Un nuevo hito para la ciencia marina se ha vivido en la Bahía de Monterey, en la costa de California. Los científicos han medido por primera vez la frecuencia cardíaca de la criatura más grande del mundo, la ballena azul.

Un electrocardiograma naranja y unas ventosas pegadas al cuerpo del animal fueron necesarias para registrar los latidos de esta ballena.

Los investigadores obtuvieron nueve horas de datos de una ballena macho adulta de unos 22 metros de largo, un primer paso para conocer la frecuencia cardíaca de estos mamíferos.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios