Doce muertos en un tiroteo contra la sede de la Armada en Washington
  1. Mundo
LA HIPÓTESIS DE ATAQUE TERRORISTA se desinfla

Doce muertos en un tiroteo contra la sede de la Armada en Washington

Al menos siete personas han resultado heridas por los disparos hechos por al menos tres hombres en el edificio del mando de la Armada en Estados Unidos

placeholder Foto: Agentes de la Policía y un helicóptero buscan a uno de los tiradores en la base de la Marina. (Reuters)
Agentes de la Policía y un helicóptero buscan a uno de los tiradores en la base de la Marina. (Reuters)

“Apuntó contra nosotros y disparó. No podía creerlo. Todo el mundo corrió escaleras abajo. Se empujaban y caían al suelo. Cuando llegamos al exterior,la gente intentó escalar un muro para escapar del lugar. Era una auténtica locura”. Así describió un testigo a la CNN el tiroteo que ayer dejó doce muertos y una decena de heridos en la sede de la Armada en Washington.

Tres hombres abrieron fuego en las instalaciones de la Comandancia de Sistemas Navales de la Navy en la capital estadounidense, un complejo militar situado a orillas del río Anacostia, aquince minutos a pie del Congresoy a menos de cinco kilómetros de la Casa Blanca.

Se desconocen por ahora los motivos de la masacre, pero el alcalde de la ciudad, Vincent Gray, ha declarado que parece ser un “ataque aislado”. Y, aunque no se descarta nada, con el paso de las horas pierde fuerza la hipótesis de un atentado terrorista. La ciudad empieza a recuperarse tras el caos inicial y ya hay algunas pistas concluyentes.

Las autoridades sostienen que al menos uno de los “tiradores” fue abatido durante un feroz intercambio de fuego. Además, la Policía sigue buscando a otros dos sospechosos vestidos con ropa militar: un blanco con una pistola y un hombre negro armado con un rifle.

“Tenemos a un tirador muerto que, creemos, está relacionado con el ataque y tenemos otros dos potenciales tiradores que no sabemos dónde se encuentran en este momento”, confirmó el jefe del Departamento de Policía de Washington DC, Cathy Lanier.

Para atrapar a los sospechosos y minimizar riesgos, la Armada ha emitido una orden de "puesta a cubierto", que obliga a los empleados a encerrarse en sus respectivas oficinas mientras se lleva a cabo la búsqueda.

Por el momento, se desconoce si los asesinos son civiles o pertenecen a la Marina, aunque varios medios señalan que uno de ellos es un empleado de la Armada cuya situación laboral "había cambiado recientemente".

La cadena MSNBC, que cita fuentes policiales, también indicó que los disparos fueron efectuados con un rifle AR-15, un arma militar. Otra fuente policial ha declarado a la emisora de radio WTOP que uno de los atacantes era un hombre alto, de piel oscura, vestido de negro.

Los sucesos comenzaron a las 08.20 hora local (12.20 GMT) cuando se escucharon varios disparos dentro del edificio 197 de las instalaciones militares. Según testigos, el autor de los disparos se encontraba en un cuarto piso, desde donde apuntaba a la cafetería del edificio.

El presidente de EEUU, Barack Obama, está siendo informado en tiempo real sobre el suceso registrado en el acuartelamiento de la Marina, un complejo que alberga a más de 3.000 personas.

En una comparecencia ante periodistas, Obama dijo que se trata de un “acto de cobardía”. “Estamos enfrentándonos ahora a otro tiroteo de masas y esta vez ha ocurrido en una instalación militar en la capital de nuestra nación”, aseguró el presidente, que ha convertido el control de armas en una de sus últimas batallas.

La Policía bloquea una calle cercana a la sede de la Marina, en Washington (Reuters).

Un empleado de la Armada

La Marina estadounidense ha confirmado en su página web oficial que el tiroteo ha dejado varias víctimas mortales, aunque no ha precisado cuántas. Entre las víctimas figuran al menos un oficial de Policía y un militar de la Marina.

Tras ser dirigida en un primer momento por las autoridades locales, la investigación ha pasado a estar coordinada por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI). Los agentes federales desplegaron un ingente dispositivo de seguridad en la zona del Navy Yard. El área quedó totalmente acordonada, convarios equipos de operaciones especiales y la presencia de helicópteros.

También se reforzó la seguridad en varios edificios militares como el Pentágono, a varios kilómetros de distancia, donde el aumento de la alerta solo se tomó como "medida de precaución" debido a que la situación aún no está controlada.El Senado de EEUU decidió también suspender su jornada de trabajo con antelación debido a que se mantiene la alerta tras el tiroteo, después de que se recomendara a los legisladores no abandonar los edificios del Capitolio por seguridad.

Washington FBI