Es noticia
Menú
Medio millar de españoles permanece en el avispero sirio
  1. Mundo
"Ahora existe odio", dice uno de ellos

Medio millar de españoles permanece en el avispero sirio

Exteriores tiene registrados a 515 españoles en Siria, en su mayoría, personas con doble nacionalidad y mucho arraigo en el país que centra estos días la política internacional

Foto:

En la Siria del 'presunto' (aunque cada vez lo seamenos)ataquequímico, de la contabilidad diariade muertos y de la amenaza de una intervención exterioraún viven515 españoles. La cifra la dan fuentes diplomáticas, que recalcan, sin embargo, que se trata sólo deaquellos que se han registrado ante la diplomacia española: es decir, podrían ser más.La mayoría, además,tiene un gran arraigo en el país y doble nacionalidad.

En marzo de 2012, cuando García-Margallo anunció el cierre de sede de la cancillería española como"mensaje de repulsa"por las matanzas del régimen de Al Asad, sumaban 640.Por tanto, en año y medio, al menos 125 españoles han salido de las fronteras sirias.Romualdo Fernández, zamorano de 76 años, no piensa enfilar ese mismo camino:"Yo obedezco a mis superiores, no al embajador español", sentencia rotundo. Fernández es, de hecho, misionero franciscano, responsable de la Custodia de esta ordenen Damasco y del Centro Ecuménico de Tabbale y rector del santuario dedicado en la capital a la conversión de San Pablo. Y sus superiores quieren que se quede allí, por mucho que el Ministerio de Asuntos Exteriores Españolrecomiendea los nacionales que salgan del país tan pronto como sea posible.

Desde la Oficina de Información Diplomática niegan tajantemente ese abandono: laembajada en Beirut (Líbano), que ha asumido las competencias consulares ordinarias para Siria, "está muy en contacto" con la colonia española, explican, hasta el punto de que se están haciendo"rondas de llamadas periódicas" a esos 515 españolesregistrados en Siria para hacer un seguimiento.

Teléfono de emergencias

El edificio de lasede diplomáticaen Damasco cerró en marzo de 2012, antes incluso que el Instituto Cervantes (noviembre) y que el Instituto de Comercio Exterior (ICEX), que clausuró su oficina en la ciudad hace dos meses. El ministro José Manuel García-Margallo aseguró entonces que se tomaba esta resolución como respuesta al agravamiento de la represión, en especial, en la ciudad de Homs.Se dejó entonces a dos diplomáticos españoles dentro de la representación europea en Siria, pero hoy ninguno permanece en él. Las emergencias consulares se atienden, "en la medida de lo posible" (según señala la web del ministerio),a través de un teléfono sirio. Un númeroque Romualdo Fernández desconoce: "Tengo los de la embajada en Líbano, pero no sé nada de éste. El Gobierno español debería haberse puesto en comunicación con nosotros, porque estamos pasando un momento muy delicado, el mayor en toda mi experiencia en Oriente Medio, donde llevo desde 1960".

Una niña sostiene su comida en un campo de refugiados. (Efe)El teléfono de emergencias estádestinado a la colonia española y es atendido 24 horas al día, siete días a la semana,por personal no diplomático del Ministerio de Asuntos Exteriores en Siria. Las llamadas más habituales que recibe se refieren a cuestionessobre la situación en los pasos fronterizos y la documentación, además de preguntas sobre los visados, es decir, relativas a cómo podrían salir del país los familiares de los residentes españoles.

Situación en Damasco

Romualdo Fernández renovó su pasaporte hace un par de meses. Tuvo que viajar a Beirut, donde atiende la embajada. Hoy, desde Damasco -vive medio kilómetro hacia el sur de su puerta oriental- diceque en la ciudad no han tenido problemas de alimentos (sí en Alepo) ni de suministro de agua. Laluz va y viene, pero eso es algo que sucededesde mucho antes del inicio del conflicto. No siente miedo, pero "sí preocupación por la población siria, que se está desgarrando inútilmente, mientras que la comunidad internacional, en vez de pacificar, lo que distribuye son bombas". Él ha percibido allí algo nuevo: "Ahora existe odio". Una animadversión "entremusulmanes fanáticos y cristianos" desconocida, según él, en un país en el que hasta la fechaconvivían 22 credos, 12 cristianos y 10 musulmanes. El misionero cita el caso de un fraile muerto hace un mes por "grupos egipcios y de checheniaque han venido a ayudar a los rebeldes". Menciona también el secuestro de dos obispos, "que posiblemente hayan sido ejecutados". Y señala que hasta su propiocontacto diario con los musulmanes resulta "cada vez más difícil. Tengo mis amigosy les llamo por teléfono, pero es más complicado".

La mayor parte de los españoles que permanecen en Siria tiene doble nacionalidad y un gran arraigo en el país, según recalcan fuentes diplomáticas

La situación en el país, a la espera de que Barack Obama y sus socios internacionalesse decidan (o no) a actuar, ha llevado mientras tanto al Ministerio de Exteriores español a ampliar la recomendacion de no viajar a Siria a su vecino Líbano, querecibe la mayor parte de sus refugiados, "salvo por razones de extrema necesidad, ante la inestabilidad generada por el conflicto en Siria”.Hoy se puede seguir comprando sin problemas un billete de avión Madrid-Beirut con cuatro compañías (Turkish Airlines, Swiss, Alitalia y Egyptair) por un precio que puede oscilar desde los 850 euros y los 3.000, y en la embajada del Líbano en Madrid asegura que no han notado un descenso en las peticiones de visados, ni de negocios ni de turismo.

Ahora está por ver qué decisión tomará el Congreso estadounidense y Barack Obama, cada vez más solo en su decisión de castigar con las armas al régimen por el empleo de sustanciasquímicas en los alrededores de Damasco el 21 de agosto."Un ataquesería un disparate. El diálogo es la mejor guía para salir de este conflicto, y las potencias mundiales, desde Estados Unidos, a Rusia o los Emiratos, lo que deben hacer es obligar a las partes a que se produzca", señala Fernández, que asegura: "Tengo la conciencia de que en estos añoshe servido mucho más a los españoles en Siria de lo que he recibido de las autoridades de nuestro país".

En la Siria del 'presunto' (aunque cada vez lo seamenos)ataquequímico, de la contabilidad diariade muertos y de la amenaza de una intervención exterioraún viven515 españoles. La cifra la dan fuentes diplomáticas, que recalcan, sin embargo, que se trata sólo deaquellos que se han registrado ante la diplomacia española: es decir, podrían ser más.La mayoría, además,tiene un gran arraigo en el país y doble nacionalidad.

Ministerio de Asuntos Exteriores
El redactor recomienda