Berlusconi salva su crisis de Gobierno 'in extremis' tras llegar a un acuerdo con sus socios
  1. Mundo
“AHORA FALTA POR VER LO QUE DICE LA UE”, INDICA LA LIGA NORTE

Berlusconi salva su crisis de Gobierno 'in extremis' tras llegar a un acuerdo con sus socios

Lo volvió a hacer. Silvio Berlusconi salvó a última hora de la tarde su enésima crisis de Gobierno con un pacto con su principal socio en el

placeholder Foto: Berlusconi salva su crisis de Gobierno 'in extremis' tras llegar a un acuerdo con sus socios
Berlusconi salva su crisis de Gobierno 'in extremis' tras llegar a un acuerdo con sus socios

Lo volvió a hacer. Silvio Berlusconi salvó a última hora de la tarde su enésima crisis de Gobierno con un pacto con su principal socio en el poder, la Liga Norte, sobre la reforma de las pensiones, el mayor escollo en las medidas reclamadas por Bruselas. El acuerdo, cuyo contenido se ha conocido hoy, habla de un retraso de la edad de jubilación a los 67 años.

“Hemos llegado a un acuerdo. Ahora falta por ver lo que dice la Unión Europea”. De esta manera confirmaba Umberto Bossi, líder de la Liga Norte, el pacto que fue anunciado previamente por el secretario general del berlusconiano Poppolo Della Libertà (PDL), Angelino Alfano. Sin embargo la sombra de la crisis política no se alejó del Ejecutivo. Bossi señaló que “era pesimista” sobre esta cuestión.

Berlusconi se presenta hoy en Bruselas con una carta de 14 páginas, cuyo contenido revela Il Corriere della Sera. La misiva confirma lo adelantado anoche en la RAI por la ministra Gelmini, la jubilación se retrasaría hasta los 67 años de aquí a 2026. Asimismo, también se contemplaría la posibilidad de recortar el número de funcionarios en los próximos años y una reforma parcial de los despidos. La carta no solamente contiene nuevas medidas, y es que el Gobierno ha querido subrayar las reformas ya adoptadas durante los meses de julio y agosto, que supondrán una corrección de 145.000 millones de euros en los gastos para el periodo 2011-2014.

Il Corriere no hace referencia al mantenimiento de las pensiones de antigüedad, una especie de jubilación anticipada, que habría sido el caballo de batalla de Bossi durante las reuniones de los últimos días. El líder de la Liga Norte esgrimió al confirmar el acuerdo, que este tipo de pensiones “no se tocan”.

Esta vez parecía la definitiva, pero, de nuevo, Il Cavaliere se sacó un conejo de la chistera para tratar de contentar a Europa, que desde el domingo viene reclamando insistentemente a Italia un paquete de medidas para apagar un posible incendio por su delicada situación económica.

El pulso Berlusconi-Bossi

El perenne Bossi se mostró implacable con Berlusconi desde por la mañana. El Senatùr se negaba a aceptar una reforma en las pensiones: “No es posible elevar la edad de jubilación hasta los 67 años para agradar a los alemanes. Si lo hacemos la gente me mata”. Además, el líder de la Liga Norte atacó directamente a Mario Draghi, a quien acusó de estar detrás de la carta del Banco Central Europeo que exigía serias medidas a Italia.

El país se encuentra herido en su orgullo por las exigencias de Bruselas. En los últimos días, los medios locales hicieron especial referencia a la rueda de prensa de Angela Merkel y Nicolas Sarkozy tras la reunión del domingo. Allí, el presidente francés y la canciller alemana no pudieron contener la risa tras ser preguntados sobre el compromiso de Berlusconi en las reformas. Conscientes del revuelo, este martes, desde Europa se insistió en que estas medidas no buscan “humillar” a Italia.

Desde por la mañana se tuvo presente en todo momento un posible deceso del Gobierno. Varios medios barajaron la posibilidad de un Ejecutivo técnico de transición dirigido por Gianni Letta, mano derecha de Berlusconi. Sin embargo, la Liga Norte no se mostró partidaria de esta solución parcial y exigió que si caía el Gobierno habría que ir a las elecciones. Incluso, ministros cercanos a Il Cavaliere hicieron hincapié en esta posibilidad.

Por su parte, el jefe de Estado, Giorgio Napolitano, temiendo lo peor, hizo un llamamiento a la unidad de los políticos en un momento crítico para la economía nacional: “Hoy, más que nunca, estamos en el mismo barco en un mar en tempestad”. El presidente italiano reclamó “empeño en abatir la deuda y en relanzar el crecimiento”.

Segundo examen salvado al límite

Berlusconi ha vuelto a salvar una situación complicada en el último minuto por segunda vez en este mes. El anterior examen tuvo lugar el pasado 14 de octubre cuando superó en la Cámara de los Diputados su enésima moción de confianza. La votación se celebró previa advertencia del premier de que una derrota supondría la sumisión del país en una catástrofe social y económica.

El presidente del Consejo italiano se vio forzado a reclamar la confianza de la Cámara Baja después de que fracasase una votación sobre la previsión del presupuesto. La tensión se mantuvo hasta el último momento y ya entonces se barajó la caída del Gobierno.

El Gobierno italiano se encuentra seriamente tocado por los escándalos, que no sólo afectan a Berlusconi, y, sobre todo, por la profunda crisis económica por la que pasa el país y que se ha visto agravada en los últimos meses. Il Cavaliere ha superado de nuevo la crisis, aunque con la sensación de que no será la última.

Silvio Berlusconi