Un farmacéutico sirio: “Los cadáveres se volvieron azules y después negros”
  1. Mundo
atendió a las víctimas del ataque químico

Un farmacéutico sirio: “Los cadáveres se volvieron azules y después negros”

EL joven farmacéutico de Erbin, -uno de los distritos afectados por el uso de armas químicas-, forma parte de un equipo médico que ha atendido a más de 600 afectados por los ataques con gas nervioso en cuatro suburbios de Damasco, que ocurrieron el pasa

Foto: Fotografía facilitada por el comité local de arbeen que muestra los cuerpos sin vida de varios sirios tras un supuesto ataque con gases tóxicos. (efe)
Fotografía facilitada por el comité local de arbeen que muestra los cuerpos sin vida de varios sirios tras un supuesto ataque con gases tóxicos. (efe)

Dicen que una imagen vale más que mil palabras, pero, en este caso, el testimonio de Abu Ahmad es más contundentes que las propias fotografías de la masacre.

Este joven farmacéutico de Erbin-uno de los distritos afectados por el uso de armas químicas- forma parte de un equipo médico que ha atendido a más de 600 afectados por los ataques con gas nervioso en cuatro suburbios de Damasco, que ocurrieron el pasado miércoles. Este acto atroz dejó la cifra de más de 1000 muertos;muchos de ellos eran sólo niños.

“Después de dos horas, los cadáveres se volvieron de color azul y más tarde, los cuerpos estaban totalmente negros”, explica a El Confidencial Abu Ahmad por vía Skype.

“La situación era terrible. Llegaban y llegaban pacientes y no dábamos abasto. A penas podíamos atender los casos más graves y pedíamos a los familiares que nos ayudaran a lavar a los afectados”, describe el farmacéutico.

Remedios caseros para tratar a los pacientes

Ante el bloqueo a la prensa y a los investigadores de la ONU (sobre el terreno desde hace una semana), la única información que se puede recabar es la que llega de los testimonios de esta barbarie.

“Recogimos 100 cadáveres, de los que 37 eran niños y 27, mujeres”, continua el practicante, que trabaja en uno de los dos hospitales de campaña que hay instalados para atender a los afectados por gas nervioso.

Los restos de las víctimas ya descansan en el camposanto, pero hay “cuatro cuerpos de mujeres que no han sido reclamados por sus familias”, indica Abu Ahmad, antes de agregar que “seguramente, todos los familiares estén también muertos”.

Sin apenas medicinas, los especialistas han tenido de recurrir a remedios caseros para tratar a sus pacientes. "Primero les quitamos la ropa y después les lavábamos el cuerpo con agua. Les limpiábamos las fosas nasales y les colocábamos máscaras de oxígeno para poder respirar”, explica el mismo.

Abu Ahmad es cauteloso en sus palabras y únicamente puede confirmar que los afectados que han atendido presentaban “síntomas por exposición a agentes neurotóxicos”.

Dificultad para respirar, dolores de cabeza...

“Ninguno de los afectados tenia heridas. La mayoría padecía dificultades respiratorias, fuertes dolores de cabeza, nauseas y perdida de visión”, detalla, antes de agregar que los casos más graves presentaban “pérdidas de la conciencia e, incluso, parálisis muscular”.

Como los bombardeos del régimen sirio continúan en el este de Houda (barrio contiguo a Erbin) se encuentran sitiados. “Las reservas de atropina se están agotando. Sólo tenemos suero y sin atropina no podemos tratar los casos más graves”, lamenta Abu Ahmad. La atropina es un fármaco indicado para síntomas neurotóxicos.

“Necesitamos que se levante el bloqueo para poder traer más medicamentos, de lo contrario, algunos pacientes podrían empeorar”, reclama el farmacéutico.

El viernes se volvieron a vivir momentos de pánico entre la población de Erbin. “Afortunadamente, todo fue una falsa alarma, pero desde las 19.00 a las 21.00 horas todo el mundo se había encerrado en sus casas”, informa.

Campaña de prevención

Recomendaciones para la población en caso de ataque químico. El equipo está llevando a cabo una campaña de prevención ante futuros ataques con armas químicas. Se han instalado varios puntos de información donde explican a los civiles lo que deben hacer para prevenir la exposición a agentes neurotóxicos. “Deben protegerse en una habitación cerrada sin ventilación. Cubrirse la boca con una toalla mojada con agua mezclada con bicarbonato sódico y quemar troncos de madera para que los gases pierdan letalidad”, detalla el practicante a ElConfidencial.

La población civil no cuenta con mascarillas antigás por lo que intentaron fabricarlas ellos mismos. “Habíamos diseñado las mascarillas pero no hemos podido fabricarlas porque hace falta fibra de carbón activado y no hemos encontrado”, se lamenta el farmacéutico.

Abu Ahmad asegura que después del ataque muchos civiles han querido marcharse, pero les ha sido imposible porque “la única salida es hacia Damasco y las carreteras están cortadas por la operación que está llevando a cabo el Ejército sirio en los suburbios” de la capital.

Mientras los miles de afectados siguen luchado por su vida, las potencias occidentales, los organismos internacionales, el sanguinario régimen sirio y los rebeldes debaten las responsabilidades de esta matanza. Durante el fin de semana, el Gobierno de Damasco acusó de nuevo a los insurrectos de usar armas químicas contra las fuerzas sirias. Según la versión del régimen, una veintena de soldados “fueron trasladados de urgencia tras haber inhalado agentes químicos” en el distrito de Yobar, en las periferias de Damasco. El incidente ocurrió cuando los uniformados entraron para una redada en unos túneles donde se refugiaban los rebeldes.Más leña a la hoguera.

Siria Ejército Noadex
El redactor recomienda