solo berlusconi ganó dos veces en las urnas

Italia, la República ingobernable: veinte años, once gobiernos, cinco elecciones

El de Matteo Renzi es solo el último caso de una costumbre política italiana: cambiar de jefe del Ejecutivo pasando por encima de las urnas.

Foto: Enrico Letta ha presentado su dimisión este viernes. (Reuters)
Enrico Letta ha presentado su dimisión este viernes. (Reuters)

Cambiar para seguir siendo igual. Durante las últimas dos décadas -las de la llamada 'Segunda República'- Italia ha cambiado diez jefes de Gobierno. Matteo Renzi, exalcalde de Florencia, jurará la próxima semana el cargo de Primer Ministro. Sustituye a Enrico Letta, que se ha mantenido poco tiempo en un poder que machaca a casi todos los que lo alcanzan: el presidente del Ejecutivo cambia, de media, cada 798 días, dos años y dos meses. 

Muy diferente es la situación española, donde desde 1994 se han alternado en el poder cuatro presidentes, incluyendo a Felipe González. Pero eso no es porque la voluntad de cambio de los ciudadanos italianos sea más profunda. De los diez cambios de Gobierno, solo cinco pasaron por las urnas. Con el resultado de que solo tres de los nueve presidentes han tenido el aval directo del pueblo italiano. 

Allí, en las urnas, Silvio Berlusconi ha sabido imponerse más que nadie: hasta en dos ocasiones, 1994 (cuando su partido sumaba tres meses de vida) y 2001. Y es Il Cavaliere quien marcó el récord del Ejecutivo más largo de la etapa italiana post-Manos Limpias, la serie de investigaciones políticas que destaparon los primeros grandes escándalos de corrupción del Estado transalpino. Hoy inhabilitado, ha marcado una etapa de la historia política italiana.

Pero las alianzas con los partidos pequeños han sido siempre la clave que ha formado y destruido gobiernos. Le pasó a Berlusconi en 1994, debido a sus discrepancias con la Liga Norte, y a Romani Prodi a finales de los 90, cuando el Partido de Rifondazione Comunista le impidió obtener los necesarios apoyos. 

Este Parlamento fragmentado se deriva de una ley electoral que ha sido el gran reto de todos los que han gobernado hasta la fecha. La última norma que se aprobó se conoce, en la prensa y en la calle, como 'porcellum' ('cerdada'). No es casualidad que la gran promesa de Renzi sea, una vez llegado al Gobierno, aprobar una nueva ley. Siempre y cuando sus aliados -pequeños y grandes- se lo permitan. 

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios