El Gobierno de Ucrania dimite en pleno tras revocar las leyes antiprotesta
  1. Mundo
LA OPOSICIÓN: "ES UN PASO HACIA LA VICTORIA"

El Gobierno de Ucrania dimite en pleno tras revocar las leyes antiprotesta

Día de júbilo para la oposición ucraniana. El Parlamento acaba de anunciar que revoca las leyes que limitaban el derecho de manifestación

placeholder Foto: Un manifestante opositor se protege durante los disturbios en Kiev, la capital de Ucrania (Reuters).
Un manifestante opositor se protege durante los disturbios en Kiev, la capital de Ucrania (Reuters).

Día de júbilo para la oposición ucraniana. Poco después de que el Parlamento (Rada) anunciase que revoca las leyes que limitaban el derecho de manifestación, una de las condiciones que exigían los manifestantes para poner fin a sus protestas, el Gobierno dirigido por el primer ministro Nikolái Azárov ha dimitido en pleno. Azárov presentó su renuncia esta mañana en aras de facilitar la solución del conflicto que enfrenta desde noviembre a la oposición con las autoridades. El decreto, firmado por el presidente Viktor Yanukovich, señala que su abdicación "conlleva la dimisión de todo el gabinete de ministros de Ucrania". Al mismo tiempo, Yanukóvich encargó a Azárov y a los ministros de su Gobierno que ejerzan de manera interina las funciones ejecutivas hasta que se nombre un nuevo gabinete.

Mientras, en una concesión a los opositores para rebajar la tensión en las calles, una amplia mayoría de diputados ha votado a favor de revocar la norma que restringía derechos fundamentales como el de reunión y expresión, aprobada el 16 de enero de forma irregular (la votación se produjo con la tribuna de la Rada bloqueada por la oposición y sin mediar debate parlamentario). Dicho paquete de leyes fue la chispa que agravó los violentos enfrentamientos en el centro de Kiev.

Otra exigencia que los opositores pusieron sobre la mesa durante sus negociaciones con el presidente Yanukóvich es la aprobación de una amplia amnistía, que será debatida hoy mismo por los diputados y que dejaría en libertad a casi todos los manifestantes detenidos durante las multitudinarias protestas.

La ministra de Justicia afirma que las autoridades están dispuestas a firmar una ley de amnistía de la que se beneficiarían todos los detenidos en las protestas, pero sólo entrará en vigor si los manifestantes desalojan los edificios institucionales

Asediado por los disturbios que se extienden por el país, el presidente de Ucrania, Viktor Yanukovich, ha sacrificado a Azarov para facilitar la salida a la grave crisis que padece la antigua república soviética desde hace más de dos meses. Una renuncia que el líder opositor Vitaly Klichko ha descrito como "un paso hacia la victoria". "Durante meses hemos dicho que lo que está sucediendo en las calles era el resultado de las políticas del actual Gobierno. Esto no es una victoria pero sí un paso hacia la victoria", dijo el líder de la formación opositora UDAR.

Azarov ha presentado su dimisión tras haber solicitado su renuncia personalmente a Yanukovich, “por el bien de Ucrania para poder encontrar una solución pacífica” a la situación. Su marcha era una de las exigencias de los opositores, junto a la retirada de las leyes que restringen el derecho de manifestación y la amnistía para los manifestantes detenidos.

En su carta de renuncia, difundida el mismo día en que el Parlamento discutía en una sesión extraordinaria la derogación de las leyes antiprotesta de Yanukovich, Azarov señala que dimite "para crear posibilidades adicionales de alcanzar un acuerdo político y social y en aras de un arreglo pacífico" del conflicto, que enfrenta desde hace dos meses a la oposición con las autoridades por el rechazo del Gobierno a firmar un acuerdo de Asociación con la Unión Europea.

El ya ex primer ministro ha subrayado que el Gobierno ucraniano ha hecho "todo" lo que estaba en su mano para conseguir una solución "pacífica" a la crisis que sufre Ucrania. "Estamos haciendo todo lo posible para impedir el derramamiento de sangre, una escalada de la violencia y las violaciones de Derechos Humanos", ha asegurado sobre el conflicto que mantiene a decenas de miles de manifestantes en las calles. "El Gobierno ha garantizado el funcionamiento de la economía y del sistema de seguridad social en condiciones extremas", agrega.

Tras una noche tranquila en la capital ucraniana, los manifestantes y la policía antidisturbios mantienen su posiciones en el centro de Kiev, convertido en un complejo sistema de barricadas desde el pasado día 19, cuando estallaron los violentos disturbios que se han cobrado seis muertos, según la oposición, y centenares de heridos.

Leyes que sigan los estándares europeos

Los diputados de la Rada han debatido el acuerdo alcanzado ayer entre el presidente Yanukóvich y los líderes de la oposición para derogar las polémicas leyes contra los derechos cívicos que provocaron el estallido de la violencia en la capital. Los líderes opositores demandaban la derogación de todas las leyes que coartan las libertades de expresión y de reunión, y que, en su opinión y en la de la Unión Europea, convertían a Ucrania en un estado policial. Esas leyes serán redactadas de nuevo y conjuntamente por las autoridades y la oposición con el fin de que respondan a los estándares europeos.

La ministra de Justicia, Yelena Lukash, informó de que las autoridades están dispuestas a firmar una ley de amnistía de la que se beneficiarían todos los detenidos en las protestas, pero sólo entrará en vigor si los manifestantes desalojan los edificios institucionales. En caso contrario, aquellos que hayan infringido la ley no serán amnistiados. En la reunión de ayer, Yanukóvich y los líderes de la oposición abordaron también la reforma de la Constitución para limitar los poderes del presidente en favor del Parlamento. "Las negociaciones proseguirán", declaró Lukash referirse a la posible modificación de la Constitución.

Protestas en Kiev (Efe)Asthon adelanta a hoy su visita a Kiev

Mientras, la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, ha manifestado su "profunda preocupación por la situación en Ucrania" y ha confirmado que viajará este martes por la tarde a Kiev, adelantando su visita al país, prevista inicialmente este jueves y viernes. "La violencia tiene que parar y ambos lados necesitan reducir las tensiones. Estoy alarmada por las informaciones de que el Gobierno está planeando declarar el estado de emergencia. Esto sólo alentará una espiral negativa mayor en Ucrania que no beneficiará a nadie", ha avisado Ashton el lunes en un comunicado.

Ashton ha dejado claro que "la única solución a la crisis es una política" y ha instado también a los líderes de la oposición a "disociarse de aquellos que recurren a la violencia". "Lo que se necesita urgentemente es un diálogo genuino para construir un nuevo consenso sobre la vía adelante", ha incidido la jefa de la diplomacia europea, que ha avanzado que espera que "el Parlamento ucraniano fijará un camino claro en la sesión de mañana (por este martes) hacia una solución política" y que "debe incluir revocar el paquete de legislaciones aprobadas el 16 de enero" que restringen el derecho de protesta.

Ashton ha insistido en que "la UE seguirá plenamente implicada en la búsqueda de una vía para salir de la crisis" y ha avanzado que viajará a Kiev este martes por la tarde a Kiev tras la visita de hoy del comisario de Ampliación, Stefan Füle, al país para tratar de animar a las partes a encontrar una solución.

Disturbios Unión Europea Ucrania
El redactor recomienda