La OTAN avisa a Moscú: Ucrania "es libre para escoger su camino"
  1. Mundo
EL GOBIERNO TUMBA LA MOCIÓN DE CENSURA

La OTAN avisa a Moscú: Ucrania "es libre para escoger su camino"

Ucrania ha asegurado que la UE está dispuesta a valorar una compensación financiera a Kiev a cambio de la firma del acuerdo de integración y comercio

placeholder Foto: Protestas de la oposición ucraniana en la plaza de la Independencia de Kiev (Efe).
Protestas de la oposición ucraniana en la plaza de la Independencia de Kiev (Efe).

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, ha defendido el objetivo de los aliados de lograr "una Europa unida, libre y en paz y que comparta valores comunes" y ha avisado a Rusia de que "cada país tiene derecho soberano de escoger su propio camino y sus propias afiliaciones", refiriéndose a Ucrania, donde miles de opositores llevan díasprotestando contra la decisión del Gobierno de suspender un acuerdo de asociación y libre comercio con la UE, en gran medidapor las presiones de Rusia para que no firmara el pacto.

"La posición de la OTAN es muy clara. Cada país tiene derecho soberano de elegir su camino y sus propias afiliaciones. Nuestro objetivo es una Europa unida, libre y en paz y que comparta valores comunes", ha subrayado el danés en declaraciones a la prensa a su llegada a la reunión de los ministros de Exteriores de la OTAN, en la que Ucrania a priori no formaba parte de la agenda.

"Respetamos plenamente la decisión de Ucrania sobre su afiliación a la Alianza y a qué organización quieren pertenecer y con la que quieren cooperar. Espero que tales procesos de toma de decisión sean verdaderamente democráticos", ha subrayado el danés. Ucrania ya rechazó hace meses entrar en la OTAN, aunque ha apostado por reforzar su cooperación con la organización de defensa y ha aspirado a acercarse a la UE.

¿Compensación económica a cambio del pacto?

El Gobierno ucraniano ha superado este martes sin problemas la moción de censura que había presentado en su contra la oposición en la Rada Suprema porsu decisión de suspender la firma de un acuerdo comercial con la UE, que ha desencadenado multitudinarias manifestaciones de protesta en la última semana.Según informa el diario 'Kyiv Post', sólo 186 diputados votaron a favor de la moción de censura, frente a los 226 necesarios para que ésta saliera adelante, mientras que tres votaron en contra y el resto se abstuvo. De acuerdo con la agencia UNIAN, un parlamentario del Partido de las Regiones, al que pertenece el presidente del país, Viktor Yanukovich, ha votado a favor de la moción de censura.

Por otra parte, el primer ministro, Mikola Azarov, ha señalado que la UE está dispuesta a valorar una compensación financiera a Kiev a cambio de la firma del acuerdo. "Ayer, en mi presencia, el presidente de Ucrania tuvo una larga conversación telefónica con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.Hemos acordado que seguiremos con las conversaciones sobre las condiciones para un acuerdo de integración y una zona de libre comercio. Tanto la Comisión Europea como la UE están dispuestos a considerar la cuestión de una compensación financiera a Ucrania", ha precisado.

La intervención de Azarov ha sido interrumpida en varios momentos por gritos de "dimisión" por parte de los diputados de la oposición, a los que el primer ministro ha instado a que pongan fin al bloqueo de la sede del Gobierno. "Seréis responsables de esto", ha subrayado, después de que ayer denunciara que la oposición planeaba tomar el Parlamento.

La moción de censura había sido presentada este lunes ante la Rada por los líderes opositores Arseny Yatsenyuk, del partido Patria de la ex primera ministra Yulia Timoshenko; el excampeón mundial de boxeo Vitaly Klitschko, de Golpe, y Oleg Tiagnibok, del partido Libertad, bajo el argumento de que el Ejecutivo ha "traicionado al pueblo" al no firmar el acuerdo con la UE.

Protestas en la capital de Ucrania, Kiev (Efe).

Kiev mitiga su rechazo a la UE

En medio de una tensión creciente y con la sede del Gobierno bloqueada por los manifestantes, el presidente de Ucrania, Viktor Yanukovich, acordó ayer con el máximo responsable de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, una reunión entre Bruselas y Kiev para negociar los acuerdos bilaterales de asociación y libre comercio, cuyos preparativos para la firma suspendió Yanukovich tras ser persuadido por la presión de Rusia, que pretende que el país se incorpore a la Unión Aduanera.

Fue el propio Yanukovich quien telefoneó a Barroso para pedirle que la CE reciba a una delegación ucraniana para discutir “algunos aspectos del acuerdo”. Y, aunque la Comisión está dispuesta a discutir puntos de la aplicación de acuerdos ya rubricados, Barroso también advirtió que no renegociará sus términos. El movimiento de Yanukovich precedió ayer a unas declaraciones nada tranquilizadoras del primer ministro Nikolái Azárov, quien reconoció que la situación en la capital está “fuera de control”.

“El Gobierno tiene información de que se está preparando el asalto al edificio del Parlamento. Los líderes opositores dirigen a la gente a asaltar los edificios oficiales, a bloquear el trabajo de las instituciones. (…) Esto tiene todos los signos de un golpe de Estado. Esto es muy grave”, dijo Azárov durante una reunión que mantuvo ayer en la capital con los embajadores de la UE, EEUU y Canadá. El dirigente se refería a los incidentes ocurridos este domingo cuando grupos de descontrolados intentaron tomar el complejo presidencial, mientras otros radicales ocupaban el Ayuntamiento de Kiev y la sede de los sindicatos.

Alrededor de un millar de opositores bloquearon este lunes con autobuses el acceso a la sede del Gobierno en la capital, un nuevo paso en la escalada de protestas contra la decisión del Ejecutivo de dar marcha atrás en la firma de un acuerdo de asociación política e integración económica en la Unión Europea. En respuesta al llamamiento de los líderes de la oposición para iniciar una huelga general, los manifestantes centraron sus acciones en el edificio del Gobierno más importante de Kiev, después de que la capital acogiese el domingo la mayor marcha contra el Gobierno desde la Revolución Naranja, con unos 350.000 participantes y que degeneró en enfrentamientos con agentes antidisturbios que se saldaron con 120 policías y 110 manifestantes heridos.

No hay vuelta atrás, hemos alcanzado un punto de no retorno”, dijo un ucraniano, Sergey Vysotsky, a la cadena CNN. “Ahora el futuro está en manos de esta gente (los manifestantes)”. Los líderes opositores reclaman la renuncia del presidente del país por su giro radical en la política con respecto a la Unión Europea, tras haber rechazado la semana pasada firmar unos acuerdos de asociación para, en cambio, negociar con Rusia.

Manifestación a favor de la integración de Ucrania en la UE (Efe).

Aunque a primera hora de la mañana de los manifestantes bloquearon todos los accesos a la sede del Gobierno ucraniano, por lo que los funcionarios no pudieron llegar a sus oficinas, por la noche la situación en el lugar era de calma. Los opositores levantaron el piquete en torno al edificio del Gobierno y apenas medio centenar de activistas mantuvieron sus posiciones. Asimismo, en un intento por apaciguar los ánimos, el jefe de la Policía de Kiev, Valeri Koriak, fue despedido ayer por el violento desalojo de los manifestantes acampados en la plaza de la Independencia la madrugada del sábado.

La puerta sigue abierta para Ucrania

Tres días más tarde de la cumbre en Vilna entre la UE y los países exsoviéticos (Armenia, Azerbaiyán, Georgia, Bielorrusia, Moldavia y Ucrania, con los que Bruselas impulsó en 2009 la llamada Asociación Oriental para fortalecer los lazos políticos y económicos por otra vía que la adhesión al bloque), en la que Kiev rechazó firmar un acuerdo negociado con Bruselas, y tras la violenta represión de las protestas proeuropeas en la capital de Ucrania, la UE asegura que mantiene su mano tendida al país.

La Unión Europea dejó ayer claro que mantiene sobre la mesa la oferta a Ucrania para firmar un acuerdo de asociación que estreche sus relaciones y facilite sus intercambios comerciales, siempre que Kiev cumpla las condiciones del pacto, que permanecen invariables.

“Seguimos defendiendo principios básicos como la libertad de asamblea, de expresión, el derecho a tener unos medios de comunicación abiertos”, insistió Maja Kocijancic, portavoz de la jefa de la diplomacia europea, Catherine Asthon. “También hemos dicho que las protestas tienen que ser pacíficas y que ambas partes (autoridades y manifestantes) deben mostrar contención. La violencia es completamente inaceptable”, añadió.

Tensión en Kiev tras el bloqueo de un edificio gubernamental (Efe).
Preguntada por la posibilidad de imponer sanciones a Kiev por la violencia contra manifestantes, aseguró que “no es algo que se discuta en estos momentos”. No obstante, dejó claro que, “mientras tanto, hay preocupaciones sobre las manifestaciones y cómo fueron manejadas”.

Acerca del supuesto interés de Rusia en que Ucrania no firme un acuerdo de asociación y libre comercio con la Unión Europea y que permanezca bajo su ámbito de influencia, Ahrenkilde señaló: “No necesitamos luz verde porque es algo entre la UE y Ucrania, a la que consideramos un país soberano”. “Este es un acuerdo para algo, para la democracia, la prosperidad, la estabilidad, no es contra alguien”, matizó.

Putin: “No es una revolución, es un pogromo”

Mientras, el presidente ruso Vladimir Putin añadió más leña al fuego al comentar ayer que las multitudinarias manifestaciones de la oposición para exigir la dimisión del presidente Yanukóvich no son una revolución, sino un pogromo.El mandatario sostiene que las acciones de protesta “tienen poco que ver con las relaciones entre Ucrania y la UE”, y obedecen a intereses de quienes “quieren agitar los procesos políticos internos”. “Se trata de una acción bien planeada de antemano”, que se había preparado con vistas a las elecciones presidenciales de 2015, dijo Putin en una rueda de prensa celebrada en Ereván al término de una reunión con su homólogo armenio, Serge Sargsián.

Dos días antes de la cumbre en Vilna, cuando Yanukóvich ya había anunciado que no firmaría el Acuerdo de Asociación con los Veintiocho, Rusia acusó a la Unión Europea de instigar las protestas opositoras en Ucrania, que ya habían empezado, aunque en menor grado que las actuales.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Unión Europea Noticias de Rusia Vladimir Putin Ucrania Bruselas Comisión Europea
El redactor recomienda