Charles Taylor llega a Holanda para ser juzgado por 11 cargos de crímenes de guerra
  1. Mundo

Charles Taylor llega a Holanda para ser juzgado por 11 cargos de crímenes de guerra

El ex presidente liberiano Charles Taylor llegó a Holanda para ser juzgado por los 11 cargos de crímenes de guerra y lesa humanidad de los que

El ex presidente liberiano Charles Taylor llegó a Holanda para ser juzgado por los 11 cargos de crímenes de guerra y lesa humanidad de los que le acusa el Tribunal Especial de Sierra Leona. Según la agencia holandesa ANP, Taylor será trasladado desde el aeropuerto de Rotterdam, en el que aterrizó el avión que le trasladaba desde Sierra Leona, a las dependencias penitenciarias de la ciudad de Scheveningen, cercana a La Haya.

Fuentes del Tribunal de Sierra Leona precisaron que por motivos de seguridad no facilitarán ninguna información, pero que mañana organizarán una rueda de prensa a las 11.30 horas (9.30 GMT) en la sede de la Corte Penal Internacional (CPI). El juicio a Taylor se realizará en la sede de la CPI pero el responsable del proceso sigue siendo el Tribunal de Sierra Leona.

El que es considerado uno de los "señores de la guerra" más temidos de Africa, se enfrenta a acusaciones de crímenes que incluyen asesinato, violación, esclavitud sexual, ultrajes a la dignidad personal o reclutamiento militar de niños menores de 15 años. Tales actos, considerados como graves violaciones de las leyes internacionales humanitarias, fueron presuntamente cometidos entre 1991 y 2002 durante la guerra civil en Sierra Leona.

Acusado de financiar la guerrilla de Sierra Leona

Considerado entre los tres sospechosos de crímenes de guerra más buscados, Taylor está acusado de haber financiado a los rebeldes del Frente Unido Revolucionario (RUF, en sus siglas en inglés). En concreto, la fiscalía del Tribunal de Sierra Leona le acusa de haber vendido diamantes para conseguir armas para ese grupo rebelde armado.

El RUF cometió durante la guerra civil en Sierra Leona actos inhumanos como la mutilación de civiles, a los que presuntamente se les amputaba alguna de sus extremidades utilizando hachas y machetes. El Tribunal de Sierra Leona, creado en 1996, pidió que el juicio de Taylor se celebrase en Holanda por motivos de seguridad, alegando que su celebtración en ese país africano desencadenaría inestabilidad.

La Haya es la sede de la mayoría de los tribunales establecidos por la ONU, por lo que el traslado de Taylor a esta ciudad - considerada como la "capital de la Justicia Internacional"- fue calificado por el gobierno holandés como "lógico".

Holanda impuso como condición para que se celebrase el juicio en su territorio que el Tribunal de Sierra Leona buscase un tercer país que acogiese a Taylor después de ser juzgado.

El Reino Unido anunció la semana pasada su decisión de que Taylor cumpla en una de sus prisiones una posible condena de cárcel, pero dijo que de no ser condenado no necesariamente se comprometía a acogerlo. En el supuesto caso de que Taylor saliese absuelto, las Naciones Unidas han ofrecido a Holanda garantías de que el ex líder liberiano también abandonará el territorio holandés.

El ministro de Exteriores de Holanda, Ben Bot, mostró su satisfacción por la noticia del traslado de Taylor, ya que "esto significa que la atención se fijará en su proceso (...) y la comunidad internacional da con ello una señal de que la impunidad no se tolera", según un comunicado.

Taylor fue detenido el pasado 30 de marzo en la población de Gambaru cuando pretendía escapar de Nigeria, acompañado de su esposa y un hijo, y con dos bolsas llenas de monedas en varias divisas. El Tribunal Especial para Sierra Leona es una instancia independiente establecida en 1996 por las Naciones Unidas para procesar a los responsables de violaciones graves de las leyes humanitarias internacionales durante la guerra civil (1991-2002).