México debate legalizar el lucrativo negocio de la marihuana en la capital
  1. Mundo
SÓLO EN D.F. ES UN MERCADO DE $100 MILLONES

México debate legalizar el lucrativo negocio de la marihuana en la capital

Los mexicanos se han cansado de ser únicamente los encargados de poner los muertos en la guerra contra los cárteles de la droga. Mientras en los estados de Washington y Colorado se permite el consumo de marihuana y en Uruguay se aprueba una ambiciosa leg

Foto: Marcha para la legalización de la marihuana en México D.F. (Reuters)
Marcha para la legalización de la marihuana en México D.F. (Reuters)

Los mexicanos se han cansado de ser únicamente los encargados de poner los muertos en la guerra contra los cárteles de la droga. Mientras en los estados de Washington y Colorado se permite el consumo de marihuanay en Uruguay se aprueba una ambiciosa legalización de esta droga, México sigue en la cruenta trinchera de la lucha contra el narco. Tras más de 120.000 muertes violentas en los últimos seis años, cada vez son más las voces autorizadas que reclaman un cambio de estrategia sobre un negocio que resulta muy rentable. En el Distrito Federal ya ha comenzado un debate destinado a despenalizar el consumo y regular la venta de hierba.

Como ha sucedido anteriormente con temas controvertidos como el matrimonio homosexual, la capital mexicana puede convertirse en la punta de lanza, o laboratorio de pruebas, de la legalización de la marihuana. En una ciudad donde la droga puede encontrarse más barata que la leche, y donde se calcula que unas 75.000 personas son consumidores habituales, la despenalización podría ser un hecho este otoño. Este mescomienzan las mesas de análisis al respecto en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, en coordinación el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, quien ha impulsado personalmente el debate.

Tras este trabajo previo, el 17 de septiembre, la Asamblea reiniciará su actividad ordinaria, y se abordará la nueva legislación. Los partidos políticos llegan divididos al debate, con posiciones encontradas en el seno de cada formación. La izquierda, que gobierna desde hace décadas en D.F., no tiene clara su posición, pese a haber tomado la delantera en el debate. Entre los conservadores, el expresidente Vicente Fox ha lanzado su propia campaña, junto al exdirectivo de Microsoft, James Shively, para crear los Starbucks de la hierba. Y el PRI, al frente del país, mantiene la cautela con la mirada puesta en la reacción de Estados Unidos.

Furgón de policía federal en México. (Reuters)A pesar de las dudas, se espera que la Ciudad de México pueda permitir el consumo, la posesión de marihuana para el mismo, así como el establecimiento de clubes de fumadores, a la vez que redobla los esfuerzos de prevención y tratamiento de la adicción. Además, esta no es la única iniciativa en marcha, ya que en el Senado de la República se está redactando una propuesta para regular la marihuana en todo el país. Fuentes próximas a su impulsor, el senador Mario Delgado, señalaron a El Confidencial que la “descriminalización al usuario de la droga será parte central de la ley”, evitando así que los consumidores se acerquen a los traficantes para conseguirla, con los riesgos que ello conlleva.

Dispensarios oficiales de droga

A diferencia de la propuesta del expresidente Fox, que reclama un mercado libre y abierto para empresarios de la marihuana, el senador Delgado sólo prevé una distribución de la droga regulada por el Estado, a través de “dispensarios oficiales” con su régimen fiscal específico. “El objetivo es que no se dispare el consumo, aplicando políticas de regulación y prevención como las que han tenido éxito con el tabaco, cuyo consumo se ha reducido al prohibirse en restaurantes y bares”, aseguraron desde el equipo de Delgado.

El debate está vivo también en la sociedad civil, como muestra el Foro Internacional sobre Drogas y Derechos Humanos que tuvo lugar en D.F. este mismo mes. Carlos Zamudio, etnólogo del Colectivo por una Política Integral hacia las Drogas, organizador del encuentro, aseguró a El Confidencial que la regulación de la marihuana despojaría a la delincuencia organizada local de un negocio de 30 millones de dólares anuales, el 30% de su mercado de sustancias ilícitas, que alcanza los 100 millones en la capital.

Los cárteles pierden 2.000 millones de dólares

Se trata de cifras relativamente modestas, ya que el verdadero negocio no es el comercio local, sino el internacional, especialmente hacia Estados Unidos. Y es que un gramo de marihuana puede costar menos de un dólar en México, pero alcanzar los 10 dólares en California. De hecho, México es, tras Marruecos y Afganistán, el país del mundo que ha reportado a Naciones Unidas una mayor superficie dedicada al cultivo del cannabis y, según el Instituto Mexicano para la Competitividad, la legalización de la hierba en Colorado y Washington ha dejado a los cárteles mexicanos sin 2.000 millones de dólares anuales. Cabe recordar que, en 2010, el Gobierno mexicano cifró en 60.000 millones dólares al año el negocio transnacional de la droga en México.

Un soldado lleva marihuana confiscada. (reuters)Precisamente por ello, Zamudio no confía en que la legalización en la capital mexicana disminuya la violencia a gran escala. “La violencia más importante no responde al comercio local, sino al tráfico transnacional en los puertos de entrada y salida de la droga, como sucede en Acapulco o en la ciudades fronterizas con Estados Unidos”, recordó. No obstante, este experto defiende la despenalización del consumo y la creación de clubes de fumadores en Ciudad de México para desligar a los usuarios de la droga de los traficantes. “El 90% de los usuarios de drogas consumen marihuana, por lo que la mayoría de estas personas se acercaría a las redes formales, en detrimento del mercado negro”.

En este sentido, Zamudio sostuvo que “lo ideal sería que la regulación tuviera lugar en todo el país, no sólo en el Distrito Federal”, aunque precisó que “se puede impedir que la marihuana salga al mercado abierto permitiendo que sólo los vecinos de la ciudad se puedan inscribir en los clubes de fumadores”. Mientras tanto, la mota, como se conoce en México a la marihuana, se seguirá vendiendo en el mercado negro de forma abierta y al precio de un alimento básico.

México Violencia Delincuencia Drogas
El redactor recomienda