El partido de Berlusconi anuncia un acuerdo para las reformas exigidas por la UE
  1. Mundo
'IL CAVALIERE' INTENTA ALCANZAR UN ACUERDO PARA AJUSTAR LAS PENSIONES

El partido de Berlusconi anuncia un acuerdo para las reformas exigidas por la UE

Al límite del tiempo reglamentario, el partido del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ha alcanzado un acuerdo con su socio de Gobierno, la Liga Norte (LN), sobre las

placeholder Foto: El partido de Berlusconi anuncia un acuerdo para las reformas exigidas por la UE
El partido de Berlusconi anuncia un acuerdo para las reformas exigidas por la UE

Al límite del tiempo reglamentario, el partido del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ha alcanzado un acuerdo con su socio de Gobierno, la Liga Norte (LN), sobre las reformas económicas que Italia debe llevar mañana a la cumbre europea de Bruselas.

El secretario político del partido de Berlusconi, el Pueblo de la Libertad (PDL) y exministro de Justicia, Angelino Alfano, indicó que el acuerdo se ha alcanzado con "la decisión de responder" a las exigencias de Europa, superando las divisiones internas en el Ejecutivo generadas por la reforma de las pensiones.

El Gobierno Berlusconi caminaba en el filo de la navaja. Europa había recordado al Ejecutivo italiano que el plazo para presentar medidas de ajuste terminaba mañana, lo que aceleró los contactos gubernamentales. A pesar de las divisiones entre il Cavaliere y su principal socio de Gobierno, la Liga Norte, que se niega en rotundo a un aumento de la edad de jubilación - principal condición que se ha reclamado a Italia - el partido de Berlusconi ha alcanzado un acuerdo.

Desde que recibiese un tirón de orejas el pasado domingo, Silvio Berlusconi trabaja contrarreloj para tratar de presentar un plan de ajuste convincente a los ojos de Bruselas, que esta mañana volvió a lanzar otra advertencia al premier italiano. "Berlusconi indicó que escribiría a los presidentes de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, y del Consejo, Herman Van Rompuy, entre el domingo y el miércoles para definir claramente qué medidas adoptará para fomentar el crecimiento y el compromiso que Italia asumirá el miércoles", señaló la portavoz de la CE, Pia Ahrenkilde. “No hay ninguna intención de humillar al país”, indicó por su parte el portavoz del comisario Olli Rehn, que hizo un llamamiento a estas medidas en pos “de la unidad económica y monetaria”.

El líder de la Liga Norte, Umberto Bossi, se mostró rotundo ante la posibilidad de retrasar la edad de jubilación que actualmente es de 65 años. “No es posible elevar la edad de jubilación hasta los 67 años para agradar a los alemanes. Si lo hacemos, la gente me mata”, declaró a su llegada a las negociaciones dejando claro el riesgo de una crisis de Gobierno. Bossi no dejó lugar a medias tintas y también descartó apoyar a un hipotético Gobierno técnico liderado por Gianni Letta, mano derecha del premier, opción que se ha comentado en diversos medios en las últimas horas. Si el Gobierno cae, la única alternativa son las elecciones.

“Nuestro sistema de pensiones está mejor que el francés y el alemán. La letra del BCE [reclamando medidas a Italia] es un tiro contra Berlusconi. Parece un ataque contra él”, agregó el líder de la Liga Norte, en una referencia que diversos medios han interpretado como una acometida contra Mario Draghi.

La tensión alcanza cotas mayores cuanto más cerca está el plazo impuesto a Italia. Las dudas sobre la viabilidad del Ejecutivo asaltan incluso a cercanos a Berlusconi como el ministro de Infraestructuras, Altero Matteoli, que no ocultó la posibilidad de que el Ejecutivo se vea forzado a dimitir: “El Gobierno puede caer, pero todavía tenemos margen de negociación”.

Y es que Berlusconi confía en su suerte y en poder salvar su Gobierno y a su país. “El presidente del Consejo enviará una carta a la Unión Europea esta noche”, aseguró Silvano Moffa, del grupo Poppolo e Territorio, otro socio parlamentario del Gobierno.

“Estamos todos en el mismo barco y en la misma tempestad”

Por su parte, el presidente del país, Giorgio Napolitano, hizo un llamamiento a la unidad para afrontar los desafíos de la economía italiana. “Hoy, más que nunca, estamos en en el mismo barco en un mar en tempestad. Cada país debe hacer su parte y tenemos que garantizar recíprocamente la indispensable solidaridad”, señaló Napolitano.

“Los esfuerzos ya llevados a cabo y los elementos positivos de nuestra situación han sido ciertamente ilustrativos para Bruselas, pero debemos tomar todas las decisiones necesarias para reducir el riesgo al que los títulos de nuestra deuda pública están expuestos en el mercado financiero”, agregó el jefe de Estado en una nota de prensa. “Debemos hacer más creíble nuestro empeño en abatir la deuda y en relanzar el crecimiento”, concluyó.

Por el momento, Italia sigue entre la espada y la pared, teniendo que elegir entre unas medidas que pueden llevar al Gobierno a una crisis interna o lanzar a la calle a los sindicatos contra los recortes.

Silvio Berlusconi