Ana Carazo, es una rara avis en esta España que algunos llaman vaciada. Hace dos años y a sus treinta y tantos años dejó Alicante y se vino a Matanza de Soria, una aldea de Soria de unos veinte habitantes. Tras sus estudios en enología vino a recuperar unas cepas centenarias y caídas en el olvido. “Estas vides son únicas en el mundo. Centenarias y con un suelo muy especial. Si lo tuvieran los estadounidenses de California la campaña de marketing que tendría sería internacional”. Es una rara avis porque es una emprendedora que hasta para encontrarla cuesta trabajo. No porque se esconda, sino simplemente porque apenas tiene cobertura de teléfono en el pueblo en el que ha montado su empresa. Como esta tantas otras dificultades: desde una burocracia que se solapa entre diferentes administraciones o a tener que sufragar servicios básicos que corresponden a la Administración. Es una difícil lucha para sacar adelante su bodega “La Loba” en medio de un mercado tremendamente competitivo y de grandes empresas. Ha habido que esperar a que esa España silenciosa y rural se echase a la calle a manifestarse para que ahora se ponga de moda políticamente ocuparse de ella. Pero hasta ahora, lo cierto es que sobre ella se ha desplegado una estrategia partidista sin sentido de Estado.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios