Ryan Brasier, pitcher de los Red Sox, mostró unos reflejos sobrehumanos en el partido ante los Yankees. Tras lanzar una bola rápida a más de 200 km/h para tratar de eliminar a su rival, este consiguió impactar la bola... pero salió en dirección al lanzador.

En ese momento, Brasier, tirando de reflejos, consiguió atrapar con la bola mientras se protegía de un hipotético impacto. Espectacular acción para evitar un golpe que podría haber sido fatal de impactar contra su cabeza.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios