En el centro de Moscú se "esconde" un monumento de hormigón. Tiene cuatro metros de altura y su naturaleza y significado sorprenden a gran parte de los rusos que lo ven por vez primera.

Solo de muy cerca es posible leer la inscripción al pie de la obra y comprobar que se trata de un auténtico fragmento del muro de Berlín, donado por el Museo Checkpoint Charlie.

El monumento, inaugurado en la capital rusa hace 23 años, se sitúa a pocos metros del Centro Andréi Sájarov, encargado de difundir el legado del conocido disidente soviético y Premio Nobel de la Paz.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios