Es noticia
Menú
¿Quién le pone el cascabel a China?
  1. Mundo

¿Quién le pone el cascabel a China?

iles de monjes budistas y tibetanos han sido asesinados, encarcelados y sometidos a torturas y vejaciones de todo tipo por el Gobierno chino. Son muchos los

Foto: ¿Quién le pone el cascabel a China?
¿Quién le pone el cascabel a China?

Miles de monjes budistas y tibetanos han sido asesinados, encarcelados y sometidos a torturas y vejaciones de todo tipo por el Gobierno chino. Son muchos los países que dicen solidarizarse con el pueblo de Tíbet pero nadie antepone los derechos humanos a los intereses comerciales con el gigante asiático. Ya se han cumplido casi sesenta años desde la invasión y lo que ahora se ve amenazado, por encima de las vidas cobradas, es la propia identidad de un pueblo que parece condenado a la extinción. Y todo porque el país que lo somete cuenta con la capacidad de vetar cualquier resolución que surja en Naciones Unidas. Mientras, el Gobierno chino se limita a dar largas en las negociaciones esperando a que el Dalai Lama muera y las escasas presiones internacionales se diluyan con el tiempo. ¿Quién le pone el cascabel al gato?

En 2007 el ex presidente de EEUU George W. Bush entregó la Medalla de Oro del Congreso al Dalai Lama por su contribución a la paz, a pesar de que el Gobierno chino presionó para que este encuentro no se celebrara. El líder tibetano tenía que reunirse con el actual presidente Barak Obama en su visita de este mes de Octubre a EEUU, pero la Casa Blanca envió dos representantes a Dharamsala para pedir a SS que se pospusiera el encuentro hasta que Obama no se reúna por primera vez con el Gobierno chino. Alguien dijo muy acertadamente que el éxito del actual presidente de los EEUU responde a su condición de 'pantalla vacía", en el cual cada uno proyecta lo que quiere ver en él. Para el Dalai Lama y el cuerpo diplomático de Tíbet no fue muy distinto, pero de vuelta a la realidad ahora están preocupados con que esa proyección haya cambiado. ¿Es posible que Obama haya cedido en algo que no cedió Bush?

"Si, es verdad. Obama recibió al Dalai Lama antes de ser presidente, y dijo que iba a defender la libertad de todos los pueblos, fuera de la religión, raza o color que sean, incluso de su solidaridad y apoyo respecto a los derechos humanos en Tibet. Ha resultado que el presidente Obama tiene que ir a China en Noviembre en visita oficial, y por ello mandó a dos representantes para disculparse y mostrar su apoyo; para hacerle saber que está con nosotros. Será en Noviembre cuando el Dalai Lama vuelva a visitar EEUU cuando finalmente le recibirá".

El que habla es el lama Thubten Wangchen, director de la fundación Casa del Tíbet de Barcelona. Según aseguró Wangchen a 'El Confidencial', los tibetanos se muestran optimistas porque "cuando Obama esté de vuelta de China, ya habrá hablado sobre la situación de Tíbet con los chinos". Y, aunque sus esperanzas no son plenas, sorprende el grado de comprensión y magnificencia con la que son capaces de dibujar la situación de su pueblo en el marco internacional: "Es verdad que algunas personas no están muy contentas porque piensan que Obama ha cambiado. Aún así, tenemos que aceptar que cada país tiene sus propios intereses, y claro, el principal interés de EEUU no es Tíbet. Ellos tienen primero intereses entre América y China. Personalmente no me preocupa que ahora no se reúna con Obama, ahora o después es igual. Es cuestión de un mes".

Según explica Wangchen, todos los presidentes estadounidenses han mostrado mucho coraje en este asunto. "George W. Bush es una persona muy extraña pero también tiene su parte buena. A pesar de las amenazas y la presión de China, no sólo recibió al Dalai Lama, sino que le entregó la medalla de oro. En general Bush es un poco complicado, pero a pesar de ello, casi todos los tibetanos tienen una foto del Dalai Lama con él, ¿Por qué? Porque los tibetanos solo conocen esa parte, ven que él habla de los derechos humanos a los chinos, que recibe al Dalai Lama... Incluso junto con su padre, George Bush llevó a mil familias tibetanas de refugiados a EEUU, en total unos cinco mil tibetanos. Mientras, en España, ningún tibetano ha sido recibido oficialmente, esa es la diferencia. El Dalai Lama ha estado aquí pero no le recibieron. Todos hablan de solidaridad con el Tibet, pero a la hora de la verdad, nadie quiere problemas con China, nadie quiere perder sus negocios con ellos".

El mejor arma contra china cuando uno no cree en las armas

"El arma es el arma, pero no es necesario llegar a eso; igual que los países de Europa se unieron, tenemos que buscar el ejemplo en la historia. Además, estos países seguro que tienen muchas armas para defenderse, y sus armas no son 'made in China' (sonríe). Las armas sobran. No hacen falta. Pero sí diálogo, conciencia y moral. La ética de todos los países puede hacer que tanto China como el mundo entero en general mejoren, y yo pienso que es posible. El Dalai Lama siempre apoya el diálogo, intenta negociar con el Gobierno chino, e incluso renunció a la independencia del Tibet.

China logró hace dos años convertirse en el mayor exportador del mundo. ¿Sería posible hacer de las virtudes defectos? Según Wangchen "los políticos saben lo que hacen y nosotros no siempre vemos las cosas sutiles que hay detrás, pero la realidad es que China necesita clientes. Si todos dijeran que no quieren más 'made in China' se asustarían. 'Made in China' no es la solución para todo. No se soluciona nada cerrando nuestras propias fábricas en España. Esto lleva al paro. Todo el mundo critica el paro que va en aumento, pero es normal si se cierran fábricas. Llega el made in china, venta al mayor y más barato. Y así las cosas. Hay muchas vías y soluciones posibles, pero ¿Quién lo va a hacer?

Uno de los pocos y más emotivos episodios vividos dentro de nuestras fronteras fue el testimonio del tibetano Palden Gyatso (segundo por la izquierda en la imagen derecha) en 2005. Fue la primera comparecencia pública por una víctima del genocidio en Tibet ante la Audiencia Nacional. Durante la conferencia que ofreció en la sede de la fundación Casa del Tibet, que dirige el sujeto de esta entrevista, Wangchen, Gyatso explicó las duras experiencias vividas durante su encarcelación junto con muchos otros monjes, donde las torturas con descargas eléctricas, y otros utensilios, constituían el entretenimiento diario de los soldados chinos. Prueba de ello fueron sus propios cuerpos, marcados de por vida por el horror y el odio.

"Muchos jóvenes están despertando. Tienen Internet y buscan, quieren saber. En China no tienen mucha información de fuera, el Gobierno controla la información. Ahora mismo en China hay muchísima censura en internet en cuanto a información sobre el Dalai Lama o sobre el Tíbet y en China ningún joven que se interese puede entrar en internet y consultar".

Más que con omnipotencia, China refleja su miedo a que la gente despierte. Por ese motivo existen muchos controles y limitaciones. Según explica Wangchen "los propios chinos en realidad no están muy contentos". No sólo con lo que está pasando en Tíbet, también con la región de Xinjiang y la persecución a la que se ve sometidos también los musulmanes chinos. "Estas situaciones no pueden durar mucho -explica-. Es peligroso, de verdad. Si la gran potencia china se abre un poco al mundo, si respetan un poco más la libertad y los derechos humanos, tendrá más éxito, pero si sigue como hasta ahora, no va a durar mucho. Gracias al mensaje del Dalai lama, Tibet está bien valorado y cada vez más aceptado internacionalmente, gracias a él y a nadie más. Él viaja por todo el mundo y el Gobierno chino siempre está atento a lo que dice públicamente, pero también piensan que no deben preocuparse mucho, porque piensan que el Dalai Lama ya tiene muchos años y para ellos, Tibet es una sola persona".

El callejón de la no violencia y la paciencia

“Somos conscientes de que para muchos jóvenes esto es un sin sentido. Porque nosotros hemos tenido mucha paciencia, hemos seguido el camino de la no-violencia, pero... ¿donde está el resultado? Creo que hay una parte positiva dentro de todo esto, a pesar de todo el sufrimiento habido, también es cierto que el mensaje de paz se ha extendido por todo el mundo. El Dalai Lama está llevando el ejemplo allá donde va y, tal vez, el mundo aprenda de ello finalmente para que dejen de producirse conflictos de esta magnitud. Poco a poco la gente cada vez está más concienciada, y esperemos que llegue un momento en el que se logre una verdadera paz, que aprendamos de todo lo que está sucediendo y que por lo menos todo este sufrimiento esté sirviendo para algo, que no esté siendo en vano".

De un tiempo a esta parte, China ha ido organizando una emigración masiva de chinos de la etnia mayoritaria a Tibet con la intención de repoblar la zona. De esta manera, mientras los chinos van adueñándose de los principales comercios de Tíbet y estos prosperan, los propios tibetanos se van empobreciendo. En las escuelas, se educa a los niños en lengua china y bajo los estrictos principios del comunismo. Mientras, la lengua y la cultura tibetana se dejan de enseñar y de aprender. China no sólo ha cometido un terrible genocidio contra el pueblo tibetano, donde más de un millón de personas han muerto, sino que además, se pretende por esta otra vía terminar definitivamente con la cultura e identidad del Tibet.

El día 29 de este mes se cumplen 59 años de invasión china en la región. Este que se muestra a continuación fue el vídeo que provocó el bloqueo del portal de Youtube, durante al menos cuatro días, en todo China el pasado mes de marzo. El Gobierno chino aún mantiene que todo lo que se refleja en estas imágenes "es mentira".

Miles de monjes budistas y tibetanos han sido asesinados, encarcelados y sometidos a torturas y vejaciones de todo tipo por el Gobierno chino. Son muchos los países que dicen solidarizarse con el pueblo de Tíbet pero nadie antepone los derechos humanos a los intereses comerciales con el gigante asiático. Ya se han cumplido casi sesenta años desde la invasión y lo que ahora se ve amenazado, por encima de las vidas cobradas, es la propia identidad de un pueblo que parece condenado a la extinción. Y todo porque el país que lo somete cuenta con la capacidad de vetar cualquier resolución que surja en Naciones Unidas. Mientras, el Gobierno chino se limita a dar largas en las negociaciones esperando a que el Dalai Lama muera y las escasas presiones internacionales se diluyan con el tiempo. ¿Quién le pone el cascabel al gato?

En 2007 el ex presidente de EEUU George W. Bush entregó la Medalla de Oro del Congreso al Dalai Lama por su contribución a la paz, a pesar de que el Gobierno chino presionó para que este encuentro no se celebrara. El líder tibetano tenía que reunirse con el actual presidente Barak Obama en su visita de este mes de Octubre a EEUU, pero la Casa Blanca envió dos representantes a Dharamsala para pedir a SS que se pospusiera el encuentro hasta que Obama no se reúna por primera vez con el Gobierno chino. Alguien dijo muy acertadamente que el éxito del actual presidente de los EEUU responde a su condición de 'pantalla vacía", en el cual cada uno proyecta lo que quiere ver en él. Para el Dalai Lama y el cuerpo diplomático de Tíbet no fue muy distinto, pero de vuelta a la realidad ahora están preocupados con que esa proyección haya cambiado. ¿Es posible que Obama haya cedido en algo que no cedió Bush?

"Si, es verdad. Obama recibió al Dalai Lama antes de ser presidente, y dijo que iba a defender la libertad de todos los pueblos, fuera de la religión, raza o color que sean, incluso de su solidaridad y apoyo respecto a los derechos humanos en Tibet. Ha resultado que el presidente Obama tiene que ir a China en Noviembre en visita oficial, y por ello mandó a dos representantes para disculparse y mostrar su apoyo; para hacerle saber que está con nosotros. Será en Noviembre cuando el Dalai Lama vuelva a visitar EEUU cuando finalmente le recibirá".

El que habla es el lama Thubten Wangchen, director de la fundación Casa del Tíbet de Barcelona. Según aseguró Wangchen a 'El Confidencial', los tibetanos se muestran optimistas porque "cuando Obama esté de vuelta de China, ya habrá hablado sobre la situación de Tíbet con los chinos". Y, aunque sus esperanzas no son plenas, sorprende el grado de comprensión y magnificencia con la que son capaces de dibujar la situación de su pueblo en el marco internacional: "Es verdad que algunas personas no están muy contentas porque piensan que Obama ha cambiado. Aún así, tenemos que aceptar que cada país tiene sus propios intereses, y claro, el principal interés de EEUU no es Tíbet. Ellos tienen primero intereses entre América y China. Personalmente no me preocupa que ahora no se reúna con Obama, ahora o después es igual. Es cuestión de un mes".

Según explica Wangchen, todos los presidentes estadounidenses han mostrado mucho coraje en este asunto. "George W. Bush es una persona muy extraña pero también tiene su parte buena. A pesar de las amenazas y la presión de China, no sólo recibió al Dalai Lama, sino que le entregó la medalla de oro. En general Bush es un poco complicado, pero a pesar de ello, casi todos los tibetanos tienen una foto del Dalai Lama con él, ¿Por qué? Porque los tibetanos solo conocen esa parte, ven que él habla de los derechos humanos a los chinos, que recibe al Dalai Lama... Incluso junto con su padre, George Bush llevó a mil familias tibetanas de refugiados a EEUU, en total unos cinco mil tibetanos. Mientras, en España, ningún tibetano ha sido recibido oficialmente, esa es la diferencia. El Dalai Lama ha estado aquí pero no le recibieron. Todos hablan de solidaridad con el Tibet, pero a la hora de la verdad, nadie quiere problemas con China, nadie quiere perder sus negocios con ellos".

El mejor arma contra china cuando uno no cree en las armas

"El arma es el arma, pero no es necesario llegar a eso; igual que los países de Europa se unieron, tenemos que buscar el ejemplo en la historia. Además, estos países seguro que tienen muchas armas para defenderse, y sus armas no son 'made in China' (sonríe). Las armas sobran. No hacen falta. Pero sí diálogo, conciencia y moral. La ética de todos los países puede hacer que tanto China como el mundo entero en general mejoren, y yo pienso que es posible. El Dalai Lama siempre apoya el diálogo, intenta negociar con el Gobierno chino, e incluso renunció a la independencia del Tibet.

China logró hace dos años convertirse en el mayor exportador del mundo. ¿Sería posible hacer de las virtudes defectos? Según Wangchen "los políticos saben lo que hacen y nosotros no siempre vemos las cosas sutiles que hay detrás, pero la realidad es que China necesita clientes. Si todos dijeran que no quieren más 'made in China' se asustarían. 'Made in China' no es la solución para todo. No se soluciona nada cerrando nuestras propias fábricas en España. Esto lleva al paro. Todo el mundo critica el paro que va en aumento, pero es normal si se cierran fábricas. Llega el made in china, venta al mayor y más barato. Y así las cosas. Hay muchas vías y soluciones posibles, pero ¿Quién lo va a hacer?

Uno de los pocos y más emotivos episodios vividos dentro de nuestras fronteras fue el testimonio del tibetano Palden Gyatso (segundo por la izquierda en la imagen derecha) en 2005. Fue la primera comparecencia pública por una víctima del genocidio en Tibet ante la Audiencia Nacional. Durante la conferencia que ofreció en la sede de la fundación Casa del Tibet, que dirige el sujeto de esta entrevista, Wangchen, Gyatso explicó las duras experiencias vividas durante su encarcelación junto con muchos otros monjes, donde las torturas con descargas eléctricas, y otros utensilios, constituían el entretenimiento diario de los soldados chinos. Prueba de ello fueron sus propios cuerpos, marcados de por vida por el horror y el odio.

"Muchos jóvenes están despertando. Tienen Internet y buscan, quieren saber. En China no tienen mucha información de fuera, el Gobierno controla la información. Ahora mismo en China hay muchísima censura en internet en cuanto a información sobre el Dalai Lama o sobre el Tíbet y en China ningún joven que se interese puede entrar en internet y consultar".

Más que con omnipotencia, China refleja su miedo a que la gente despierte. Por ese motivo existen muchos controles y limitaciones. Según explica Wangchen "los propios chinos en realidad no están muy contentos". No sólo con lo que está pasando en Tíbet, también con la región de Xinjiang y la persecución a la que se ve sometidos también los musulmanes chinos. "Estas situaciones no pueden durar mucho -explica-. Es peligroso, de verdad. Si la gran potencia china se abre un poco al mundo, si respetan un poco más la libertad y los derechos humanos, tendrá más éxito, pero si sigue como hasta ahora, no va a durar mucho. Gracias al mensaje del Dalai lama, Tibet está bien valorado y cada vez más aceptado internacionalmente, gracias a él y a nadie más. Él viaja por todo el mundo y el Gobierno chino siempre está atento a lo que dice públicamente, pero también piensan que no deben preocuparse mucho, porque piensan que el Dalai Lama ya tiene muchos años y para ellos, Tibet es una sola persona".

El callejón de la no violencia y la paciencia

“Somos conscientes de que para muchos jóvenes esto es un sin sentido. Porque nosotros hemos tenido mucha paciencia, hemos seguido el camino de la no-violencia, pero... ¿donde está el resultado? Creo que hay una parte positiva dentro de todo esto, a pesar de todo el sufrimiento habido, también es cierto que el mensaje de paz se ha extendido por todo el mundo. El Dalai Lama está llevando el ejemplo allá donde va y, tal vez, el mundo aprenda de ello finalmente para que dejen de producirse conflictos de esta magnitud. Poco a poco la gente cada vez está más concienciada, y esperemos que llegue un momento en el que se logre una verdadera paz, que aprendamos de todo lo que está sucediendo y que por lo menos todo este sufrimiento esté sirviendo para algo, que no esté siendo en vano".

De un tiempo a esta parte, China ha ido organizando una emigración masiva de chinos de la etnia mayoritaria a Tibet con la intención de repoblar la zona. De esta manera, mientras los chinos van adueñándose de los principales comercios de Tíbet y estos prosperan, los propios tibetanos se van empobreciendo. En las escuelas, se educa a los niños en lengua china y bajo los estrictos principios del comunismo. Mientras, la lengua y la cultura tibetana se dejan de enseñar y de aprender. China no sólo ha cometido un terrible genocidio contra el pueblo tibetano, donde más de un millón de personas han muerto, sino que además, se pretende por esta otra vía terminar definitivamente con la cultura e identidad del Tibet.

El día 29 de este mes se cumplen 59 años de invasión china en la región. Este que se muestra a continuación fue el vídeo que provocó el bloqueo del portal de Youtube, durante al menos cuatro días, en todo China el pasado mes de marzo. El Gobierno chino aún mantiene que todo lo que se refleja en estas imágenes "es mentira".