LA VERDAD DEL MERCADO LABORAL EN ALEMANIA

Merkel maquilla los datos del paro con los 'minijobs' y 'subempleos'

Es verdad que en Alemania hay en estos momentos sólo 3,08 millones de personas en las listas oficiales de desempleo. Pero también es igualmente cierto que

Foto: Merkel maquilla los datos del paro con los 'minijobs' y 'subempleos'
Merkel maquilla los datos del paro con los 'minijobs' y 'subempleos'

Es verdad que en Alemania hay en estos momentos sólo 3,08 millones de personas en las listas oficiales de desempleo. Pero también es igualmente cierto que hay otros once millones de personas que no son trabajadores ‘normales’ y que en los datos oficiales de la Bundesagentur für Arbeit (la Agencia Federal del Trabajo) figuran como “subempleados”, “incapacitados para trabajar”, personas que perciben subsidios de la Seguridad Social como si fueran parados porque con sus mínimos sueldos no pueden vivir ni mantener a sus familias o que tampoco están en las listas de paro porque están formándose profesionalmente o en cursos pagados por el Estado para cambiar de actividad y encontrar un nuevo trabajo.

Por si esto fuera poco, además están los minijobs, siete millones, que la Agencia no contabiliza oficialmente pero de cuya existencia es muy consciente, porque bastantes de esos minijobs suponen un ingreso mensual de 230 euros -ni siquiera 400-,  y las personas que perciben esa suma pueden solicitar al Estado una ayuda complementaria, el Arbeitslosengeld II (subsidio de paro II) para redondear sus sueldos miserables.

El propio Gobierno alemán y la mencionada Bundesagentur reconocen que si se sumaran todas estas categorías la cifra de paro real sería mucho más alta, pero ése es precisamente el objetivo que buscaba el canciller socialdemócrata Gerhard Schröder cuando puso en marcha en el año 2005 su reforma del mercado de trabajo y del subsidio de paro. Se trataba de abaratar el despido, de obligar a los parados de larga y media duración a que aceptaran cualquier oferta de trabajo, aunque no tuviera que ver con su profesión, y de crear un mercado laboral dinámico, flexible y activo. Los minijobs, los 1-euro-jobs (trabajos subsidiados en los que el empresario por no pagar ni paga la seguridad social. 133.000, según el Partido de la Izquierda) y la proletarización de las clases sociales más bajas son el resultado a la vista.

Pero podemos analizar un poco más los datos oficiales del mes de enero del mercado del trabajo en la República Federal:

-Población activa: 41,5 millones de personas (según la Organización Internacional del Trabajo son 2,34 millones, un 5,5 por ciento de la población. La discrepancia está en el método de contabilidad)

-Cotizantes a la Seguridad Social: 28.998.00 (datos de noviembre 2011)

-Parados: 3 millones (7,3%). Perciben el 60 por ciento de su último sueldo si están solteros, el 67 por ciento si tienen familia

-‘Subempleados’ (Unterbeschäftigte): 4,1 millones (9,6%), 489.000 menos que hace un año. Personas con trabajo irregular, o  en jornadas reducidas, personas que están haciendo cursos de formación, personas que están temporalmente fuera del mercado de trabajo, o trabajadores mayores que quedan en paro antes de cumplir la edad de jubilación

-Parados de larga duración y subsidios complementarios a sueldos bajos: 4,4 millones de personas (8,3%). No figuran oficialmente en las listas de paro, aunque sí son población activa sin ocupación remunerada. Son, por ejemplo, personas en edad de trabajar que se quedan en casa al cuidado de hijos, personas mayores, discapacitados. O bien trabajadores con unos sueldos tan bajos (se les llama ‘Aufstocker’) que reciben ese subsidio para poder mantener a sus familias.

Dumping salarial frente a los socios europeos

Junto a estas cifras negativas, es innegable que en Alemania también se está creando empleo, que hay en enero 452.000 puestos de trabajo libres, 77.000 más que hace un año, y que los sectores donde hay más demanda son en mecánica electrónica, energía, metal, fabricación de maquinaria, logística y salud (especialmente en geriatría y centros para la tercera edad). Y aquí hay empresas que se quejan de que les faltan aprendices.

El empleo también ha crecido en Alemania en los últimos años, y así lo ha denunciado la Organización Mundial del Trabajo en su último informe, por la moderación salarial impuesta en el último decenio y que ha tenido efectos negativos para el resto de Europa: con esos sueldos bajos, la República Federal se ha convertido en una campeona de exportaciones, colocándose al nivel de China, pero ha hecho un flaco servicio a sus socios europeos con salarios más elevados y con menos posibilidades de exportar -ellos también- sus productos. Alemania se ha hecho competitiva, pues, tirando sus sueldos a la baja y reduciendo su consumo interior, justo lo contrario de lo que le piden sus vecinos europeos en estos momentos para que les ayude a salir del trance. Así es mucho más fácil convertirse en la locomotora de la Unión Europea.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios