Los yihadistas de Minnesota
  1. Mundo
RECLUTADOS AL MENOS A 90 ESTADOUNIDENSES

Los yihadistas de Minnesota

“Este es el verdadero Disneyland. ¡Ven aquí y únete a nosotros, lo pasamos bien!”. Habla Troy Kastigar, un joven estadounidense retratado en un vídeo promocional de Al Shabaab

Foto: El estadounidense  Abu Mansoor Al-Amriki habla a combatientes de Al-Shabaab cerca de la capital somalí (Reuters)
El estadounidense Abu Mansoor Al-Amriki habla a combatientes de Al-Shabaab cerca de la capital somalí (Reuters)

“Este es el verdadero Disneyland. ¡Ven aquí y únete a nosotros, lo pasamos bien!”. No habla Mickey Mouse, sino Troy Kastigar, un joven estadounidense retratado en un vídeo promocional de 40 minutos que el grupo Al Shabaab, guerrilla somalí ligada a Al Qaeda, ha estado utilizando para reclutar futuros guerrilleros... en Minnesota. La cinta, rodada en Somalia y relativamente bien editada, festeja la transformación de unos muchachos que abandonaron 'Twin Cities'(como se conoce el área metropolitana de Mineápolis-St. Paul) para 'jugar'con fusiles Kaláshnikov entre parajes desérticos y edificios comidos por la metralla. ¿El título? Camino hacia el Paraíso.

Kastigar, a quien algunos reportes dan por muerto en combate, se marchó de casa el invierno de 2008, con 27 años recién cumplidos. Le dijo a su madre que se iba de viaje a Kenia y desapareció para siempre. Desde la adolescencia había estado metido en problemas y tuvo que responder ante la Policía en varias ocasiones por asuntos menores, como cometer fraude con tarjetas de crédito y ser descubierto conduciendo después de que le retirasen el carné. Según dijeron a la prensa local sus viejos amigos del instituto, “llevaba meses haciendo cosas muy raras”. Las últimas veces que se cruzaron con él iba acompañado de sus amigos somalíes, vestido con una túnica tradicional pakistaní, luciendo un tatuaje en el cuello y una barba desaliñada. Se había convertido al Islam y se hacía llamar Abdirahman.

Troy Kastigar, en una imagen del vídeoEl suyo es un caso especial. La mayoría de sus compañeros en el 'Disneyland somalí'son hijos de inmigrantes, de refugiados que en los años 90 hicieron el mismo viaje, pero en sentido contrario: huyendo de uno de los países más peligrosos, pobres e inestables del planeta,la violencia, la piratería, el desgobierno y la miseria.Un sitio donde el Gobierno de Estados Unidos sufrió uno de susfracasos militares más estrepitososy que, de manera paralela, ha disfrutado de programas para refugiados. Actualmente la comunidad somalí en EEUU supera las 150.000 personas, de los cuales al menos un tercio se concentran en las gélidas 'Twin Cities', no demasiado lejos de la frontera con Canadá.Allí es donde Al Shabaab ha concentrado sus esfuerzos de 'promoción'.

Sesenta estadounidenses reclutados

Según un informe del Congreso estadounidense elaborado con datos de las agencias de seguridad, Al Shabaab ha conseguido reclutar a al menos 60 jóvenes con pasaporte estadounidense y trasladarlos a Somalia desde 2007. Las autoridades keniatas aseguran que tres de ellos participaron en elataque contra el centro comercial de Nairobique ha dejado al menos 72 muertos. Su identidad no ha sido confirmada en Washington, pero nadie descarta que pueda ser verdad. Según Katherine Zimmerman, analista del Instituto Americano de Amenazas Críticas, los llamados 'yihadistas americanos'han sido utilizados por Shabaab a menudo en operaciones suicidas en Somalia. “Son candidatos ideales porque no tienen lazos con clanes familiares que puedan acusar a sus superiores”, comenta. Quienes intentaron abandonar el yihadismo y volver a EEUU, añade, han sido ejecutados.

“Estamos orgullosos de traicionar a América”, subraya otro de los reclutas enCamino hacia el Paraíso.El caso de los 'yihadistas americanos'no es nuevo y lleva tiempo preocupando a la agencias de seguridad estadounidenses. En 2007, el FBI lanzó una operación para detener a proselitistas de Shabaab en varias ciudades del país, un programa que sigue en activo todavía hoy. Desde que arrancó, 18 personas han sido procesadas por participar en el reclutamiento de jóvenes. Ocho están en la cárcel y el resto se cree que murieron o que se encuentran en Somalia.

Militantes de Al Shabaab cerca de Mogadiscio, en Somalia (Reuters)Seth G. Jones, experto en prevención de terrorismo de la polémica Rand Corporation, opina que el peligro de que organicen un ataque en suelo estadounidense es real. “Sus números por ahora son bajos y aunque Al Shabaab está afiliada a la matriz de Al Qaeda, sus objetivos no han estado por ahora en Estados Unidos, sino en África. Pero el hecho de que se esté reclutando con éxito a estadounidenses es en sí muy grave y genera una gran preocupación, sobre todo si se demuestra que están detrás de atentados del perfil del cometido en Kenia”, explica a este diario.

“Algunos de los reclutas son inmigrantes de primera o segunda generación, pero también hay norteamericanos de familias que no son árabes, sino conversos al Islam”, matiza Jones. Uno de los casos más llamativos es del llamado Abu Mansoor Al-Amriki, un chico nacido en Alabama, de familia americana, que llegó a ocupar un puesto intermedio en la organización yihadista y que fue asesinado a principios de septiembre tras discutir con uno de los comandantes de Shabaab.

El camino de vuelta

El escenario que más inquieta es que los reclutas regresen a Estados Unidos después de ser adoctrinados y entrenados en Somalia. “Cuando tienes a 50 estadounidenses, al menos, entrenados para combatir como terroristas, la idea de que puedan volver aquí genera una preocupación real”, declaró a mediados de semana el presidente de la Comisión de Seguridad del Congreso, Michael McCaul. Expertos como John Campbell, del Council of Foreign Relations, creen que es “altamente improbable” que sean capaces de llevar a cabo un ataque sofisticado y tan bien planeado como el de las Torres Gemelas, pero no descartan la “acción de un pequeño grupo que sin embargo puede hacer mucho daño, como ha pasado en otros países”.

El escenario que más inquieta es que los reclutas regresen a Estados Unidos después de ser adoctrinados y entrenados en Somalia

El otro gran debate que se ha abierto es el de los motivos de estos jóvenes para desandar el 'sueño americano'. ¿Qué conduce a chavales crecidos en el octavo estado más próspero de EEUU a viajar a una de las zonas más calientes del planeta para unirse a un grupo terrorista? Las biografías de algunos de ellos, narradas en los medios locales, indican que eran jóvenes sin antecedentes violentos y que la mayoría no destacaba por su fanatismo religioso, especialmente los hijos de inmigrantes.

En el 'Little Mogadiscio'de 'Twin Cities'la comunidad somalí, que regenta cientos de pequeños negocios, se ha movilizado para condenar las acciones de Shabaab, insistiendo en que ellos son los primeros afectados. Los líderes religiosos y civiles dicen que quienes están más preocupados son precisamente las madres somalíes con hijos adolescentes. “Para ellas es también un misterio. Algunos acaban metidos en problemas por el desempleo, porque no hay trabajo, por la falta de integración y los problemas de identidad, pero aun así no se comprende bien cómo pueden dejarse convencer con argumentos patrióticos o religiosos”, explica un religioso, líder de un Centro Cultural Islámico de 'Twin Cities'que prefiere el anonimato.

Terrorismo Al Qaeda Estados Unidos (EEUU) Yihad Violencia
El redactor recomienda