Ocurrió en el partido que enfrentó a Plaza Colonia y a Peñarol que los visitantes ganaron por 0 a 1. Al término del choque, un aficionado con Síndrome de Down se acercó al portero visitante, Kevin Dawson, y surgi ó la magia,

El meta aceptó el reto del aficionado: intentar pararle un penalti. El colegiado también quiso cumplir el sueño del joven, dando el 'ok' al lanzamiento, que se coló pegado al palo derecho de la meta de un Dawson que simuló tratar de pararlo.

Mientras los dos equipos aplaudían desde el medio del campo, la afición también celebraba el gran gesto del portero. Una imagen que ha logrado dar la vuelta al mundo.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios