Ucrania lanza al asalto a la policía para despejar Kiev de manifestantes
  1. Mundo
MANO DURA MIENTRAS ABRE UNA puerta AL DIÁLOGO

Ucrania lanza al asalto a la policía para despejar Kiev de manifestantes

Mano dura mientras se abre una ventana al diálogo. El presidente de Ucrania, Víctor Yanukóvich, lanzó ayer una ofensiva policial contra los manifestantes

placeholder Foto: Agentes ante las protestas de la oposición en Kiev (Efe).
Agentes ante las protestas de la oposición en Kiev (Efe).

Mano dura mientras se abre una ventana al diálogo. El presidente de Ucrania, Víctor Yanukóvich, lanzó ayer una ofensiva policial contra los manifestantes que bloqueaban edificios públicos en la capital, Kiev, al tiempo que abrió una ventana al diálogo con la oposición y a la mediación de la diplomacia europea en una crisis que gana en gravedad cada jornada.

Yanukóvich dio este lunes una de cal, al aprobar la celebración de una mesa redonda nacional entre Gobierno y oposición para encontrar una "solución de compromiso" tras 20 días de masivas protestas antigubernamentales, y una de arena, ya que los efectivos antidisturbios y las tropas del Ministerio del Interior desbloquearon por la fuerza las sedes del Gobierno y de la Administración Presidencial, que permanecían acordonadas por centenares de opositores.

La oposición demandó el fin de semana como condición para el diálogo la dimisión del Gobierno, la liberación de los manifestantes detenidos y el castigo de los que ordenaron la represión violenta

Este lunes se cumplía el plazo que la Policía de la capital había dado a los manifestantes para desalojar el Ayuntamiento y desbloquear el Gobierno, la Administración Presidencial y la Rada Suprema (Legislativo). Por ello, miles de efectivos de la Policía y de antidisturbios fueron desplegados por la mañana en lugares estratégicos de la capital y, tras varias horas de tensión, procedieron a dispersar a los manifestantes que se concentraban en las calzadas e impedían el tráfico en las arterias más importantes de Kiev. Primero le tocó el turno al Gobierno y después a la sede de la Presidencia, tras lo cual efectivos de Interior también comenzaron a retirar las barricadas y tiendas de campaña levantadas por los opositores en todo el centro de Kiev.

Aunque la policía dispersó sin contemplaciones las concentraciones de opositores, no se produjeron enfrentamientos violentos entre antidisturbios y manifestantes, como sí ocurrió el pasado 1 de diciembre. Antes de la ofensiva, el presidente Yanukóvich se reunió ayer con los responsables de las fuerzas de seguridad y abordó el "retorno de la situación a su cauce constitucional", lo que presuponía la posibilidad de desalojar los edificios estatales y las plazas ocupadas por los manifestantes desde hace más de una semana.

En la reunión participaron, entre otros, el ministro del Interior, el fiscal general, el jefe de la guardia fronteriza y el primer ministro, Nikolái Azárov, quien canceló la reunión semanal del gabinete de ministros.

placeholder Protestas de la oposición en Kiev (Efe).

En cuanto a la mesa redonda nacional, la propuesta pertenece al primer jefe de Estado de la Ucraniaindependiente, Leonid Kravchuk, de quien también partió la iniciativa de celebrar una reunión entre los cuatro presidentes para abordar la situación en el país que tendrá lugar estemartes.Recientemente, los tres anteriores presidentes, Kravchuk, Leonid Kuchma y Víctor Yúschenko, expresaron en una carta abierta su apoyo a las protestas populares, cuyo detonante fue la renuncia de Kiev a firmar un Acuerdo de Asociación con la Unión Europea (UE).

El líder parlamentario del principal partido opositor, Batkivschina (Patria), criticó la oferta de diálogo por coincidir con la movilización de miles de efectivos antidisturbios y del Ministerio del Interior. “Una mesa redonda no cabe en una celda cuadrada. Así nos invitan a una mesa redonda. Han venido varios miles de (efectivos del destacamento especial antidisturbios) Berkut y fuerzas del Interior, y nos llaman para declarar ante la Fiscalía”, dijo.La oposición demandó el fin de semana como condición para el diálogo la dimisión del Gobierno, la liberación de los manifestantes detenidos y el castigo de los que ordenaron la represión violenta de las manifestaciones pacíficas.

Ya no hay control sobre los manifestantes

Los líderes opositores ya no controlan a sus huestes, a medida que la revuelta popular contra Víctor Yanukóvich va ganando adeptos. La tensión va en aumento ya ha provocado conversaciones directas entre José Manuel Durao Barroso, presidente de la Comisión Europea,Ban Ki-Moon, secretario general de la ONU, y el presidente de Ucrania.

Mano dura mientras se abre una ventana al diálogo. El presidente de Ucrania, Víctor Yanukóvich, lanzó ayer una ofensiva policial contra los manifestantes que bloqueaban edificios públicos en la capital, Kiev, al tiempo que abrió una ventana al diálogo con la oposición

La jefa de la diplomacia europea, Catherine Asthon, viajará esta semana a Ucrania para ayudar “a buscar un camino de salida a la crisis política”, lo que podría terminar siendo la primera intervención internacional de nivel en una crisis que se agrava día tras día. En la batalla de la influencia entre la UE y Rusia por controlar el este del Viejo Continente, el expresidente de Georgia, Mijail Saakasshvili, echó leña al fuego al instar a los países postsoviéticos a unir sus fuerzas para evitar que Vladimir Putin reconstruya el imperio soviético. No fue el único: el exjefe de Gobierno de Moldavia, Vlad Filat, y varios eurodiputados del Partido Popular europeo subieron a la tribuna la noche del sábado para animar a los manifestantes.

Hasta 500.000 personas, según los organizadores de las protestas (100.000 según el Ministerio del Interior), recorrieron este domingo las calles de Kiev, bloqueando el centro de la ciudad y el acceso a las instituciones. La estatua de Lenin ubicada en el cruce entre el bulevar Shevchenko y la avenida Jreschatyk fue derribada por unos jóvenes con sogas y cuerdas, en lo que se convirtió en la imagen del día y sin que las fuerzas de intervención especial desplegadas en las inmediaciones hiciesen nada por impedirlo. Los manifestantes desbordaron las calles del centro de la capital para exigir la dimisión inmediata de Ejecutivo de Nikolái Azárov y la convocatoria de elecciones anticipadas, tanto parlamentarias como presidenciales.

Ucrania Vladimir Putin Noticias de Rusia Unión Europea Crisis
El redactor recomienda