Gordon Brown se convierte en primer ministro británico
  1. Mundo

Gordon Brown se convierte en primer ministro británico

Gordon Brown se convirtió este miércoles en el nuevo primer ministro británico, después de que la reina Isabel II le encargase formar gobierno. Tras años de

Foto: Gordon Brown se convierte en primer ministro británico
Gordon Brown se convierte en primer ministro británico

Gordon Brown se convirtió este miércoles en el nuevo primer ministro británico, después de que la reina Isabel II le encargase formar gobierno. Tras años de larga espera, el ya ex titular de Economía y nuevo líder del Partido Laborista tomó finalmente las riendas del Ejecutivo de Londres en sustitución de Tony Blair, quien presentó este miércoles su dimisión a la soberana.

"Acabo de aceptar la invitación de Su Majestad la Reina para formar Gobierno", anunció a su llegada al número 10 de Downing Street el propio Brown, que prometió "un nuevo Gabinete con nuevas prioridades". Se comprometió, igualmente, a nombrar un Ejecutivo que, "más allá de los estrechos intereses de partido", utilice "todos los talentos" y que dé respuesta a los deseos de cambio que ha percibido en la sociedad británica.

El nuevo premier, visiblemente emocionado, confesó sentirse un privilegiado por tener la oportunidad de servir a su país y recordó su escuela local en Escocia al asegurar que no estaría donde ha llegado sin "las oportunidades" que recibió entonces y que pretende ofrecer a todos los ciudadanos.

Brown salió del Palacio Buckingham, residencia de la Familia Real, sobre las 13:47 GMT acompañado de su esposa, Sarah, tras haber recibido el Sello del Gobierno de Isabel II durante una conversación privada de casi una hora. Como manda la tradición, Sarah Brown tuvo que esperar en una antesala del palacio mientras su marido despachaba con la soberana.

La conversación con Isabel II duró más tiempo que en el caso de Blair porque, además del nombramiento, la reunión fue aprovechada para que Brown explicase a la soberana cuáles son sus planes y sus prioridades. El nuevo premier llegó al Palacio procedente de la sede del Ministerio de Economía, del que ha estado al frente los últimos diez años y donde fue despedido calurosamente por sus colaboradores, con aplausos y ovaciones.

Brown se dirigió, en el Jaguar oficial reservado al primer ministro, al número 10 de Downing Stret, donde comenzará el proceso de formar su gabinete. Es la primera vez desde que John Major sustituyera a Margaret Thatcher en 1990 que se produce un cambio en el inquilino del número 10 de Downing Street sin que se hayan celebrado elecciones generales previamente.

El adiós de Blair

Después de diez años en el poder, Tony Blair presentó este miércoles a la reina Isabel II de Inglaterra su dimisión como primer ministro británico. Blair, acompañado por su esposa, Cherie, salió de la residencia de la Familia Real como simple diputado británico tras haber presentado su dimisión a la soberana durante una conversación privada que duró unos veinte minutos.

Antes de dejar el Gobierno, Blair participó en la sesión de los miércoles de preguntas al Primer Ministro en la Cámara de los Comunes, donde los diputados le despidieron con una gran ovación.

En el Parlamento, Blair aseguró que lamentaba "de veras" los peligros que afrontan los soldados británicos en Iraq y Afganistán, al presentar sus condolencias por los últimos militares muertos. Blair rindió un tributo a los soldados desplegados en ambos países, al destacar que son "los más valientes y los mejores".

En el palacio y como manda la tradición, Cherie Blair debió esperar en una antesala mientras su marido entregaba la dimisión a la Reina.

Blair llegó al poder el 2 de mayo de 1997 después de que su partido, el Laborista, consiguiera una aplastante victoria en las elecciones generales de ese año y pusiera fin a casi 18 años de gobiernos conservadores.

El político británico tendrá derecho a partir de ahora a un automóvil oficial y seguridad las veinticuatro horas del día, además de una pensión de ex pr

Tony Blair Reino Unido Gordon Brown