Beni y Pando proclaman sus estatutos autonomía rechazados por el Gobierno
  1. Mundo

Beni y Pando proclaman sus estatutos autonomía rechazados por el Gobierno

Las regiones bolivianas de Beni y Pando, gobernadas por opositores al presidente, Evo Morales, proclamaron hoy unos estatutos de autonomía que el Gobierno de Bolivia considera

Las regiones bolivianas de Beni y Pando, gobernadas por opositores al presidente, Evo Morales, proclamaron hoy unos estatutos de autonomía que el Gobierno de Bolivia considera inviables tras ser impuestos en sendos referendos ilegales.

Según los sondeos a pie de urna, el "sí" a los estatutos autonómicos obtuvo en estos departamentos, situados en la Amazonía boliviana, al noroeste del país, un amplio apoyo, superior al 80%.

Las encuestas difundidas por los canales PAT, ATB y Unitel reflejan que el estatuto autonómico de Beni obtuvo un respaldo de entre el 80 y el 89%, mientras que en Pando el texto fue refrendado por entre el 82 y el 85% de los votantes. Los primeros datos oficiales de Pando, facilitados con el 37,06% de los votos escrutados, arrojan un apoyo del 83,9% al estatuto de autonomía y una participación del 57,75 por ciento. En el caso de Beni, su administración electoral empezará a ofrecer resultados a partir de mañana.

Beni, Pando, Santa Cruz (oriente) y Tarija (sur), todas lideradas por opositores, abanderan un movimiento autonomista en Bolivia en contra del proyecto constitucional de Evo Morales, cuyo Gobierno no reconoce, por ilegales y secesionistas, ni las consultas celebradas en estos departamentos ni sus textos de autogobierno.

Santa Cruz fue el primer departamento en aprobar su estatuto y, tras las consultas celebradas hoy en Beni y Pando, será Tarija la próxima región en hacerlo, el 22 de junio. Tras conocerse los datos de los sondeos, los prefectos de Beni, Ernesto Suárez, y Pando, Leopoldo Fernández, proclamaron el inicio de un camino sin retorno hacia la autonomía para crear "un Estado nacional sólido, fuerte, democrático y sin exclusiones" y para "dejar de ser el furgón de cola" en Bolivia.

Sin embargo, el Gobierno de Morales denunció hoy que estos referendos constituyen un "intento ilegal" para imponer estatutos inviables que "debilitan la legítima causa autonómica". Según el ministro de Gobierno (interior), Alfredo Rada, las consultas de Beni y Pando, así como la celebrada hace algo menos de un mes en Santa Cruz, han demostrado que esos estatutos no cuentan con un verdadero respaldo de la población, ya que se ocultan los datos sobre la abstención.

Las consultas en Beni y Pando se celebraron en un ambiente de relativa calma, aunque entre incidentes aislados y algunos enfrentamientos entre autonomistas y afines al gubernamental Movimiento al Socialismo (MAS), el partido de Morales.

Uno de los principales focos de tensión se situó en la localidad pandina de Filadelfia, a 50 kilómetros de Cobija, la capital del departamento de Pando, cuyas rutas han estado bloqueadas cuatro días y donde se quemaron urnas en protesta por el estatuto.

En Beni, decenas de campesinos afines a Morales cortaron en Yucumo la carretera para impedir la instalación de las urnas y, además, golpearon al alcalde del municipio, que fue trasladado a un hospital con heridas en la cabeza. También en el barrio Villa Corina de Trinidad, capital de Beni, se registró un enfrentamiento con palos y piedras entre campesinos y jóvenes radicales de Santa Cruz, grupos que protagonizaron después otro choque en las cercanías del aeropuerto de esta ciudad.

Los dirigentes de Beni y Pando contaron en la jornada de hoy con el apoyo de los prefectos, también opositores, de Santa Cruz, Rubén Costas, y de Tarija, Mario Cossío, que viajaron hasta estos departamentos. También el presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, Branko Marinkovic, y destacados líderes empresariales de ese departamento se desplazaron a la zona para respaldar la consulta autonomista.

Bolivia Evo Morales