Venganza en Ciudad Juárez: la Policía busca a una ‘heroína’ asesina de violadores
  1. Mundo
DIANA LA CAZADORA, EL ÚLTIMO 'THRILLER' DE MÉXICO

Venganza en Ciudad Juárez: la Policía busca a una ‘heroína’ asesina de violadores

Ciudad Juárez vive días de venganza. 800 “feminicidios” y miles de violaciones después, las mujeres de esta ciudad del crimen han encontrado a su heroína

placeholder Foto: Autobús con carteles de mujeres desaparecidas en Ciudad Juarez (Reuters)
Autobús con carteles de mujeres desaparecidas en Ciudad Juarez (Reuters)

Ciudad Juárez vive días de venganza. 800 “feminicidios” y miles de violaciones después, las mujeres de esta ciudad del crimen han encontrado a su heroína. Se hace llamar Diana, la Cazadora de Chóferes, y no es muy difícil saber por qué. Esta mujer, sobre la que recae una orden de búsqueda y captura, ha asesinado a dos conductores de autobús en los últimos días. El motivo, según reveló en una carta enviada a los medios locales, es vengar a las miles de mujeres que en los últimos 20 años y hasta la fecha son violadas impunemente a manos de chóferes de autobuses públicos.

“Se creen muy malos, ¿verdad?”, espetó Diana a su segundo objetivo, según narraron múltiples testigos. Justo en ese momento, le asestó varios disparos. El conductor logró salir del vehículo en busca de auxilio para morir instantes después sobre el asfalto. El primer asesinado tuvo una muerte más limpia. Tres certeros disparos en la cabeza. Diana actuó en días consecutivos, en la misma línea de autobús y en horario de mañana, con apenas 24 horas de diferencia (7:45 el primero, 8:20 el segundo).

“Tras el primer asesinato creímos que se trataba de un crimen pasional, pero después del segundo comenzó a parecer un caso de venganza”, explica Arturo Sandoval, portavoz del fiscal general del estado de Chihuahua. Pocas dudas quedaron ya cuando los periódicos y televisiones recibieron la carta: “Mis compañeras y yo hemos sufrido en silencio, pero ya no podemos callar más. Fuimos víctimas de violencia sexual por chóferes que cubrían el turno de noche de las maquilas (empresas manufactureras) aquí en Juárez, y aunque mucha gente sabe lo que sufrimos, nadie nos defiende. (...) Yo soy un instrumento de venganza", reza la misiva anónima, que advierte además de nuevos asesinatos.

“La sociedad quizá piense que somos débiles, pero en realidad somos valientes, y si no somos respetadas haremos que se nos respete. Las mujeres de Juárez son fuertes”, concluye la vengadora.

Juárez se hizo famosa a finales de la década de 1990 por ser una de las ciudades más peligrosas del mundo. Especialmente para las mujeres, tratadas allí como pura mercancía

Medio país anda convulsionado con Diana. Se ha convertido en una heroína nacional, en la justiciera que Ciudad Juárez necesita desde hace ya demasiados años de asesinatos, violaciones, secuestros y guerras en plena calle entre bandas de narcotraficantes, que actúan ante la impasible (y muchas veces cómplice) mirada de los cuerpos de seguridad y de la Justicia. "Si el Gobierno incompetente no puede contra los que matan, violan y secuestran mujeres para la trata de blancas, entonces que se empiece hacer justicia como debe de ser (...) Diana la héroe de Cd. Juárez", dice uno de los cientos de mensajes de apoyo a esta anónima justiciera. Muchos otros, no obstante, alertan de que añadir más muertes no es la solución para terminar con la epidemia de inseguridad que vive México.

Su caza une a las fuerzas de seguridad

La Fiscalía de Chihuahua ya ha desplegado un operativo para detener a Diana, que el viernes volvió a lanzar otro mensaje, en el que reconoce sentirse en peligro. “Tengo la sensación de que desde hace un par de días me han estado siguiendo, por lo que temo por mi vida", comunicó a Radio Net de Ciudad Juárez. La sociedad mexicana se escandaliza al ver que la muerte de dos chóferes, los cuales a su vez eran presuntos violadores, ha conseguido lo que miles de asesinatos, matanzas en cadena y brutales torturas nunca lograron: poner de acuerdo a todas las fuerzas de seguridad para detener a un asesino.

De momento, sólo tienen su retrato robot: mujer de unos 50 años, rostro redondo, ropa negra y cabello rubio. Los conductores de la línea afectada, por su parte, tienen miedo de salir a operar.

Entierro de una mujer que apareció muerta en las afueras de Ciudad Juarez (Reuters)Juárez se hizo famosa a finales de la década de 1990 por ser una de las ciudades más peligrosas del mundo. Especialmente para las mujeres, tratadas allí como pura mercancía. Cientos de miles de ellas viven en el lugar debido a las maquilas, las empresas manufactureras deslocalizadas de Estados Unidos que producen bienes de todo tipo (libres de impuestos gracias al Tratado de Libre Comercio) para ser luego llevados al norte a través de la ciudad de El Paso, justo al otro lado del río Bravo.

Estas operarias son llamadas maquiladoras, generalmente muchachas con escasa formación que tuvieron que abandonar sus hogares a lo ancho del país para buscarse un futuro algo más prometedor en las extensas industrias de Ciudad Juárez. Ellas son, precisamente, las nuevas protegidas de Diana la Cazadora. Muchas deben tomar el autobús público de noche para ir o regresar de sus turnos en la fábrica, y es en esas horas vulnerables, en la más estricta soledad, cuando los chóferes cometen violaciones indiscriminadas.

Aunque no es el único gremio culpable. La trata de blancas a cargo de mafias (generalmente las mismas bandas del narcotráfico) y los asesinatos masivos con altos grados de violencia sexual (que de tan numerosos dieron lugar a la una categoría aparte, los “feminicidios”) hacen que Ciudad Juárez continúe siendo hoy un infierno para las mujeres.

México Muerte Violencia Impuestos Violaciones Crimen
El redactor recomienda