Ocurrió en la isla de Skokholm, en Gales, donde una fotógrafa fue capaz de captar con su cámara un momento único. Una gaviota cazando a un conejo en el momento en el que salía de su madriguera.

El pequeño animal salía a la superficie confiado, donde le esperaba su alado enemigo. Con un solo picotazo, fue capaz de hacerse con su presa: y de un bocado logró comérselo.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios