Berlusconi anuncia su dimisión
  1. Mundo
'IL CAVALIERE' DEJA A ITALIA A LA ESPERA DE LA FORMACIÓN DE UN GOBIERNO TÉCNICO

Berlusconi anuncia su dimisión

Silvio Berlusconi ha presentado su dimisión. El primer ministro italiano cumplió su palabra y tras la aprobación parlamentaria este sábado de la maxienmienda a los Presupuestos

placeholder Foto: Berlusconi anuncia su dimisión
Berlusconi anuncia su dimisión

Silvio Berlusconi ha presentado su dimisión. El primer ministro italiano cumplió su palabra y tras la aprobación parlamentaria este sábado de la maxienmienda a los Presupuestos de 2012 reclamada por la Unión Europea, se reunió con su Consejo de Ministros, antes de ir a comunicar su decisión al presidente de la República, Giorgio Napolitano. La dimisión, que se esperaba al filo de las 20:30 horas, se ha retrasado durante hora y media por la gran masa que esperaba en el exterior del palacio presidencial. Ahora, la única salvedad hacia un nuevo ejecutivo técnico es la aspiración de Il Cavaliere a colocar a un hombre de su total confianza, Gianni Letta, dentro de la nómina de nuevos ministros.

Está previsto que el presidente de la República abra la ronda de contactos entre los líderes de los partidos parlamentarios a partir del domingo para la formación de un nuevo Gobierno. El economista Mario Monti sigue estando en boca de todos, aunque este sábado se abrieron nuevos temores debido a la consabida división dentro del partido de Berlusconi, el PDL, que tiene dudas a apoyar a este Ejecutivo de unidad. Il Cavaliere almorzó con Monti y le habría sugerido la presencia de un hombre de su total confianza, Gianni Letta, como condición para lograr el visto bueno del partido. Y es que hay que subrayar, que pese a la división en las filas del PDL en el Parlamento, el grupo conserva la mayoría en el Senado. Por otro lado, el primer ministro saliente habría pedido a sus socios de la Liga Norte que también diesen su apoyo al nuevo Gobierno.

El apoyo de los grandes partidos fue una de las principales preocupaciones del día. “El Gobierno Monti puede resultar un verdadero Gobierno de unidad nacional sólo con la condición de que todas las grandes fuerzas políticas lo apoyen”, incluyendo el PDL con Berlusconi, explica a El Confidencial, Damiano Palano, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Católica de Milán, que explica que estos apoyos son claves para que pueda calmar a los mercados.

Por otro lado, la marcha de Berlusconi provocó también cierto movimiento en las calles. En Roma, hubo una pequeña concentración a las puertas del Parlamento primero, y a las de la residencia de Napolitano después, para mostrar su júbilo por la dimisión del actual Ejecutivo. El primer ministro saliente, que había sido aplaudido en la Cámara Baja por sus parlamentarios vivió su particular vía crucis en las calles de la capital.

Mientras tanto, más allá de su encuentro con Berlusconi, el calificado como premier in pectore, Mario Monti, siguió con su ronda de contactos. Súper Mario se reunió con el presidente de la Banca Central Europea, su compatriota Mario Draghi, y con representantes del principal partido de la oposición, el PD. Por otro lado, las quinielas sobre los nombres del Gobierno técnico fueron el otro frente informativo del día.

En busca del Gobierno de 'los mejores'

Dentro de las quinielas ministeriales, la que suscita más debate por su importancia es la de Economía. En las últimas horas ha ganado fuerza la posibilidad de que un hombre de la BCE, el recién dimitido Lorenzo Bini Smaghi, coja sus riendas. Entre los favoritos a esta cartera también se encuentran el actual director de la Banca de Italia, Fabrizio Saccomanni y Guido Tabellini, profesor de la Universidad Comercial Luigi Bocconi, de la que Monti es presidente.

Más allá de este cargo, ha sonado también como ministro el expresidente del Consejo de Ministros Giuliano Amato, por requerimiento del propio Silvio Berlusconi. El veterano político suena para distintas carteras, entre las que estarían, Exteriores, Interior e incluso vicepresidencia.

Súper Mario aspira a un Gobierno altamente técnico, según habría acordado con el presidente Giorgio Napolitano. En otras carteras han sonado no sólo profesores de su Universidad, sino también el rector de la Universidad Católica de Milán, Lorenzo Ornaghi, que se haría cargo de la Educación. Asimismo, el afamado oncólogo Umberto Veronesi se haría cargo de Sanidad.

Una agenda cargada de sacrificios

Entre la agenda del todavía de este Ejecutivo nonato estará presente sacar a Italia de la grave crisis de credibilidad en la que se ha visto enredada, especialmente en los últimos meses. Queda pendiente culminar las reformas reclamadas por la Unión Europea, especialmente la de las pensiones, que provocó una grave crisis hace unas semanas entre Berlusconi y la Liga Norte, empeñada en rebajar el contenido de estas medidas.

Además, el Gobierno también debería apuntar medidas estructurales de cara a tratar de dar vida al decaído PIB italiano, que según las previsiones de esta semana también permanecerá plano durante 2012. Por otra parte, también deberá ejercer una dura tarea en la reforma de los despidos, en los recortes de gastos políticos y en los cambios en el sistema fiscal.

Este Ejecutivo deberá tomar “medidas obviamente populares y dañinas tanto para el PDL como para el PD. Por esta razón, el Gobierno Monti podrá realizar su programa de emergencia sólo con el apoyo de estos dos partidos”, añade Palano.

Berlusconi ha dicho adiós a su puesto de primer ministro, pero pese a su anunciada salida, uno de los principales problemas con los que puede que se encuentre Italia es con la propia presencia de un expremier que parece no haber dicho su última palabra.

Silvio Berlusconi