Cuarenta rebeldes y tres soldados mueren en combates en el este del Congo

Cuarenta rebeldes y tres soldados gubernamentales han muerto en los combates que se registran desde el pasado fin de semana en la provincia de Kivu Norte,

Foto: Cuarenta rebeldes y tres soldados mueren en combates en el este del Congo
Cuarenta rebeldes y tres soldados mueren en combates en el este del Congo
Autor
Tags
Tiempo de lectura3 min

Cuarenta rebeldes y tres soldados gubernamentales han muerto en los combates que se registran desde el pasado fin de semana en la provincia de Kivu Norte, en el este de la República Democrática del Congo (RDC), indicaron este martes fuentes oficiales congoleñas.

El Ministerio de Defensa congolés dijo que 23 miembros de las milicias leales al general renegado Laurent Nkunda y tres soldados murieron en los enfrentamientos de las últimos días, aunque portavoces de la Misión de Observación de la ONU en la RDC (MONUC) indicaron que las bajas rebeldes son sólo veinte. Versiones anteriores, no confirmadas oficialmente, señalaban que el lunes más de setenta rebeldes habían sido abatidos por las fuerzas gubernamentales.

Los combates se centraron este martes en los alrededores de la localidad de Nkonkwe, situada en el territorio de Rutshuru, a unos 60 kilómetros al norte de Goma, la capital provincial, según las fuentes de la MONUC, cuyos efectivos están ahora asistiendo a las tropas gubernamentales. Por su parte, el segundo comandante de la Octava Región Militar a cargo de las operaciones contra los rebeldes, coronel Kayimbi Delphin, dijo que las tropas gubernamentales abatieron a 17 insurgentes durante los combates registrados el domingo pasado en la localidad de Rumangabo, situada a 40 kilómetros al nordeste de Goma.

El otro epicentro de la lucha han sido las colinas de Ngingo y Kisisi, en el territorio de Masisi, a unos 30 kilómetros al noroeste de la capital de la provincia, donde, según Delphin, las fuerzas gubernamentales han comenzado una operación de "rastreo y limpieza" de los reductos rebeldes. Según las fuentes militares en Kinshasa, el Ejército está enviando por vía aérea armas, municiones y otros pertrechos destinados a las fuerzas de la Octava Región Militar, lo que lleva a los observadores a pensar que el conflicto podría ir en aumento en los próximos días.

Las autoridades congolesas han dado un plazo de seis días a las que denomina "fuerzas negativas" (incluidas aquellas que responden a Nkunda) para reanudar el proceso de desarme, desmovilización y reinserción en la sociedad civil. En la región oriental de la RDC operan asimismo las llamadas Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR), formadas por antiguos miembros del ejercito ruandés y las milicias hutus ejecutoras del genocidio de la minoría tutsi en ese país en 1994, y que tras las matanzas huyeron al este del antiguo Zaire.

Su presencia en la zona de la frontera común fue la causa de que Ruanda invadiera dos veces a su vecino (1996 y 1998), desencadenando sendas guerras que se cobraron 3,6 millones de vidas por los combates, el hambre y las enfermedades que conllevaron las contiendas. Pese a que las tropas ruandeses se retiraron en 2002, la minoría tutsi congoleña, conocida como banyamulenge, alega vivir bajo la amenaza de un nuevo genocidio y Nkunda, perteneciente a esa etnia, acusa al ejército congolés de estar utilizando a las milicias hutus "Interahamwe" para atacar las aldeas banyamulenges.

Kinshasa, por su parte, ha denunciado que el general rebelde está siendo pertrechado por Ruanda, lo que acrecienta los temores de que estalle una nueva guerra en la región fronteriza entre los dos países, aunque el gobierno del presidente ruandés, Paul Kagame, ha rechazado tajantemente las acusaciones.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios