LOS ISLAMISTAS SE JUEGAN SU FUTURO

El Cairo se prepara para un crucial ‘Viernes de los Mártires’

Nuevo y crucial 'Viernes de los Mártires'. Los Hermanos Musulmanes emprenden otra jornada de protestas para exigir la vuelta al poder de Mursi

Foto: Numerosos manifestantes lanzan piedras contra las fuerzas de seguridad. (EFE)
Numerosos manifestantes lanzan piedras contra las fuerzas de seguridad. (EFE)

Nuevo y crucial Viernes de los Mártires en El Cairo. Tras la masiva campaña de arrestos contra sus dirigentes lanzada por el nuevo régimen, los Hermanos Musulmanes emprenden hoy otra jornada de protestas para exigir la vuelta al poder del derrocado presidente islamista Mohamed Mursi. Por si los cientos de muertos en la ola de violencia de las últimas semanas no bastasen para incendiar los ánimos, el traslado ayer del exdictador Hosni Mubarak desde la prisión de Tora a un hospital militar, donde permanecerá bajo arresto domiciliario, supuso una nueva grieta en la crisis política que ha fracturado al país. 

Es imposible augurar la respuesta que obtendrá la convocatoria de la Alianza para la Defensa de la Legitimidad, que aglutina a los Hermanos Musulmanes y otros grupos afines. Sus simpatizantes saldrán a las calles después de orar por los casi 600 muertos en el desalojo de los campamentos islamistas el 14 de agosto y los caídos en los enfrentamientos posteriores. La única certeza es que, si las manifestaciones no logran un respaldo significativo, si la jornada transcurre con tranquilidad, la Hermandad encajaría un golpe final, al menos de momento. Como medida de precaución, la Embajada estadounidense en El Cairo recomendó a sus ciudadanos permanecer cerca de sus domicilios en cuanto comiencen las protestas.

Pese al descabezamiento de los Hermanos Musulmanes, los islamistas intentan mantener la presión en la calle. Sus líderes han ido cayendo como moscas: ayer las autoridades detuvieron a su portavoz, Ahmed Aref, que se escondía en el apartamento de su suegro en el barrio de Ciudad Naser, en el este de El Cairo, el lugar donde la Hermandad organizó la acampada contra el golpe de Estado. También fue arrestado el exvicegobernador de la provincia septentrional de Alejandría, Hasan al Prince, uno de los dirigentes del brazo político de la Hermandad, el Partido Libertad y Justicia (PLJ). Durante la noche, había sido arrestado Murad Ali, portavoz del PLJ, y, en la víspera, su máximo líder espiritual, Mohamed Badie.

Otros miembros de la organización detenidos ayer dentro de la campaña de las fuerzas de seguridad contra la cúpula islamista fueron el miembro de la oficina ejecutiva de la cofradía y responsable para el este del delta del Nilo Mustafa Taher Goneim, o el abogado de la agrupación, Ahmed Abu Baraka. Con ellos, la cifra de dirigentes de los Hermanos Musulmanes entre rejas supera los 400.

La decisión de ilegalizar la organización tendrá, según advierten analistas, serias repercusiones en el futuro de Egipto. En primer lugar, agudizará la brecha ideológica y social ya existente en el país, dado que los Hermanos Musulmanes tienen millones de seguidores y no pueden ser erradicados políticamente de un plumazo. Pero más grave es el hecho de que una Hermandad clandestina cuyos líderes estén entre rejas podría incitar a sus seguidores jóvenes a levantarse en armas contra el Estado y la sociedad, porque el descabezamiento de la organización los empujaría a la violencia.

Mubarak abandona la cárcel de Tora

El expresidente egipcio Hosni Mubarak llega en camilla al hospital militar de Maadi. (EFE)
El expresidente egipcio Hosni Mubarak llega en camilla al hospital militar de Maadi. (EFE)
La suerte del rais ha vuelto a sacudir a un país sumido en una profunda crisis a raíz del golpe militar del pasado 3 de julio y la posterior ola de violencia, que ha dejado más de un millar de muertos. Hosni Mubarak abandonó ayer la prisión a bordo de un helicóptero medicalizado que aterrizó en la cárcel de Tora, en el sur de El Cairo, donde el rais estaba confinado, para trasladarlo a un hospital militar donde permanecerá bajo arresto domiciliario.

Poco antes de su traslado, la Fiscalía había confirmado que no pedirá la prórroga de prisión para el expresidente, de 85 años. Mubarak aún tiene pendientes las causas por complicidad en la muerte a tiros de manifestantes desarmados durante la revuelta que le derrocó en enero de 2011, por el desvío de fondos públicos para construir y rehabilitar sus mansiones particulares y por enriquecimiento ilícito y daño premeditado a los fondos públicos vinculados con la venta de gas a Israel.

Las imágenes de la televisión pública egipcia mostraron que el exdictador, que padece problemas cardiovasculares, fue trasladado hasta el helicóptero en una ambulancia y rodeado de un amplio dispositivo de seguridad para evitar que la prensa pudiese tomar fotografías. Mientras, en el exterior de la prisión de Tora, grupos de seguidores del rais celebraban su puesta en libertad.     

Las causas abiertas impiden a Mubarak viajar fuera de Egipto y mantienen sus cuentas congeladas, según aseguran a la agencia estatal de noticias Mena fuentes judiciales, que explicaron que la decisión del tribunal de ayer es definitiva e inapelable y descartan así un recurso de la Fiscalía.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios