Lo único que ha nacido en Verín ha sido la protesta y atrincheradas en el hospital 100 personas reclaman un paritorio porque la Xunta ha decidido cerrarlo.

Así se gestó el enfado que ha sacado a la calle a miles de vecinos. El Gobierno gallego considera que el servicio ha perdido calidad por los pocos embarazos que se atienden en el centro: 65 partos en lo que va de año, 24 menos que en 2018.

Quien quiera parir en Verín ahora tendrá que hacerlo en Orense, a 70 kilómetros. Por si fuera poco, tampoco tienen pediatra de guardia. El problema se ha convertido en una urgencia.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios