Es noticia
Menú
La 'mano dura' de Berlusconi contra los sin papeles aprieta a Moncloa
  1. Mundo
BREVE INCIDENTE DIPLOMÁTICO

La 'mano dura' de Berlusconi contra los sin papeles aprieta a Moncloa

España e Italia han estado a punto de sufrir una crisis diplomática por la inmigración ilegal, uno de los caballos de batalla de la campaña electoral

Foto: La 'mano dura' de Berlusconi contra los sin papeles aprieta a Moncloa
La 'mano dura' de Berlusconi contra los sin papeles aprieta a Moncloa

España e Italia han estado a punto de sufrir una crisis diplomática por la inmigración ilegal, uno de los caballos de batalla de la campaña electoral italiana y ante la que el nuevo primer ministro, Silvio Berlusconi, se ha apresurado a aplicar su mano dura. "Il Cavaliere" ha presentado estos días su decreto para luchar contra los "sin papeles", que espera aprobar la próxima semana en Nápoles, donde se reunirá el Gobierno. Se trata de un plan duro, que ha levantado las críticas en el país provocando que incluso el presidente de la República, Giorgio Napolitano, tenga que intervenir.

La polémica cruzó ayer el Mediterráneo y llevo a la vicepresidente primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, a comentar con los periodistas su opinión sobre el polémico plan. Además de mostrar su desacuerdo, De la Vega también entró en una crítica directa, tachándolo de "xenofobo" y señalando que, a diferencia de Berlusconi, en España se combate la inmigración ilegal "respetando los derechos y obligaciones de las personas".

El ataque de De la Vega fue contestado de inmediato por la subsecretaria de Exteriores italiana, Stefania Craxi, que tachó a la española de "alma buena". "Era inevitable que las almas buenas de Europa y de España tomaran el pretexto de las nuevas medidas en materia de inmigración del Gobierno para lanzar su "j'accuse" al nuevo Ejecutivo", se despachó Craxi. Su respuesta a De la Vega tuvo su continuación en el embajador de Italia en España, que pidió una explicación formal sobre el asunto al secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido.

Finalmente, la crisis no fue a más gracias a un oportuno encuentro entre José Luis Rodríguez Zapatero y el ministro de Exteriores italiano, Franco Frattini, en Lima, donde ambos participaban en la cumbre entre la UE y los países de América Latina y el Caribe. Desde la capital peruana, fuentes italianas explicaron que había sido un "malentendido" y que todo estaba aclarado. Poco después, el Ministerio de Exteriores italiano terminó de apagar los rescoldos asegurando que "no había partido ninguna crítica a la política de inmigración italiana" desde España.

Xenófobo o no, el plan de seguridad de Silvio Berlusconi esta siendo muy polémico incluso antes de su puesta en marcha. El punto más conflictivo es la afirmación de que la inmigración clandestina es un delito que exige el arresto inmediato. Otras disposiciones del decreto incluyen la expulsión inmediata de los extranjeros delincuentes, penas más duras para los que cometan delitos con gran repercusión social y el internamiento de los "sin papeles" hasta seis meses en centros de detención. Esta última medida, junto al endurecimiento de las condiciones para el reagrupamiento familiar, está respaldada por las nuevas condiciones para los ilegales que la UE pretende aprobar.

La mano dura de "Il Cavaliere" contra los inmigrantes coincide con una nueva crisis en Italia por los "rom", los gitanos llegados de Rumanía masivamente desde la entrada de este país en la UE. Los incidentes más graves se han producido en Nápoles, donde esta semana fueron incendiados tres campamentos de nómadas rumanos. Entre los vítores de los vecinos por su marcha, la policía tuvo que intervenir para que no fueran atacados.

Además de por la falta de integración y por el enorme degrado de la ciudad partenopea, los ataques a los poblados "rom" de Nápoles también se deben a la Camorra, la mafia napolitana. Ésta cobraba a los gitanos un impuesto de 50 euros a cambio de permitirles mendigar. Sin embargo, el intento de secuestro de una recién nacida por parte de una joven nómada rumana provocó la ira de los vecinos y de los mafiosos, que decidieron enviar a muchachos en motocicletas armados con cócteles molotov.

España e Italia han estado a punto de sufrir una crisis diplomática por la inmigración ilegal, uno de los caballos de batalla de la campaña electoral italiana y ante la que el nuevo primer ministro, Silvio Berlusconi, se ha apresurado a aplicar su mano dura. "Il Cavaliere" ha presentado estos días su decreto para luchar contra los "sin papeles", que espera aprobar la próxima semana en Nápoles, donde se reunirá el Gobierno. Se trata de un plan duro, que ha levantado las críticas en el país provocando que incluso el presidente de la República, Giorgio Napolitano, tenga que intervenir.

Silvio Berlusconi Moncloa