Es noticia
Menú
El peor enemigo de Kirchner no es la oposición… es su sustituto
  1. Mundo
LA PRESIDENTA "SALE BIEN" DE LA OPERACIÓN

El peor enemigo de Kirchner no es la oposición… es su sustituto

Boudou comenzó nervioso su discurso, pero luego se soltó. El presidente en ejercicio sonreía en la Casa Rosada, mientras investía a patrullas de policía

Foto: El vicepresidente Amado Boudou durante una rueda de prensa en la Casa Rosada, en Buenos Aires (Reuters).
El vicepresidente Amado Boudou durante una rueda de prensa en la Casa Rosada, en Buenos Aires (Reuters).

Amado Boudou comenzó nervioso su discurso, pero luego se soltó. Era lunes. El presidente en ejercicio sonreía en la Casa Rosada, mientras investía a patrullas de policía en sustitución de Cristina Kirchner."Esta etapa de 30 días es exactamente igual, no tiene ninguna cuestión de incertidumbre, ninguna cuestión rara, ella está tomando su descanso, un descanso que necesita”, dijo. En ese momento, el coche oficial de Kirchner ya avanzaba rumbo a la clínica Favaloro. Los íntimos de la presidenta sabían desde hacía más de 12 horas que el mes de reposo ya no existía. Tenía que pasar por el quirófano. Pero Boudou todavía hablaba de “30 días”.

La anécdota es un fiel reflejo de la situación a la que se enfrenta el vicepresidente. Boudou no pertenece a ese círculo exclusivo del kirchnerismo al que se le comunican todos los detalles sobre la evolución de la presidenta. Con la diferencia de que sí recibe instrucciones sobre qué debe hacer y cómo. En primer lugar, deberá ejercer de la forma más discreta posible mientras Kirchner se recupera de la intervención a la que fue sometida ayer para drenarle un hematoma craneal. La razón es sencilla: Boudou, el político con peor imagen del país, actualmente investigado por corrupción y enriquecimiento ilícito, puede encarnar la puntilla al kirchnerismo en las cruciales elecciones legislativas del próximo 27 de octubre. La idea inicial dentro del equipo oficialista es que se mantenga alejado de la campaña en la medida de lo posible.

Máximo Kirchner es el principal enemigo de Boudou dentro del oficialismo. Su pésima imagen no ayuda en plena campaña electoral, menos ahora que el kirchnerismo debe revertir una dura derrota en las urnas

Las órdenes que recibió Boudou fueron mantener la gestión.Y el vicepresidente cumplió con su libreto: “Lo que ella pide, es mantener la gestión, y en eso nos van a encontrar a todo el equipo de la presidenta”. Desde el círculo íntimo de Cristina Fernández se asegura que Boudou quedará a cargo de los actos protocolares. “El margen de acción que tiene no es menor. Es ínfimo”, dice un hombre con acceso a la mandataria citado por el diario Clarín.

Máximo Kirchner, hijo de la presidenta, es el principal enemigo de Boudou dentro del oficialismo. Su pésima imagen no ayuda en plena campaña electoral, menos ahora que el kirchnerismo debe revertir una dura derrota en las urnas. Además, Aimé, como le dicen sus amigos, se hizo cargo del Ejecutivo en un momento de máxima vulnerabilidad judicial. De la media docena de causas a las que enfrenta, la que más puede complicar su situación en estos días es aquella en la que se investiga un supuesto enriquecimiento ilícito.

Un cartel de apoyo a Cristina Fernández en el exterior de la Fundación Favaloro (Efe).El poder lo tiene ‘el Chino’

En el Gobierno dan por descontado que a cargo del Ejecutivo se quedará el secretario de Legal y Técnica de la presidenta, la mano derecha de Cristina Kirchner. A Carlos Zannini, de 59 años, le apodan el Chino por las posiciones políticas de extrema izquierda que mantuvo durante los setenta, cuando se definía como “maoísta”. Conoció a los Kirchner en Santa Cruz, donde ocupó varios cargos públicos durante la etapa de gobierno de Néstor.

Este abogado fue el ingeniero jurídico de las reformas constitucionales que los Kirchner implantaron en su provincia y a quien acudirían para diseñar las modificaciones en la Carta Magna para la nueva reelección de Cristina Kirchner en 2015, una posibilidad que se barajaba hasta antes de las últimas elecciones primarias, pero que ahora parece casi imposible.

Un Boudou exultante y sin línea con Zanini

Desde que ocupó el cargo de presidente en ejercicio, una sonrisa ha ocupado la cara de Bodou permanentemente. Tras su primer acto en la Casa Rosada, en el que mientras la presidenta era trasladada a la clínica él hablaba de reposo, se bajó del atril y cruzó a una oficina ubicada en la sede central del Banco Nación, a pocos metros de la Casa Rosada, en la que se instaló.

Ni siquiera pasó por el Senado. Sus secretarios se mudaron con él e ignoraron cualquier tarea parlamentaria. El vicepresidente, según informa Clarín, cruzó llamadas de teléfono durante el resto de la jornada con el secretario general de la presidencia, Óscar Parrilli, e incluso logró hablar con Máximo Kirchner. Pero no tuvo la misma suerte con Zannini.

Con la mano derecha de la presidenta la relación sigue siendo helada, una postura que Zannini siempre buscó y que por ahora no parece dispuesto a cambiar. Cuando tuvo que interrumpir su gira por la enfermedad de Cristina Kirchner, Boudou paseaba en moto por Brasilia. La fotografía del vicepresidente despertó de nuevo a los fantasmas que más espantan al kirchnerismo.

La presidenta “evoluciona favorablemente”

Mientras, Cristina Kirchner "ha salido bien" de la operación a la que fue sometida ayer para drenar un hematoma craneal, y está de "muy buen ánimo", según informaron fuentes oficiales.

El portavoz presidencial, Alfredo Scoccimarro, anunció a los medios congregados en la puerta de la clínica Favaloro, donde fue intervenida la mandataria, que la operación fue "satisfactoria" y que la mandataria se encuentra ya en su habitación.

El parte médico difundido señala que ayer "se le realizó la evacuación de un hematoma subdural derecho a la presidenta de la Nación, doctora Cristina Fernández de Kirchner, en una cirugía sin complicaciones". Previamente, agrega el documento, "fueron descartados los riesgos cardiovasculares a través de distintos exámenes complementarios".

El informe asegura, además, que "la paciente evoluciona favorablemente, permaneciendo internada al menos 48 horas en la Unidad de Cuidados Intensivos". El próximo parte médico se ofrecerá hoy, anunció Scoccimarro, que no atendió preguntas de la prensa.

Amado Boudou comenzó nervioso su discurso, pero luego se soltó. Era lunes. El presidente en ejercicio sonreía en la Casa Rosada, mientras investía a patrullas de policía en sustitución de Cristina Kirchner."Esta etapa de 30 días es exactamente igual, no tiene ninguna cuestión de incertidumbre, ninguna cuestión rara, ella está tomando su descanso, un descanso que necesita”, dijo. En ese momento, el coche oficial de Kirchner ya avanzaba rumbo a la clínica Favaloro. Los íntimos de la presidenta sabían desde hacía más de 12 horas que el mes de reposo ya no existía. Tenía que pasar por el quirófano. Pero Boudou todavía hablaba de “30 días”.

Noticias de Argentina Prensa
El redactor recomienda