la posibilidad de un atentado terrorista se ha abierto paso debido a que el pasado sábado se produjo un ataque con cuchillos en la ciudad de Kunming, en el suroeste del país, donde fallecieron 29 personas y resultaron heridas 143. El Gobierno chino culpó del ataque a grupos terroristas de Xinjiang, una región china fronteriza con Kirguistán y Tajikistán, y los medios oficiales compararon esta masacre con el 11 de septiembre. Desde el 3 de marzo, se está celebrando en Pekín la reunión de la Asamblea Popular Nacional y la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, uno de los eventos políticos anuales más importantes del país.

Mientras 34 aviones y 40 barcos de seis países distintos continúan con la búsqueda más de 48 horas después, los expertos todavía no se explican qué puede haber fallado para que el avión desapareciera de los radares. No hay constancia de malas condiciones meteorólogicas, la compañía tenía una buena reputación en Asia y el avión no estaba ni despegando ni aterrizando, que es cuando se producen la mayoría de accidentes. El Boeing 777-200 se encontraba además a unos 10.000 metros de altura, por lo que el capitán debería haber contado con suficiente tiempo para pedir auxilio.

Avión malasio desparecido

“Hoy en día, tratándose de un Boeing 777, o se ha ido directo al agua o explotó en el aire”, explica a El Confidencial una fuente del sector de seguridad aérea en España. Este tipo de avión cuenta con el sistema ELT tribanda (Emergency Locator Transmiter), que en caso de producirse algún accidente o impacto envía automáticamente tres señales de localización del aparato. “Es raro que no haya señal de la ELT, perder un avión accidentado es complicado”, dice esta fuente. De haber impactado contra el agua, el sistema ELT se habría activado, lo que parece reforzar la idea de que el avión sufrió una explosión repentina en el aire.

Otras de las posibilidades que barajan las autoridades es que haya habido algún problema en los motore o alguna turbulencia extrema. El jefe investigador del caso ha manifestado que las autoridades vietnamitas no han confirmado la localización de restos del avión, tal y como se había especulado en las últimas horas. También se baraja un posible error humano. En el caso más parecido que se recuerda, el vuelo de Air France que se estrelló en 2009 en el Océano Atlántico, las cajas negras no se recuperaron hasta casi dos años después. Según la investigación final, el accidente se produjo por la combinación entre un fallo técnico en los sistemas de medición de velocidad y los errores cometidos por la tripulación.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios