APUNTA A UNA "INFECCIÓN GENERALIZADA"

La Justicia francesa descarta que Yaser Arafat fuese envenenado

Los resultados de una investigación encargada por la Justicia francesa sobre la muerte del histórico líder palestino excluyen que este muriera envenenado

Foto: Palestinos sostienen carteles con la imagen de Arafat en el aniversario de su muerte (Reuters).
Palestinos sostienen carteles con la imagen de Arafat en el aniversario de su muerte (Reuters).

Los resultados de una investigación encargada por la Justicia francesa sobre la muerte del líder palestino Yaser Arafat en 2004 excluyen que este muriera envenenado, informó este martes en exclusiva la emisora France Inter. El análisis, realizado tras la investigación abierta por la Fiscalía de Nanterre sobre las sospechas de envenenamiento, apunta a que Arafat murió como resultado de "una infección generalizada".

Israel dijo hoy "no estar sorprendido" por los resultados de la investigación francesa. "No nos sorprende para nada", dijo el portavoz del Ministerio israelí de Exteriores, Igal Palmor, quien calificó el resultado de "lógico" y agregó que "este debe ser el punto y final al asunto". Mientras, el presidente de la comisión palestina que investiga la muerte de Arafat, Taufik Tirawi, puso en duda que el histórico dirigente falleciera por una "infección generalizada". "Si eso es cierto por qué los expertos franceses no lo dijeron claramente hace nueve años", se preguntó Tirawi.

Los rumores del supuesto envenenamiento existían desde que el líder palestino abandonara Cisjordania con dirección al hospital parisino, y la investigación de Al Jazeera no hizo sino reabrir las sospechasOtra investigación científica realizada en Suiza de los restos del histórico dirigente estableció, a comienzos del pasado mes de noviembre, como la opción "más coherente" que muriera por envenenamiento, aunque no ofreció resultados concluyentes. Esos análisis suizos establecieron que se encontraron altos niveles de polonio en las costillas y la pelvis de Arafat, así como en la tierra sobre la que se colocó su cadáver.

Arafat comenzó a sufrir síntomas de un trastorno gastrointestinal el 12 de octubre de 2004 y, tras una serie de complicaciones que agravaron su estado, fue trasladado de Cisjordania al hospital militar de París, donde murió el 11 de noviembre de ese mismo año. Su viuda, Suha Arafat, ha defendido desde entonces que el antiguo líder de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) fue envenenado por alguien de su entorno cercano. Suha pidió la exhumación de su cuerpo en julio de 2012, después de que "Al Yazira" emitiera un reportaje exclusivo sobre su muerte, en el que se concluía que pudo fallecer envenenado con polonio 210, una sustancia altamente radiactiva encontrada en sus objetos personales.

Los rumores del supuesto envenenamiento existían desde que el líder palestino abandonara Cisjordania con dirección al hospital parisino, y la investigación de Al Jazeera no hizo sino reabrir las sospechas. La viuda decidió entonces presentar una denuncia por presunto asesinato ante el Tribunal de Gran Instancia de Nanterre, pero no acusó a nadie en particular porque para referirse al autor de esos supuestos hechos se sirvió de la fórmula de demanda "contra X".

La investigación suiza

Un grupo de científicos suizos que realizó pruebas en los restos de Yaser Arafat para determinar la causa de su muerte encontró niveles de polonio radioactivo al menos 18 veces superiores a lo normal. Los investigadores sostienen que hay un 83% de probabilidades de que el líder palestino fuese envenenado con esta sustancia, lo que "sostiene razonablemente" que el polonio fuese la causa de su muerte.

En un informe de 108 páginas del Instituto de Radiofísica del hospital universitario de Lausana, que ha obtenido en exclusiva la cadena Al Jazeera, los científicos aseguran que encontraron niveles anormalmente altos de polonio en las costillas y la pelvis de Arafat, además de en el suelo en contacto con sus órganos en descomposición. Las muestras analizadas por los científicos suizos fueron tomadas en la tumba de Arafat, junto a investigadores rusos y franceses, en la ciudad cisjordana de Ramala cuando el mausoleo en el que yacen sus restos fue abierto en noviembre de 2012.

Dicho informe confirmaba los hallazgos de la investigación de Al Jazeera, que detectó restos del isótopo en sus efectos personales. Dave Barclay, un reputado científico-forense británico consultado por la cadena con base en Qatar, aseguró entonces que con estos resultados está absolutamente convencido de que Arafat fue asesinado. "Arafat murió envenenado con polonio", sostuvo. "Hemos encontrado la pistola humeante que provocó su muerte. Lo que no sabemos es quién sostenía la pistola". 

"El nivel de polonio en una costilla de Arafat es de cerca de 900 milibecquereles (una unidad que mide la actividad radiactiva). Eso es entre 18 y 36 veces superior a la media", añadió Barclay.

Los últimos días del 'rais'

El nivel de polonio en una costilla de Arafat es de cerca de 900 milibecquereles (una unidad que mide la actividad radiactiva). Eso es entre 18 y 36 veces superior a la media, añadió BarclayCorría el mes de octubre, era el final de la Segunda Intifada, y Arafat llevaba más de 24 meses refugiado en su complejo presidencial de Ramala, que las tropas israelíes habían cercado y destruido parcialmente. Era un anciano y estaba débil, pero "su salud era buena en general y no sufría ningún factor de riesgo en particular", señala el informe suizo. En la tarde del día 12, el rais se sintió enfermo de repente tras acabar una comida. Basándose en los síntomas (náusea, vómitos y dolor abdominal), su médico personal le diagnosticó inicialmente "gripe".

Sin embargo, su salud se deterioró tan rápidamente que doctores tunecinos y egipcios volaron hasta Cisjordania para examinarle; no pudieron precisar la causa de su enfermedad. El 29 de octubre, un demacrado y débil Arafat fue trasladado en silla de ruedas desde su cuartel general. Saludó a la multitud de palestinos que rodeaba el complejo y le embarcaron en un helicóptero rumbo a Jordania, desde donde un avión francés le trasladó hasta el hospital militar para recibir con urgencia tratamiento.

Tampoco los médicos galos fueron capaces de diagnosticar o detener la dolencia que sufría Arafat, quien pronto cayó en coma. El 11 de noviembre, el hombre que simbolizaba la lucha palestina por obtener un estado propio, murió a la edad de 75 años.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios