Es noticia
Menú
La Policía lusa sabe desde hace un mes que Madeleine está muerta y sospecha de los padres, según la prensa
  1. Mundo

La Policía lusa sabe desde hace un mes que Madeleine está muerta y sospecha de los padres, según la prensa

La Policía Judicial portuguesa sabe desde hace un mes que la pequeña Madeleine McCann murió el mismo día de su desaparición en el apartamento del Ocean

Foto: La Policía lusa sabe desde hace un mes que Madeleine está muerta y sospecha de los padres, según la prensa
La Policía lusa sabe desde hace un mes que Madeleine está muerta y sospecha de los padres, según la prensa

La Policía Judicial portuguesa sabe desde hace un mes que la pequeña Madeleine McCann murió el mismo día de su desaparición en el apartamento del Ocean Club situado en el Algarve y abandonó definitivamente la hipótesis de que fuese raptada. Ante este giro de los acontecimientos, los padres de la niña, Kate y Gerry, vuelven a ser sospechosos, según informa este martes Diario de Noticias, que cita fuentes policiales cercanas al proceso sin identificar.

Las autoridades portuguesas y británicas están desde el inicio de este proceso, cuando Madeleine desapareció el pasado 3 de mayo, "atentas al matrimonio McCann", al que han dado "total libertad de movimientos para vigilarlo mejor" tanto durante su estancia en el Algarve como en los desplazamientos que han realizado a otros países para encontrar a su hija, indica el rotativo.

Este giro en las investigaciones se basa en la aparición vestigios de sangre en la habitación del matrimonio McCann y que presumiblemente pertenece a Madeleine, por lo que están siendo analizados por especialistas en ADN y comparados con el perfil genético de la pequeña, según informa 'Jornal de Noticias', que ayer adelantaba la noticia de que la niña podría haber muerto en la habitación de sus padres, aunque se desconoce si fue por accidente o se debió a un homicidio.

Esta nueva pista ha desencadenado nuevas búsquedas en el apartamento y desde hace dos semanas las autoridades portuguesas cuentan con la ayuda de agentes de la Policía británica acompañados por dos perros especialmente entrenados para detectar cadáveres y seguir rastros. Uno de los dos 'cocker spaniel' descubrió restos de sangre en una pared y el otro detectó el olor de un cadáver en el mismo local, según explica Jornal de Noticias.

Sospechas sobre los padres

Conjugados esos dos factores, gana consistencia la tesis de que la niña hubiese muerto en la habitación de sus padres. Ahora, el objetivo es intentar reconstruir el posible recorrido de la pequeña después de haber salido del apartahotel en el que se hospedaba la familia McCann.

Este lunes fueron revisados de nuevo más de diez coches de personas relacionadas con el caso, utilizando filtros de luces para detectar restos de sangre, así como a los perros. Entre los automóviles inspeccionados está el del único sospechoso formal, el británico Robert Murat, y los de varios amigos y personas cercanas a él, como el de Tuck Price, su portavoz, su tío Ralf, su socio Serguei Malinka, o sus amigos Mikaela y Luis Antonio. Además, también está siendo investigado el vehículo utilizado por el matrimonio McCann los días anteriores a la desaparición de su hija.

El Diario de Noticias asegura, citando fuentes policiales, que los investigadores continúan concentrando sus atenciones en el "círculo de familia y amigos". Todos volverán a ser oídos esta semana por la Policía Judicial. Según la misma fuente, hay amigos del matrimonio que estuvieron con ellos de vacaciones en la Praia da Luz, en el Algarve, que están bajo vigilancia policial en Inglaterra y que deberán regresar a Portugal para volver a declarar. Por otro lado, de acuerdo con el referido diario, en las primeras declaraciones dadas por los padres, familiares y amigos de Madeleine, al poco tiempo de la desaparición de la niña, hay versiones contradictorias, lo que "contribuyó a acumular dudas sobre la tesis del rapto entretanto admitida por los investigadores".

Nuevo sospechoso

En paralelo a todo esto, la Policía portuguesa reveló que hay un nuevo sospechoso, un hombre de unos 40 años, de 1,70 ó 1,75 metros de altura, de piel muy morena, y que, según Diario de Noticias, es "de origen africano y nacionalidad británica".

La Policía Judicial portuguesa sabe desde hace un mes que la pequeña Madeleine McCann murió el mismo día de su desaparición en el apartamento del Ocean Club situado en el Algarve y abandonó definitivamente la hipótesis de que fuese raptada. Ante este giro de los acontecimientos, los padres de la niña, Kate y Gerry, vuelven a ser sospechosos, según informa este martes Diario de Noticias, que cita fuentes policiales cercanas al proceso sin identificar.

Madeleine McCann