Merkel se lanza a la caza de socios para dar a Alemania “un gobierno estable”
  1. Mundo
EL PAÍS ENTRA EN UN COMPÁS DE ESPERA

Merkel se lanza a la caza de socios para dar a Alemania “un gobierno estable”

La mujer más poderosa de Europa, ante el dilema de con quién gobernar. Merkel se lanzó ayer a la caza de socios para formar una coalición

Foto: La canciller durante la rueda de prensa que ofreció ayer para analizar los resultados electorales. (Reuters)
La canciller durante la rueda de prensa que ofreció ayer para analizar los resultados electorales. (Reuters)

La mujer más poderosa de Europa, ante el dilema de con quién gobernar. La canciller alemana Angela Merkel se lanzó ayer a la caza de socios para formar un gobierno de coalición tras la arrolladora victoria electoral del domingo, que, pese a ser tan amplia, la aboca a una búsqueda de un gobierno estable. Una búsqueda que amenaza con prolongarse en el tiempo.

Alemania ha entrado de lleno en un compás de espera. La dolorosa salida del Partido Liberal (FPD) del Parlamento germano tiene más consecuencias para la Unión Cristiano Demócrata (CDU) de Merkel que la simple pérdida de un socio cómodo en el Bundestag; la cámara pasa a tener cuatro grupos parlamentarios (conservador, socialdemócrata, La Izquierda y Verdes), por lo que el arco de posibles integrantes de la futura coalición se ha reducido.

La canciller ha asegurado en numerosas ocasiones que no desea gobernar en minoría (Alemania es país de mayorías estables, hasta el punto de que Konrad Adenauer invitó a participar en su Gobierno a un aliado -el Partido Alemán- tras lograr el 50,2% de los votos en 1957), por lo que ahora baraja las opciones de pactar con los socialdemócratas del SPD o cerrar una insólita alianza con los Verdes.

Portadas de periódicos en atenas destacan la victoria de angela merkelNo obstante, la CDU optó ayer por el misterio y no se pronunció claramente sobre sus preferencias respecto a quién será su socio de coalición, a la espera de que los candidatos den el primer paso. "Ahora mismo no hacemos especulaciones sobre la coalición", admitió el líder de la Unión Cristiano Social (CSU, el partido hermano de la CDU en Baviera), Horst Seehofer. "Tal y como están las cosas, una gran coalición parece obvia, pero ya veremos si se concreta", añadió. Mientras, el número dos de la CDU en el Bundestag, Michael Fuchs, advirtió que “cualquier futuro socio de la coalición debe tener claro que no aceptaremos una subida de los impuestos”, en un claro guiño a los socialdemócratas.

El partido no ofreció un mensaje unificado. El líder de la CDU en Renania del Norte-Westfalia, Armin Laschet, se mostró abierto a negociar con los Verdes: "Se puede imaginar que, como ya dijimos antes de las elecciones, sólo excluimos una coalición con La Izquierda". Su postura contrasta con la de otro dirigente del partido, Karl-Josef Laumann, quien respaldó abiertamente una Gran Coalición con los socialdemócratas tras subrayar que el programa de los Verdes se elaboró desde el principio "para cerrar la puerta a la CDU".

“Alemania necesita un Gobierno estable”

La canciller, por su parte, declaró únicamente que “Alemania necesita un Gobierno estable. Esa es nuestra responsabilidad. Tenemos un mandato claro para gobernar y lo asumiremos”. A las 09.00 hora local, Merkel había llamado al líder del Partido Socialdemócrata (SPD), Sigmar Gabriel, y, al no poder localizarlo, lo intentó de nuevo dos horas después. También aseguró que ha recibido una llamada del principal candidato opositor, Peer Steinbrück, en la que le pedía que espere a que el SPD decida qué postura tomar sobre la coalición en la convención que celebrará este viernes.

La coalición entre democristianos y socialdemócratas es para muchos analistas la opción más realista. Tendría un 80% de los escaños en el Bundestag y una aplastante capacidad de maniobra sin más oposición que La Izquierda y Los Verdes (que unidos, por ejemplo, no llegan ni siquiera al 25% necesario para poner en marcha una comisión de investigación parlamentaria).

El SPD, que obtuvo el 25,7% de los votos, no dio ayer pistas sobre si los cambios en la política hacia Europa formarán líneas rojas en el caso de que se sienten a negociar una coalición, pero sí alertó de que toda decisión pasa por una negociación sobre "contenidos" y "objetivos". En una complicada rueda de prensa tras la derrota, Steinbrück señaló que el partido no tiene "ninguna prisa" en tomar decisiones y recordó que, en el caso de que en la convención del viernes se decida hablar con la CDU, habrá "semanas, e incluso meses", de negociaciones.

"Nosotros no queremos ser las siguientes víctimas de Merkel”, aseguró, en alusión a la caída de electorado sufrido por el Partido Liberal (FDP), que se convirtió en socio de la canciller en 2009 con un 14,6% de los votos y se derrumbó ayer hasta el 4,8%.

El pacto con los ecologistas, cuya presidencia bicéfala se encuentra también al borde de la dimisión tras el negativo resultado electoral, es la segunda opción que sondeará la canciller. Sería una coalición insólita, pero que ya se ha dado a nivel regional sin mucho éxito (como en Hamburgo y Sarre, donde los pactos terminaron mal). De hecho, varios líderes de Verdes declararon ayer su escepticismo. Hace tan sólo seis meses esta era una posibilidad muy aceptada entre los analistas. Ahora parece menos cercana.

Noticias de Alemania Angela Merkel Peer Steinbrück SPD Bundestag Noticias de Europa
El redactor recomienda