Estados Unidos es más abortista que España
  1. Mundo
FRACASA LA OFENSIVA DE ASOCIACIONES PRO-VIDA

Estados Unidos es más abortista que España

EEUU es un país abortista. Al año se realizan un millón de interrupciones voluntarias del embarazo. Es legal desde 1973 y la mayoría sigue apoyándolo

placeholder Foto: Una marcha del grupo anti-abortista Life Funds en Washington (Reuters).
Una marcha del grupo anti-abortista Life Funds en Washington (Reuters).

Cuando Apple lanzó su nuevo teléfono 4S en 2011, este llevaba incorporado un sistema de reconocimiento de voz, Siri. Uno podía preguntarle a su móvil dónde encontrar una farmacia, o por el hospital más cercano. Pero ante la cuestión “Siri, ¿dónde puedo abortar?”, el sistema respondía: “Lo siento, no puedo encontrar ninguna clínica abortiva”, aunque hubiera una a la vuelta de la esquina. La anécdota sería irrelevante si no fuera por lo rápido que la empresa tuvo que disculparse. “No se trata de una omisión intencionada”, aseguró en un comunicado, prometiendo mejorar la aplicación.

Estados Unidos es un país abortista. Cada año se realizan casi un millón de interrupciones voluntarias del embarazo, según el Centro para la Prevención y Control de la Enfermedad (CDC, en sus siglas en inglés). Es legal desde 1973. El Tribunal Constitucional consideró que los estados prohibicionistas, 30 por aquella época, violaban el derecho a la privacidad y a la libertad de las mujeres, consagrado en la Constitución. En la archiconocida decisión del caso Roe vs. Wade, siete de los nueve jueces aseguraron que la decisión correspondía a la madre.

EEUU es un país abortista. Cada año se realizan casi un millón de interrupciones voluntarias del embarazo. Es legal desde 1973. El Tribunal Constitucional consideró que los estados prohibicionistas, 30 por aquella época, violaban el derecho a la libertad de las mujeres

El Estado sólo tenía derecho a legislar para defender los intereses del feto a partir del segundo trimestre, y siempre sin imponer “cargas inapropiadas”. El criterio del trimestre se cambiaría años más tarde (1992, Planned Parenthood vs Casey) por el de la viabilidad del feto, que los jueces definieron como “el momento en que pudiera vivir por sí mismo fuera del útero, usualmente alrededor de los siete meses, pero que puede ocurrir mucho antes, a las 24 semanas”.

Aborto legal en la mayoría de los casos

Ahora, cuando se cumplen 40 años de aquella ley, el país sigue siendo mayoritariamente favorable a que sea la mujer la que elija (pro-choice). El 54% considera que el aborto debe ser legal en todos o en la mayoría de los casos, y un 70% está en contra de que se anule Roe vs. Wade, todo según la última encuesta del diario conservador The Wall Street Journal y la NBC, codirigida por un demócrata y un republicano.

Desde la ola conservadora que retomó importantes gobernaciones y parte del Congreso en 2010, los antiabortistas han lanzado 70 leyes en distintos estados para dificultar el acceso al aborto, que consideran un crimen. Son más leyes en tres años que todas las promulgadas en la década anterior. En nueve estados se prohíbe dicha práctica ya a partir de esa semana número 20. Es el caso de Nebraska, cuyo Congreso ha legislado en oposición al Supremo, aplicando el criterio de que a partir de esa semana el feto puede sentir dolor.

placeholder Manifestación de defensores del aborto celebrada en Austin, Texas (Reuters).

En Oklahoma se exige a las mujeres que deseen abortar que se sometan a una ecografía vaginal, miren al monitor y escuchen el latido del corazón del nasciturus y una descripción detallada de sus órganos. Muchas de estas nuevas legislaciones están siendo llevadas a los tribunales. Otras ya han sido tumbadas por tribunales federales, como las leyes de Arkansas y Dakota del Norte, que trataron de prohibir el aborto una vez que se detectara el latido del corazón.

La estrategia de los grupos antiabortistas o provida es la de retar en los tribunales las leyes, o promover otras restrictivas, para que lleguen al Tribunal Supremo. Se trata de buscar la posibilidad de que se revise Roe vs. Wade, ahora que su composición es de mayoría conservadora, según explica a El Confidencial Joseph Scheibler, director nacional del grupo antiabortista Liga para la Acción por la Vida (Pro-life Action League).

“No habrá un retroceso en todo EEUU”

EEUU resulta mucho más permisivo con el aborto que España, incluso si se compara con la ley de Zapatero de 2010. En esencia, tienen un sistema de plazos, pero mucho más largos: en Estados Unidos lo más habitual es el aborto libre hasta la semana 20 o 24

Las posibilidades de una derogación total son pocas, pero podrían realizarse cambios importantes. “Roe vs. Wade se ha recortado algo por decisiones posteriores del Tribunal Supremo”, explica a este diario Suzanne B. Goldberg, codirectora del Centro sobre la Legislación Sexual y de Género de la Universidad de Columbia. “Pero no ha sido derogada. Los esfuerzos para anularla continuarán, pero no creo que el derecho al aborto sufra un retroceso en todo Estados Unidos”.

EEUU resulta mucho más permisivo con el aborto que España, incluso si se compara con la ley de José Luis Rodríguez Zapatero de 2010. En esencia, tienen un sistema de plazos, como la ley de española de 2010, pero mucho más largos: mientras que en la vigente en España se despenaliza hasta la semana 14, en Estados Unidos lo más habitual es el aborto libre hasta la semana 20 o 24. En Iowa, Virginia o Carolina del Sur, por ejemplo, está permitido hasta el tercer trimestre y prohibido salvo en casos de riesgo para la vida y la salud de la madre a partir de entonces.

En Nueva York, Richmond, Maryland o Florida, es legal y libre hasta la semana 24, y prohibido después salvo en caso de peligro para la madre. Los estados que más pronto comienzan a vedar el aborto lo hacen a partir de la semana número 20, como Texas, Arizona, Alabama, Indiana o Kansas, entre otros, aunque muchos hacen excepciones en caso de violación o incesto.

placeholder Un grupo de estadounidenses contrarios al aborto marchan en San Francisco (Reuters).

“Nos quedamos de piedra con España en 2010”

“Nos quedamos de piedra cuando España, un país católico, legalizó el aborto en 2010, pero ahora nos alegramos de la ley propuesta para prohibirlo porque se trata de un asesinato”, asegura Scheibler. Su organización es una de las decenas de asociaciones antiabortistas del país. Tienen más presencia en el sur que en el noreste, entre los republicanos que entre los demócratas, o entre los conservadores religiosos. “Los estados más provida son los estados del Sur, Mississippi, Alabama o Arkansas, con leyes bastante restrictivas”, asegura a El Confidencial. “La situación es terrible en Illinois, donde tienen aborto a la carta, o en California y Nueva York. Texas es bastante liberal, pero están peleando bastante”.

Cuando se cumplen 40 años de aquella ley, el país sigue siendo mayoritariamente favorable a que sea la mujer la que elija. El 54% considera que el aborto debe ser legal en todos o en la mayoría de los casos

La pelea a la que se refiere Scheibler en Texas es una de las más calientes en estos momentos. Allí se exige a los médicos que realicen abortos el tener una licencia hospitalaria. Los grupos proaborto aseguran que esto provoca la falta de acceso a clínicas abortivas a un tercio de las mujeres de Texas. Así lo asegura a El Confidencial una de las organizaciones en el epicentro del debate, la Federación Estadounidense de Planificación Familiar (Planned Parenthood Federation of America, PPFA). Es una ONG de reproducción sexual y servicios para madres y niños. Tiene toda una división dedicada a ejercer presión para conseguir más legislación que permita elegir a la madre. Apuntan que supone una “carga inapropiada” para la mujer y no reporta ningún beneficio médico. Estos días, la ley está revisándose en los tribunales.

2014 es año electoral. Se eligen más de 468 asientos del Congreso, 38 Gobiernos locales y estatales, y 46 legislaturas estatales. “El panorama de la legislación del aborto cambiará, dependiendo de si los electores apoyan a más o menos congresistas que estén sugiriendo medidas más restrictivas”, opina Suzanne B. Goldberg. Los grupos antiabortistas tratarán de consolidar sus posiciones en docenas de estados, para luego promover que el Senado apruebe una ley de la Cámara de Representantes que prohíba el aborto en todo el país a partir de la semana número 20. Estados Unidos también está en plena batalla por el aborto, pero se pelea por cambios mínimos si se compara con la propuesta de ley española.

Aborto España José Luis Rodríguez Zapatero Tribunal Constitucional Leyes Estados Unidos (EEUU)
El redactor recomienda