LA PRISIÓN DE ILA CUENTA CON TV, DESPACHO PRIVADO O GIMNASIO

Así es la cómoda cárcel en la que vive Anders Breivik, el asesino de Oslo

A la espera del veredicto que sentencie el próximo viernes al asesino de Oslo, Anders Behring Breivik, la prisión que acogerá al criminal presume de tener

Autor
Tags
    Tiempo de lectura2 min

    A la espera del veredicto que sentencie el próximo viernes al asesino de Oslo, Anders Behring Breivik, la prisión que acogerá al criminal presume de tener todo organizado. De la resolución final, prisión o asilo psiquiátrico, dependerá su vida diaria y la posibilidad de reexaminar su caso en un futuro. Sin embargo, Breivik seguirá hospedado en la que, desde la mayor matanza de Noruega desde la II Guerra Mundial, ha sido su casa: la prisión de Ila.

    A las afueras de Oslo, alejada de barullo de la urbe, se asienta Ila, una cárcel cuya imagen no evoca la agonía del presidio. Desde los atentados de Oslo y Utoya, donde Breivik acabó con la vida de 77 personas, el asesino se encuentra aislado del resto de convictos. No obstante, Breivik no vive en una única celda. Tiene acceso a tres espacios distintos: una habitación, un gimnasio y un pequeño estudio privado. Comodidades mundanas que se repiten en un país donde los convictos más violentos viven en ‘jaulas de oro’.

    Ila es una cárcel donde las habitaciones disponen de televisión y decenas de canales, donde una variedad de videojuegos y dvds descansan en las estanterías de la biblioteca. Un gimnasio contribuye a la distracción de las penurias de la vida de los prisioneros y una pachanga de baloncesto se alterna con visionados de películas. Breivik está tan cómodo que según su psiquiatra, Randi Rosenqvist, ha asegurado en varias ocasiones sentirse como en “una guardería”.

    Los servicios penitenciarios de Noruega aguardan el veredicto sobre Breivik, previsto para el viernes 24 de agosto. “Estamos listos para recibir a Anders Breivik, tanto si es sentenciado a prisión preventiva como si es condenado a atención psiquiátrica”, explica el gobernador de la prisión de Ila, Knut Bjarkeid.

    Ila se ha preocupado para amparar cualquier escenario posible y aunque ya dispone de 67 lugares para la detención preventiva y un ala que puede acoger el régimen de alta seguridad, hay nuevos planes para iniciar la construcción de una nueva zona para presos que no puedan convivir con la población carcelaria común, debido a problemas de salud mental.

    Este sería el caso de Breivik en el supuesto de que la sentencia le condene a tratamiento y atención psiquiátrica. La penitenciaría debería entonces coordinar su tratamiento con sanidad, pero continuaría proporcionando las instalaciones y seguridad. “Nuestro trabajo es proteger a la comunidad”, explica Bjarkeid. A lo que añade que esa empresa “también es trabajo cuando se trata de un paciente con problemas psiquiátricos”. Mientras tanto, el autor confeso de los atentados de Noruega, podrá continuar con su autobiografía, que según sus abogados, “incluirá más información de la que ha facilitado a la policía”.

    Mundo
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    18 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios