TURQUÍA SE CONVIERTE EN UN ACTOR MÁS DEL CONFLICTO

La guerra siria se libra a tres bandas

Una batería de más de 200 vehículos blindados turcos custodian los cerca de 900 kilómetros de frontera que separan Siria del país otomano. Los bombardeos sobre

Foto: La guerra siria se libra a tres bandas
La guerra siria se libra a tres bandas
Autor
Tags
Tiempo de lectura4 min

Una batería de más de 200 vehículos blindados turcos custodian los cerca de 900 kilómetros de frontera que separan Siria del país otomano. Los bombardeos sobre territorio sirio han cesado en los últimos días, pero Ankara se resiste a replegar sus tropas, desafiante ante la posibilidad de un conflicto abierto que no está descartado.

Desde que el pasado 3 de octubre un proyectil sirio acabara con la vida de cinco personas en la localidad turca de Akakale, Turquía ha estado hostigando al régimen de Bachar al Assad durante seis días consecutivos, respondiendo con disparos de mortero a los misiles lanzados desde el otro lado de la línea fronteriza. Tanto la OTAN como la ONU condenaron entonces los ataques sirios e incluso Rusia, un firme aliado de Damasco, instó al régimen a pedir disculpas por el bombardeo.

El Parlamento turco aprobó una resolución que permite al Gobierno enviar tropas a otros países en caso de necesidad. El primer ministro Recep Tayip Erdogan afirmó que su país “no tiene intención de iniciar una guerra con Siria”. “Es una resolución por razones necesarias, en casos de posibles acontecimientos en el futuro”, añadió, sin embargo, el viceprimer ministro, Besir Atalay.

La tensión desde entonces ha seguido escalando. Y aunque en los últimos días haya remitido el fuego, se suceden los incidentes que avivan la polémica entre ambos países. El pasado jueves, las autoridades turcas interceptaron un avión civil sirio que viajaba de Moscú a Damasco, con varios ciudadanos rusos a bordo, ante la sospecha de que transportaba armas de un país a otro. El incidente motivó las protestas del Kremlin, que negó las acusaciones.

El máximo responsable del Ejército turco había visitado un día antes la frontera, donde prometió una “respuesta militar más dura” en caso de que las agresiones sirias siguieran atravesando los límites territoriales. Los obuses sirios han continuado cayendo en la última semana en el lado turco sobre la provincia fronteriza de Hatay, aunque sin causar víctimas. El último incidente se registró el viernes, cuando dos cazas turcos ahuyentaron a un helicóptero sirio que bombardeaba posiciones rebeldes a pocos kilómetros de la divisoria entre ambos países.

Un conflicto con muchos intereses

Desde que comenzaron las revueltas en Siria, varios han sido los países implicados en el conflicto. Damasco acusa a Catar y Arabia Saudí, ambos partidarios de la caída del régimen de Al Assad, de suministrar armas a los rebeldes. También Turquía, refugio hasta hace semanas de la cúpula de los rebeldes sirios, ha estado en el ojo del huracán, ante el hipotético suministro de armamento y la apertura de un corredor desde su país para permitir el paso a los opositores. Del otro lado, Rusia e Irán tratan por todos los medios de preservar el actual equilibrio de fuerzas en la región. Mientras, se especula también con el apoyo armado a las fuerzas leales al régimen de las milicias chiíes de Hezbolá, asentadas en Líbano.  

La guerra siria representa un conflicto regional con implicaciones geopolíticas que afectan al resto del mundo. El experto en Oriente Próximo del Instituto de los Reales Servicios Unidos de Londres, Barak M. Seener, alertaba en la CNN de una “guerra fría en la región, dirimida entre las principales potencias, Arabia Saudí, de mayoría suní, e Irán, dominada por los chiíes”. Sin embargo, la irrupción de Turquía eleva ese conflicto latente, con agresiones que van más allá de las dos partes inmersas en la guerra.

Varios expertos insisten en que Ankara no está interesados en involucrarse directamente en un conflicto armado. Y aunque el Gobierno turco participa en la iniciativa egipcia para buscar una salida negociada desde los países islámicos, nadie descarta una posible guerra. La Alianza Atlántica ha asegurado que está dispuesta a defender a Turquía de cualquier posible agresión, si bien descarta de forma sistemática una intervención conjunta de sus países asociados.

Mientras tanto, unos pocos kilómetros más al sur de la candente frontera, continúan los enfrentamientos entre los grupos opositores y las tropas leales a Al Assad. Los combates en la ciudad de Alepo y el aumento de los bombardeos en las localidades más septentrionales continúan alimentando el número de víctimas de esta guerra, que supera las 25.000 personas, según los cálculos de Naciones Unidas.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios